¿Objetivo u objetivos del Banco de México?

VIDEO: Transporte de pasajeros se parte en dos en Brasil
Por:
  • larazon

Salustio García Juárez

Una de las grandes discusiones en economía es cuál debe ser el objetivo del banco central. Para el Banco de México es la estabilidad de los precios y ha enfocado todas sus herramientas monetarias a lograrlo de la mejor manera posible, pero dejando de lado la promoción del crecimiento económico.

Históricamente ese ha sido el objetivo del banco central: la estabilidad de los precios, compartido de forma unánime por todas las corrientes de pensamiento económico. La discusión se presenta cuando dejando dicho propósito inalterable se aplica la política monetaria en un entorno recesivo, ya que los resultados resultan ser efectivamente más contraccionistas, agudizando dicha situación. Y es ante esa realidad --cada vez más frecuente-- que se pone en tela de juicio si el fin debe ser únicamente la estabilidad de los precios o debe complementarse con el fomento al crecimiento económico.

La decisión aparentemente no es sencilla ya que, atendiendo a sus resultados económicos, una ligera investigación totalmente aleatoria entre diversos países arroja el resultado siguiente. Por mantener la estabilidad de los precios de la economía están los bancos centrales de Canadá, Brasil, Japón y el Banco Central Europeo. El objetivo dual lo tienen Argentina y los Estados Unidos.

La Ley del Banco de México establece en su Artículo 1º que es el banco central del Estado Mexicano y es autónomo en sus funciones y administración. El Artículo 2º establece: “El Banco de México tendrá por finalidad proveer a la economía del país de moneda nacional. En la consecución de esta finalidad tendrá como objetivo prioritario procurar la estabilidad del poder adquisitivo de dicha moneda…”

 A la luz de los resultados obtenidos en los últimos años en los aspectos económicos sociales es que se debe evaluar esa meta del Banco de México. Las tasas de crecimiento del Índice Nacional de Precios al Consumidor han sido estables, razón por la que se afirma que la meta se cumple a entera satisfacción.

El problema se presenta al evaluar el crecimiento económico del país, hecho en el que se debe ser claro, no es responsabilidad del banco central. Y es precisamente en este punto en donde se presenta una fuerte contradicción en la política económica ya que todas las políticas públicas están alienadas para lograr esa meta, excepto la monetaria, que no sólo no es neutral o coadyuva a lograrlo sino que aplica estrategias que buscan exactamente lo opuesto, frenar el crecimiento para que no se salgan de control los precios.

Es evidente que se deben ampliar los objetivos de Banco de México para que promueva la estabilidad de precios y asimismo el crecimiento económico, única forma de procurar el pleno empleo de los recursos y el desarrollo de la economía con equidad social. El argumento que se esgrime para no hacerlo es recordar los elevados niveles de inflación en décadas pasadas que un banco central autónomo seguramente evitaría. ¿O nos debemos acostumbrar a acelerar pero con el freno de mano puesto? Usted tiene la mejor opinión.

salustiovi@hotmail.com