Lunes 19.04.2021 - 22:33

Ganador del Premio Nacional de Novela Histórica

Diego Rodríguez relata la historia de la CDMX a través de su drenaje

En Desagüe narra cómo la desecación de los lagos del Valle de México está basada en un concepto civilizatorio que niega al agua; define su texto como un “absurdo absoluto“

Diego Rodríguez Landeros
Diego Rodríguez LanderosFoto: Especial
Por:
  • Raúl Campos

Cuando Diego Rodríguez Landeros llegó de Mazatlán a la Ciudad de México, le impactó ver cómo los seis lagos que alguna vez existieron en la Cuenca del Valle de México yacían únicamente en el imaginario colectivo. Su curiosidad por saber cómo había sido el proceso de desecación de la urbe lo llevó a escribir Desagüe (FCE-FTA), libro con el que ganó el Premio Nacional de Novela Histórica Ignacio Solares.

“Allá en Mazatlán diario veía la playa y el mar, pero aquí en la ciudad el agua es algo ausente, pese a que antes era un lago. Esta falta artificial me dio curiosidad por saber qué había pasado y así inició la investigación que terminó en la novela”, contó a La Razón.

Su libro relata la historia de la CDMX y su zona conurbada, a través de sus cañerías, presas y sistema de drenaje. Mediante el joven protagonista, Indra, señala cómo la desecación de los cuerpos acuosos de la capital ha sido una empresa con un alto costo económico, humano y de recursos naturales, la cual está cimentada en una comprensión errónea de lo que es la civilidad.

La novela me hizo darme cuenta que, si bien la desecación tiene una marcada intención de borrar esa parte el agua, el ecosistema lacustre sigue vivo, bajo nuestros pies siguen corriendo ríos de agua y es la manera en que ésta sigue con su dinámica natural

Diego Rodríguez, Escritor

“Esta construcción de más de 500 años de drenajes está basada en un concepto civilizatorio que consiste en negar el agua con todas sus implicaciones metafóricas, pues es amorfa y contraria por ello a lo humano y con orden. Esto es algo que no corresponde con el territorio del país, lo cual nos está llevando a un caos ecológico y un ecocidio brutal”, detalló. 

Rodríguez Landeros calificó a Desagüe como una puerta para los lectores hacia todos los aspectos ocultos y negados históricamente, que forman parte de la dinámica urbana diaria y que la mayoría de las personas únicamente recuerda que existen cuando llueve y se inundan sus casas.

“El texto sí los hace ver a esos lugares de los cuales dependemos, pero que no queremos ver; aquellos a los que literalmente va nuestra mierda. Si tuviéramos la costumbre o quisiéramos conocer hacia dónde van nuestros desechos, cambiaría la dinámica de nuestro habitar cotidiano”, apuntó.

redefinir EL GÉNERO

Diego inició con el proyecto de Desagüe en 2015. Originalmente iba a ser un ensayo acerca de la desecación de los lagos del Valle de México. 

“Empecé leyendo libros de historia y biografías de gente involucrada en el proceso y hasta cosas de ingeniería; quería saber cómo funcionaba del desagüe y cómo se construía en las inclinaciones topográficas, pues parte del lago de Texcoco iba hacia Zumpango. También busqué esa huella en varias obras literarias, porque algunas novelas hablan tangencialmente del tema”, explicó.

Sin embargo, a lo largo de ese proceso se dio cuenta de que toda la información contaba una historia que consideró absurda, por lo cual optó darle un tratamiento de salida más de ficción.

El resultado fue una fusión de géneros literarios, que él describe como una mezcla entre una investigación y un “absurdo absoluto que no se ubica en ningún plano concreto de la realidad”; mismo que el jurado del Premio celebró y calificó como un “replanteamiento de la novela histórica”. 

Al respecto, Rodríguez Landeros aseguró que las nuevas generaciones siempre van a tener una visión que debe romper con los estándares existentes y dijo que espera que el galardón sea un detonante para que se le brinden oportunidades a los autores jóvenes.

“Espero que empiece a cambiar nuestra visión de cómo enunciamos la historia, porque de pronto parece un saco de fuerza que nos contiene y que hay que romper. Por ello considero que la narrativa histórica es una construcción que cambia y se modifica, pero no la voz de un sabio hablándonos de lo que según él pasó”, finalizó.

  • El dato: Diego estudió Letras hispánicas en la UNAM y fue becario del Fonca. Prepara una novela acerca de los voladores de Papantla.
Desagüe
Diego Rodríguez Landeros
  • Escritor
  • Nacimiento: 1988, en Mazatlán, Sinaloa
Desagüe
  • Autor: Diego Rodríguez Landeros
  • Editorial: FCE-FTA
  • Género: Novela histórica
  • Año: 2019