Serviría para aeropuertos, oficinas...

Científicos crean filtro de aire capaz de eliminar casi el 100% de COVID-19

El dispositivo se calienta de 200 °C y es capaz de hacer que desaparezca el 99.8% del virus; también limpia el aire de la bacteria causante del ántrax

filtro aire
Filtro de aire acondicionadoFoto: Pixabay
Por:

Un grupo de científicos encabezados por especialistas de la Universidad de Houston, en Estados Unidos, crearon un filtro que es capaz de eliminar casi al 100 por ciento el COVID-19 del aire.

Los resultados del estudio fueron publicados en la revista Materials Today Physics, en los que se señala que se trata de un filtro elaborado a partir de espuma de níquel que se calienta hasta 200 grados Centígrados y con un solo paso del aire a través del objeto, el virus es capturado y eliminado.

“El SARS-CoV-2 (COVID-19) no puede tolerar temperaturas superiores a 70 grados Centígrados, aquí diseñamos y fabricamos filtros eficientes basados en espuma de níquel (Ni) calentada para atrapar y matar el SARS-CoV-2. Los resultados de la prueba de virus revelaron que el 99.8 por ciento del virus aerosolizado fue capturado y eliminado”, señala el estudio.

Además, los expertos concluyeron que también es efectivo contra las esporas de la bacteria 'Bacillus anthracis' causante del ántrax, cuyo rastro fue eliminado en un 99.9 por ciento.

Zhifeng Ren, uno de los investigadores que participaron en la fabricación del dispositivo, explicó que el filtro puede ser muy útil para ayudar a la prevención del contagio si se coloca en lugares cerrados.

Este filtro podría ser útil en aeropuertos y aviones, en edificios de oficinas, escuelas y cruceros para detener la propagación del COVID-19. Su capacidad para ayudar a controlar la propagación del virus podría ser muy útil para la sociedad

Zhifeng Ren

Este dispositivo viene a ser una solución, luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció la posibilidad de que también haya riesgo de contagio en el aire, con base en “evidencia emergente” proporcionada por un grupo de 239 científicos de todo el mundo.

Al señalar, los científicos de la OMS, que estaban al tanto de las consideraciones de este grupo de expertos, abrieron la posibilidad de reconocer plenamente que el virus se mueve en el ambiente y, por ende, se aproxima un cambio significativo en las recomendaciones de las que depende la mayoría de gobiernos que intentan hacer frente a la pandemia.