Martes 14.07.2020 - 04:16

Está en situación de calle

Abuelito vende dibujos para sobrevivir y conmueve en redes

El hombre de 74 años se ubica en avenida Reforma; los usuarios piden apoyar al adulto mayor para conseguirle un lugar para vivir

abuelito dibujos
Abuelito vende sus dibujos en ReformaTwitter
Por:

En redes sociales se dio a conocer una historia que conmovió a los usuarios de Internet. Se trata de un abuelito de 74 años que para poder sobrevivir vende dibujos que él mismo hace.

La usuaria @decosmonaute fue la que publicó la situación del hombre de la tercera edad en su cuenta de Twitter. De acuerdo con el relato, el abuelito se llama Baldemar y se ubica sobre avenida Reforma frente al Cinépolis Diana.

“Amigxs, hoy conocí a Don Baldemar, es un señor dibujante de 74 años, vende sus dibujos para vivir. Si quieren apoyarlo comprando un dibujo o trayéndole algo de comer, se los agradecerá mucho”, se lee en la publicación que va acompaña de cuatro fotografías del hombre.

Los cibernautas se conmovieron al conocer la situación del abuelito y viralizaron la publicación con más de tres mil 800 retuits y decenas de comentarios en los que los usuarios piden ayudar a don Baldemar.

Algunos hasta propusieron reunir algunos donativos para poder conseguirle al hombre un lugar donde vivir, ya que de acuerdo con @decosmonaute, el abuelito vive en situación de calle y duerme en la misma zona en la que ofrece sus dibujos.

“Muchas personas han preguntado sobre horarios y días, el señor se encuentra ahí diario, ya que desafortunadamente es una persona en situación de calle, duerme frente al Cinépolis Diana, y ahí mismo es su lugar de trabajo, me comentó que a veces va hacia Tacuba a lavar su ropa”, señala la cibernauta.

Piden colaboración para conseguirle casa al abuelitoCaptura de pantalla

Los adultos de la tercera edad son uno de los sectores más afectados por la pandemia, pues se han dado a conocer otros casos de ancianos que han tenidos que ingeniárselas para sobrevivir.

Un hombre fue captado en la colonia Roma vendiendo pijamas o intercambiándolas por despensa; mientras que en Monterrey otro abuelito, al perder su trabajo, decidió abrir su canal de Youtube sobre cocina.