Para recordar

Luis Miguel y su polémica incursión en los comerciales para Tv

La carrera de "El Sol" no solo ha estado marcada por sus exitosos temas, sino también por anuncios de reconocidas firmas que han causado gran impacto

luis miguel comerciales
Los comerciales de Luis MiguelEspecial
Por:
  • Karen Rodríguez

El cantante Luis Miguel ha estado desde muy joven en el ojo de la crítica, ya sea por sus exitosos temas, sus escándalos y hasta sus comerciales. Estos últimos lo volvieron tendencia nacional esta semana cuando “El Sol” reapareció en un anuncio para una aplicación de comida a domicilio.

En el promocional el intérprete de “Cuando calienta el sol” luce un smoking blanco y aparece junto a un piano y dice: "Esta noche voy a cenar fetuccini con salsa de trufas blancas y queso parmesano".

Sobre el piano un repartidor de la famosa aplicación coloca una bolsa con la comida y Luis Miguel dice: "Mi incondicional amigo", haciendo referencia a su famoso tema "La incondicional".

El anuncio provocó miles de reacciones en las redes sociales, algunas en el sentido del aspecto de Luis Miguel, pues algunos criticaron su peinado y los estragos de la edad que le cobran factura al cantante de 50 años.

Memes de Luis MiguelTwitter

A otros usuarios les invadió la duda de saber cuándo dinero habrá cobrado “El Sol” por su breve aparición de solo 20 segundos.

Lo cierto es que no se ha dado a conocer una cifra oficial de lo que la aplicación le pagó, pero sí existen aproximaciones con respecto a otros artistas que también participaron en anuncios para la misma app.

Otras celebridades contratadas por la app son Naomi Watts, Boy George, Rafael Nadal, Serena Williams, Rebel Wilson y Kim Kardashian.

Esta última fue la que más dinero se embolsó y según la revista NW, Kim acordó un contrato que vale 2 millones en Australia para aparecer en el comercial, el equivalente a 1.35 millones de dólares americanos.

Y aunque Luis Miguel tiene una fama distinta a la de la integrante del clan Kardashian, en México él es muy querido y todo lo que haga “El Sol” causa impacto en las redes, como este comercial que además logró que los cibernautas hicieran un viaje al pasado y recordar en los otros anuncios en que participó el cantante.

Uno de sus primeros promocionales lo realizó con Sabritas en 1984 en donde grabó una serie de tres anuncios. En el primero el intérprete sale un de un concierto y en medio de los fans que lo esperan hay una niña que le pide su autógrafo. Después de que él le firma una libreta la menor le regala su bolsa de papas.

En el segundo, el cantante ofrece un concierto al ritmo de su éxito Isabel, pero la letra está modificada para el comercial; finalmente en el último baila junto a un grupo de jóvenes con su canción “La chica del bikini azul”, con la lírica también cambiada.

De acuerdo con su biopic que produce Netflix, Luis Miguel, obligado por su papá Luisito Rey, realiza estos anuncios a cambio de una colaboración con Michael Jackson, pero esta nunca se realizó.

En 1990 la moda de los famosos que aparecían en comerciales de marcas de refresco alcanzó a Luismi,  pues sólo las grandes estrellas protagonizaban anuncios de refresqueras. 

"El Sol" no fue la excepción y apareció en  un clip para la marca Coca-Cola.  Sin embargo, se desconoce cuál fue el precio para que el intérprete de “La incondicional” fuera la imagen de la firma.

Para 1999 “El Sol” fue la imagen de una de las firmas más prestigiosas de la moda, el cantante apareció en el comercial de la lujosa casa de moda Fendi para promocionar su línea de fragancias.

En 2003 el intérprete sorprendió en el comercial de cerveza Corona en el que “El Sol” va en un yate mientras desde un puente lo ve una joven bella.

Al siguiente año (2004) llegó el comercial de Ferrero Rocher, que sorprendió al vestirse de gala para promocionar la marca de chocolate. De acuerdo con diferentes medios de comunicación, Luis Miguel cobró 800 mil dólares por aparecer en el comercial.

Finalmente en 2013 promocionó a Acapulco, pues se sabe que el cantante siente un gran amor por este puerto, pues Playa Bofil se convirtió en el sitio seleccionado por Luis Miguel en la década de los 90 para disfrutar de un ambiente más íntimo y adquirió una lujosa residencia, la cual terminó vendiendo en  ese mimo año que filmó el promocional.