Yogurt, fruta, verduras para un refrigerio saludable

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Gráfico La Razón

El lunch representa el 10 por ciento de las calorías que los niños consumen en un día, y su función principal es la de proveer energía y reponer fuerzas para un mayor rendimiento en la escuela, por lo que un refrigerio saludable debe contener los nutrientes esenciales para el sano desarrollo de los pequeños, pero también, debe ser variado.

La alimentación en la etapa infantil es básica, de ello dependerá mucho el crecimiento y desarrollo intelectual de los niños, es decir, un menor bien alimentado va a tener el potencial de tener habilidades cognitivas para el desarrollo y el desempeño en su etapa escolar,explica a La Razón Diana Lucía Santos, nutrióloga del Centro de Orientación Alimentaria.

“Ya sea en la mañana o en la tarde la lonchera es indispensable, en la mañana los niños bien desayunados y por la tarde bien comidos. Es importante mandarles agua natural, restringir las salsas y las golosinas, y que no pasen más de una hora sin consumir alimentos”, detallla la especialista.

Sostiene que es importante enseñar a los niños a tener autonomía y permitirles que elijan qué llevar en su lonchera, brindándoles opciones saludables para ellos. Además, preferir pan integral y arroz integral, ya que estos cereales les van

a aportar energía.

Santos recomienda incluir alimentos ricos en proteínas, ya que éstas nos van a ayudan al crecimiento. Alimentos como el queso, yogurt sin azúcar, leche, carne, pollo, son algunos que se pueden incluir.

La característica de un lunch para nuestros pequeños es que debe de ser práctico, colorido, una cantidad acorde a su edad, variado y sobre todo balanceado, es decir, que incluya de los tres grupos de alimentos.

Señala que se pueden incluir alimentos del grupo de verduras y frutas como lechuga, jitomate, zanahoria, jícama, pepino, manzana o uvas; de cereales y tubérculos pueden ser maíz, trigo en pan, galletas, pastas, arroz, avena o amaranto; y de leguminosas y alimentos de origen animal pueden ser frijol, lenteja, habas, garbanzo, carne, vísceras, huevo, leche, queso, pollo y pescado.

Para hidratarlos es importante que siempre mandes agua natural o de fruta, pero con poca azúcar. No son recomendables los jugos comerciales ya que contienen demasiada fructosa, que aunque es buena para nuestra salud en exceso puede causar obesidad.

Recuerda que cada alimento contiene nutrientes distintos y no hay buenos ni malos, sino buenas o malas cantidades y combinaciones; y que el exceso de cualquier grupo de alimentos se convierte en grasa y ello, en aumento de peso.