Proyectan ruta “más urbana” que las anteriores

Prevén que la Línea 3 del Cablebús pase por la Villa Olímpica en CU

La CDMX, ideal para tener una red de teleféricos, asegura Martin Leitner, constructor de la Línea 2; se estima mitigar 16 mil 653 toneladas de bióxido de carbono al año

Cablebús Línea 2
Inauguración de la Línea 2 del Cablebús.Foto: Especial
Por:
  • Karla Mora

La empresa Leitner, la cual estuvo encargada de construir las líneas 1 del Mexicable y 2 del Cablebús, esta última a lado de la firma Alfa, tiene la intención de participar en el proyecto para la Línea 3 del Cablebús, que se prevé abarque parte de las alcaldías Tlalpan y Coyoacán.

Aunque aún no hay un plan concreto de la ruta 3 del teleférico, el Gobierno de la Ciudad de México planteó, al inicio de la administración, que ésta correría del Ajusco hacia Universidad, para conectar colonias alejadas con esa estación del Sistema de Transporte Colectivo Metro. Incluso, se plantea la posibilidad de que la obra abarque una parte de la carretera Picacho-Ajusco.

Al respecto, Martin Leitner, vicepresidente de la empresa encargada de construir la Línea 2 del Cablebús, señaló que la compañía comenzó los estudios del trazo por el que correrá la L3.

En términos del sistema de transportación, la Línea 3 sería muy similar a las dos existentes (la que va de Cuautepec a Indios Verdes y la de Constitución de 1917 a Santa Marta), pero el recorrido en Tlalpan es más pronunciado en cuanto a la inclinación de algunas colonias que se beneficiarán con el transporte.

“Fui a la última estación en donde estaría y hay muchas pequeñas calles en las que es muy complicado subir, lo que hace al recorrido más adecuado para un sistema de teleférico. En la parte donde baja, pasaría alrededor de Villa Olímpica de Ciudad Universitaria y ahí será un sistema más urbano; inclusive, pasará sobre una autopista, lo que lo vuelve un poco diferente a la Línea 2 del Cablebús”, comentó, en entrevista con La Razón.

En ese sentido, consideró que el teleférico es el sistema ideal para Tlalpan, en las colonias que es complicado circular en un vehículo; pero también hay otras áreas, más del lado de Coyoacán, en las que el Cablebús adquirirá un carácter más urbano, por la cantidad de edificios y la conectividad con otros medios de transporte, lo cual también le dará un grado mayor de complejidad por la cantidad de infraestructura, mas no imposible de desarrollar.

“Las condiciones serán muy diferentes porque se cruzarán altos edificios y segundos pisos (vías elevadas), es un reto identificar la localización correcta de las terminales y también para las torres, pero no es nada imposible; si no fuera posible, seríamos los primeros en comentárselo a la Jefa de Gobierno”, aseguró.

Cuestionado sobre la operación de la Línea 2 del Cablebús, el empresario se dijo profundamente impresionado por la respuesta de la población desde el primer día de operaciones, cuando acudieron 40 mil usuarios.

Expuso que la capital del país es ideal para tener una red completa de teleféricos, porque es un territorio enorme con variedad de escenarios, desde áreas centrales con edificios altos, hasta zonas empinadas de difícil acceso.

Cablebús Línea 2 es ejemplo perfecto de cómo debe ser una línea que conecta dos estaciones del Metro con paradas intermedias de casi 11 kilómetros de distancia, logrando transportar a la gente con seguridad y disponibilidad, situación que seguramente se repetirá con la Línea 3, opinó.

Con la operación de las dos líneas del Cablebús de la CDMX, se estima que, en un año, haya una reducción de 16 mil 653 toneladas de bióxido de carbono, indicaron autoridades capitalinas.

Durante un recorrido por la L2, Marina Robles, titular de la Secretaría del Medio Ambiente local, destacó que, dentro de las contribuciones ambientales del Cablebús, está la disminución en las emisiones de gases de efecto invernadero que provocan el cambio climático, gracias a que opera bajo un sistema eléctrico.