Plantea prohibir renta de propiedades privadas

Morena en CDMX va ahora contra Airbnb

Presenta Leticia Estrada iniciativa que prohíbe rentar viviendas vía la aplicación; pega a 14,713 socios; plan se suma al que impedía desalojos de inquilinos morosos

WhatsApp Image 2020-07-20 at 18.15.24
AirbnbFoto: especial
Por:

Morena no suelta la polémica en el Congreso de la Ciudad de México en materia de alquiler. Primero fue la Ley de Arrendamiento, que pretendía prohibir desalojar a sus inquilinos si éstos no le pagaban la cuota de permanencia; ahora busca bloquear a las apps, como Airbnb, con la que varios capitalinos se hacen de recursos extra al rentar a vacacionistas sus casas o habitaciones.

El pasado 15 de julio, poco antes de que sus compañeras de bancada Martha Ávila y Valentina Batres admitieran que no existen condiciones para que avanzara su propuesta de ley de arrendamiento, la diputada morenista Leticia Estrada presentó la nueva iniciativa que busca expedir una ley de condominio. 

En la plataforma Airbnb, personas que poseen algún departamento o espacio similar pueden ofrecer alojamiento de forma económica, de manera que este tipo de mercado busca publicar, dar publicidad, ofrecer y reservar alojamiento a través de un dispositivo; los usuarios califican a los anfitriones, quienes tienen facilidades si se inscriben a este sistema de hospedaje. 

Gráfico

Con ese contexto, la iniciativa para crear la Ley de Propiedad en Condominio de Inmuebles para la Ciudad de México señala en el artículo 17 que los inmuebles sujetos al régimen condominal “por ningún motivo podrán ser destinadas a hospedaje de carácter temporal, como el que ofrece la plataforma Airbnb u otras modalidades semejantes en contravención a las normas condominales, de establecimientos mercantiles, sanitaria, de protección civil, permisos de uso de suelo, fiscal y demás”.

Para disuadir de estas prácticas, se impondría una sanción de 4 mil 344 a 26 mil 064 pesos a quienes contravengan esta medida y modifiquen el destino de una vivienda o unidad de propiedad privativa.

En la exposición de motivos, la legisladora argumentó que estas aplicaciones representan una competencia desleal al sector hotelero, debido que sus tarifas son más bajas; pero sin ofrecer ninguna garantía de seguridad.

Gráfico

Señala también que el Gobierno de la CDMX no cuenta con un registro de personas e inmuebles que ofrecen este tipo de servicios y, al no tener un padrón, no puede haber supervisiones o verificaciones, lo que impide garantizar a usuarios mayor calidad.

“La consecuencia de que no exista regulación para este tipo de servicios de hospedaje, los cuales son ofertados mediante intermediarios que utilizan servicios tecnológicos de Internet, principalmente radican en la omisión de garantías de seguridad y protección civil, para los usuarios”, justificó.

El servicio bed and breakfast (cama y desayuno), afecta a las personas que viven en el condominio en cuestión, pues violenta la convivencia vecinal al ingresar a personas extrañas “sin más objetivo que el lucro o el esparcimiento sin límites”, lo que pone en riesgo a familias y sus bienes, afirma la legisladora.

Durante 2016, la actividad económica generada por la comunidad de anfitriones y huéspedes de la plataforma de hospedaje en la capital del país fue cercana a los mil 574 millones de pesos. El ingreso de un anfitrión típico por compartir su espacio por 25 noches, en ese mismo año, fue de 47 mil en promedio, sin contar con la derrama económica generada entre los residentes, proveedores y empleados de la zona.

En abril y mayo, la emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus hizo que 35 por ciento de las propiedades de alojamiento ofrecidas por anfitriones de Airbnb en la CDMX se dieran de baja.

pega A lA práctica MERMADA.

 Al cierre del primer trimestre de 2020, la plataforma contaba con 22 mil 535 propiedades en la capital, mientras que para mayo el número cayó a 14 mil 713, según datos de AirDNA, una agencia que analiza información de aplicaciones para rentas de corta estancia.

Esto significa que, en sólo dos meses, 7 mil 822 usuarios capitalinos abandonaron la app, en el contexto de la pandemia, que derivó en una avalancha masiva de cancelaciones de reservaciones, lo que obligó a algunos propietarios a desactivar sus cuentas y bajar sus anuncios.

olr