Es una fiesta del pueblo

Resurge en Iztapalapa el viacrucis

Asisten un millón 800 mil personas, cifra cercana a los 2 millones que hubo en 2019; una gran parte no portaba cubrebocas; la Jefa de Gobierno asiste a la 179 representación de la Pasión, que estuvo 2 años suspendida por la pandemia; es la “fiesta del pueblo”, dice

Decenas de vecinos de Iztapalapa, rumbo al Cerro de la Estrella, ayer.
Decenas de vecinos de Iztapalapa, rumbo al Cerro de la Estrella, ayer.Foto: Cuartoscuro
Por:
  • Eduardo Cabrera

Luego de dos años de haberse interrumpido por la pandemia de Covid-19, ayer se realizó la 179 Representación de la Pasión de Cristo en Iztapalapa con la presencia de la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, y una afluencia de un millón 800 mil personas a la “fiesta del pueblo”, como lo denominó la mandataria local, cifra cercana a los dos millones que asistieron en 2019, antes de la emergencia. 

En esta ocasión, el regreso del Viacrucis estuvo caracterizado por un gran número de personas sin cubrebocas, a pesar de que el Gobierno de la Ciudad de México recomendó utilizarlo en aglomeraciones o eventos masivos. 

Desde las ocho de la mañana, a los nazarenos —ciudadanos vestidos con una túnica morada—, descalzos y con una cruz a cuestas, que llega a pesar hasta 120 kilos, se les vio comenzar la procesión. Muchos de ellos llegan a pagar mandas o simplemente por fe a la religión católica, como es el caso de Daniel Morales. 

“Tengo una manda por una sobrina que tuvo cáncer y afortunadamente ya fue su última quimioterapia, por eso hay que pagar. Ya llevo 15 años haciendo esto”, compartió a este diario uno de los cientos de nazarenos que se hicieron presentes ayer. 

La Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, saluda desde una tribuna. La acompaña la alcaldesa Clara Brugada.
La Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, saluda desde una tribuna. La acompaña la alcaldesa Clara Brugada.Foto: Eduardo Cabrera, La Razón

Otros, simplemente llegaron en familia para seguir con la tradición de ver la representación que desde hace años siguen, incluso desde que eran pequeños.  

“Ya queríamos venir, ya que cada año lo hacemos desde hace 15 años. Ya es una tradición y volvimos a sentir lo mismo que antes de la pandemia, estamos muy contentos”, explicó Ana Laura, quien se hizo acompañar de sus hijas. 

El desfile de los nazarenos continuó bajo el intenso calor que empezaba a sentirse en la Ciudad de México. Más tarde, poco después de las 13:00 horas y cuando acababa de iniciar el juicio de Jesús, representado por Axel González, un joven de 22 años, llegó la Jefa de Gobierno. 

Más allá de que el Gobierno es laico, el Estado es laico, la separación entre la Iglesia y el Estado, que, por supuesto estamos de acuerdo, y es parte de nuestra Constitución, ésta es una fiesta del pueblo y vinimos a ser parte de ella

Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la CDMX

Acompañada de la alcaldesa de Iztapalapa, Clara Brugada, Sheinbaum Pardo estuvo un rato observando el desarrollo de la representación; al retirarse, la mandataria aseguró que “más allá de que el Gobierno es laico, el Estado es laico, la separación entre la Iglesia y el Estado, que, por supuesto estamos de acuerdo, y es parte de nuestra Constitución, ésta es una fiesta del pueblo y vinimos a ser parte de ella”. 

Sheinbaum destacó que la representación se realiza “increíblemente” después de una pandemia en donde el pueblo de Iztapalapa recupera la representación; y ahora, dos años después, se puede hacer de manera masiva.  

Miles de personas observan el desenlace de la representación, en el Predio de la Pasión, ayer.
Miles de personas observan el desenlace de la representación, en el Predio de la Pasión, ayer.Foto: Eduardo Cabrera, La Razón

Agregó que está de acuerdo en que el Viacrucis sea Patrimonio Cultural de la Humanidad, ya que es una representación para millones de personas. Además, sostuvo que la representación no solamente es lo cultural, lo económico, sino también las tradiciones, pues es muy importante “venir en familia, recuperar nuestras tradiciones familiares, culturales, históricas de nuestros pueblos; es fundamental para la ciudad esta recuperación y esta vivencia en comunidad”.  

En la representación hubo una gran respuesta ciudadana que ya esperaban salir a celebrar la tradición; y con gritos de apoyo, reproches a Judas y a los que castigaban a Jesús, se llevó a cabo con saldo blanco.   

El Cristo caminó desde la Macroplaza de Iztapalapa, que también es sede de la alcaldía, hasta el Cerro de la Estrella, un trayecto de tres kilómetros por las calles de las colonias vecinas, y aunque esta vez se respetó su paso, al momento de llegar al Predio de la Pasión, el control se alió de las manos de los organizadores, ya que los cientos de personas y asistentes deseaban acercarse a Axel para mostrarle su cariño, lo que puso en aprietos a quienes resguardaban al personaje.  

Momentos después Jesús se tomó un respiro de varios minutos a fin de recobrar el aliento e hidratarse, dadas las altas temperaturas que se registraron la tarde de ayer (hasta 28 grados a las 15:00 horas). La celebración termina hoy, con la escenificación de la resurrección.

  • El dato: En la 107 representación del Viacrucis en Cuajimalpa las autoridades reportaron saldo blanco y una importante asistencia de vecinos.