Comerciantes ven desempleo con ley antichatarra

Suma inquietud más que apoyo la ley antichatarra de Morena

Vendedores de dulces en tiendas o puestos de periódicos en CDMX dicen que sus clientes no son los niños; advierten desempleo; legisladores ven propuesta absurda y sin sustento

Comida chatarra
Un hombre contempla los productos de un puesto de chatarra, en la colonia Guerrero.Foto: Cuartoscuro
Por:
  • Karla Mora

Juan Carlos atiende un negocio de abarrotes del mercado Independencia; buena parte de los productos que vende entran en la categoría de alimentos chatarra y si bien reconoce que sí son consumidos por niños, sus principales clientes no son ellos.

Por ello, consideró que las propuestas de Morena en el Congreso de la CDMX, para restringir la venta de estos insumos no le afectaría directamente, “aunque sí podría haber desempleo en otros sectores”. Además, opinó, “éstas no resolverían el problema de la obesidad en menores, porque cuando a uno le prohíben las cosas hasta las hacemos más”.

En este punto coincidió Pablo Suárez, dueño de dos puestos de periódicos en la zona de hospitales de Tlalpan y en Xochimilco. En entrevista para La Razón señaló que es buena la intención de no querer niños obesos; sin embargo “ellos los consumen porque lo ven de los papás, no sé qué tanto ayude que no los vendan en ciertos lugares, a mí, por ejemplo, no me compran los niños”, afirmó.

Además, advirtió que esta regulación que aún se discute no contempla que ante la crisis económica es más fácil alimentarse con comida chatarra que con algo saludable. De aprobarse esta ley, consideró, el resultado será el mismo que cuando se prohíbe la venta del alcohol.

La primera propuesta, de Miguel Ángel Macedo, busca que los productos no sean vendidos a menores en escuelas; la segunda, de Lourdes Reyes, Isabela Rosales, José Luis Rodríguez y Ricardo Fuentes extiende la restricción a comercios de la vía pública, además de que promueve que los dulces o frituras sean colocados en áreas no accesibles para los niños.

Clotilde Hernández, académica de la UNAM, señaló que contrario a lo que se piensa, la regulación de la chatarra no afectaría a pequeños negocios, sino a grandes empresas, tanto a las que producen como a las cadenas que promueven su consumo.

“Se pretende incidir en el ambiente donde está la publicidad que actualmente se difunde. No está en las escuelas, sino en la televisión de paga, abierta, en Internet y radio”, explicó a este medio.

La especialista sostuvo que, si se analizan los márgenes de ganancia que podrían dejar los productos procesados a pequeños negocios, no es nada comparada con otros que verdaderamente tienen importancia para ellos, además porque son las grandes tiendas los principales distribuidores y no las tiendas o los vendedores de la vía pública.

El problema es muy serio y se requiere la aportación de más personas para formular soluciones, dijo, al opinar que es un error pretender que el arreglo está en “hacer todo por el lado legal”, tal como lo promueven los diputados locales, pues “lo prohibido se vuelve más atractivo”.

Las iniciativas de Morena despertaron inconformidad entre la oposición, ya que, asegura, es una “cortina de humo” para desviar la atención del tema primordial actual, la pandemia de Covid-19.

América Rangel, diputada de Acción Nacional e integrante de la Comisión de Salud en el Congreso capitalino, declaró que está claro el problema de obesidad que hay entre menores de edad y que el Poder Legislativo no es ajeno a esto, “prueba de ello es que recientemente se aprobó un punto de acuerdo para que las 16 alcaldías lleven a cabo campañas para mantener a su población saludable” y promover una alimentación adecuada.

Gráfico

Por eso, consideró que las iniciativas de Morena sobre la comida chatarra atentan contra la decisión de elegir qué comer. Asimismo, calificó la segunda propuesta como incongruente, ya que podría generar desempleo entre el comercio en vía pública, sector que, dijo, ha sido ampliamente apoyado por la izquierda.

“Un niño generalmente no va y compra al mercado, sino que son los padres quienes lo hacen. Es una cortina de humo en el sentido de que Hugo López Gatell ha dicho que parte de todos los fallecimientos que hemos tenido en el país es por la obesidad y por los diabéticos, están tratando de justificar el mal manejo de la pandemia de Covid-19”, señaló.

Jorge Gaviño, del PRD, expuso que la propuesta de Miguel Ángel Macedo “está muy mal hecha”. Ya que compara la venta de estos productos en escuelas con delitos contra la salud, como el narcomenudeo.

“Equipara al narcomenudeo con el tema de dulces, es un absurdo. Nosotros decíamos que, ahora en diciembre, con las piñatas, si intervienen más de tres personas para llenarla, se juzgará como delincuencia organizada”, dijo.

El hecho de que haya dos iniciativas de Morena sobre el mismo tema, sostuvo, da dos señales: una, que la bancada está dividida y que no logran consenso, y dos, que con la segunda quieren resolver las ineficiencias de la primera.

  • El dato: El proyecto de ley será presentado este miércoles por los legisladores Lourdes Reyes, Isabela Rosales, José Luis Rodríguez y Ricardo Fuentes, ante la Comisión Permanente del Congreso local.