Lo detienen en Siberia

Arrestan a hombre que decía ser la reencarnación de Cristo; extorsionaba y daba golpizas a los de su secta

El sujeto es acusado de pedir dinero y usar violencia física y psicológica contra los integrantes de su grupo religioso; se lo llevaron en helicóptero

cristo
Sergei Torop, líder de la secta que decía ser la rencarnación de CristoFoto: Especial
Por:

Sergei Torop, líder de una secta en la que aseguraba que él era la rencarnación de Cristo, fue detenido en Siberia por autoridades rusas.

De acuerdo con medios locales, agentes armados fueron captados haciendo un operativo en un complejo de la Iglesia del Último Testamento en un distrito sur de la región de Krasnoyarsk.

Los agentes detuvieron a Sergei Torop, conocido como Vissarion, y se lo llevaron detenido en un helicóptero.

"Cincuenta camionetas de la policía, 50 autobuses, una ambulancia y trabajadores médicos están conduciendo por aquí", señaló el sitio web de noticias Tayga.info, citado por el residente local Alexander Staroverov, que presenció el operativo.

Agentes del Comité de Investigación y del Servicio de Seguridad Federal (FSB) detuvieron a Vissarion, un ex policía cuyo nombre secular es Sergei Torop, así como a dos de sus ayudantes.

El Comité de Investigación dijo que los líderes de la secta “utilizaron el dinero y la violencia psicológica de sus miembros” contra ellos, causando “graves daños” a la salud de algunos de sus integrantes.

El hombre que cree ser la reencarnación de Cristo y sus cómplices están acusados de "establecer una asociación religiosa cuyas actividades implican violencia contra individuos y de infligir daños corporales graves a dos o más personas", dijo una portavoz del Comité de Investigaciones de Rusia

Los investigadores tienen la intención de acusarlos de crear una asociación religiosa que usa la violencia, dijo la Comisión de Investigación en un comunicado.

Segei Torop inició la secta después de la disolución de la URSS. En 2009, la agencia de noticias AFP le preguntó a Torop cómo sabía que era el hijo de Dios y él dijo: "Sentí que algo surgía violentamente de mi interior y que había estado retenido hasta entonces".