Campaña Dependientes de Lectores

Editoriales reducen precios para impulsar la industria

Almadía, Era y Sexto Piso bajan el 20 por ciento a su catálogo en todo el país; por falta de recursos deciden no asistir a la FIL Guadalajara

Sexto Piso
El stand de Sexto Piso, en la Feria del Libro de Minería, en 2020.Foto: Especial
Por:

Era, Almadía y Sexto Piso lanzaron la segunda etapa de su campaña Dependientes de Lectores, con la cual reducirán a nivel nacional el costo de todos los libros de sus catálogos en 20 por ciento para así impulsar la venta de ejemplares en librerías, aunque ello signifique que sacrifiquen el margen de ganancias.

“Visualizamos un panorama económico complejo: va a haber poco dinero y los libros no serían una prioridad para la gente, por ello pensamos que bajando los precios podríamos hacer más accesibles los títulos, sacrificando nuestro margen de ganancia; incentivar que los libros circulen, que nuestros catálogos se muevan y generar un ingreso que nos pueda sostener operativamente”, comentó a La Razón Guillermo Quijas, editor de Almadía.

Ya está entrando (la reducción de precios) en vigor, hay librerías que ya lo aplicaron; estamos avanzando paralelamente con muchas tiendas y calculo que en el transcurso del mes y la primera quincena de agosto todas ya lo tengan

Guillermo Quijas, Editor de Almadía

Eduardo Rabasa, fundador de Sexto Piso, señaló que la reducción de precios aplicará en todas las librerías del país, tanto de cadena como independientes, y que en algunas el costo de los libros ya está considerado. Quijas calculó que será en la primera quincena de agosto cuando esté en la totalidad de las tiendas.

Afirmó que también aplicarán para compañías de venta virtual como Amazon. “Éstas son un tema complicado porque nunca cumplen con la ley del precio único de libro, siempre andan dando descuentos por todos lados. No hay ninguna figura que se encargue de supervisar que se estén cumpliendo los precios, pero cuando ponen un descuento nos damos cuenta y se los regresamos; es más que nada un ejercicio de supervisión”, detalló.

Rabasa señaló que las librerías tomaron la iniciativa de buena manera, pues prevén que los lectores adquieran más ejemplares y “porque les conviene, pues ellos no están renunciando a su ganancia, el golpe lo absorbemos nosotros”.

Ambos editores aseguraron que el tiempo de la campaña dependerá de cómo evolucione la situación tanto de la pandemia como de la economía en el país, pero pronostican que, al menos, se mantendrá todo lo que resta del año.

“Las ventas online no son un porcentaje muy relevante de nuestros ingresos, los cuales entre el 80 y 90 por ciento los recibimos por los canales de librerías y ferias, que cayeron y no se han recuperado. Por ello aún no sabemos cuánto va a durar la iniciativa, dependerá de la reactivación y muchas tiendas no han reabierto y también las ventas que generen son inciertas”, apuntó Rabasa.

Por ello Almadía y Sexto Piso optaron por no asistir este año a la FIL Guadalajara, cuyo futuro aún es incierto. Era aún no lo decide.

“Hay una perspectiva de un segundo posible brote, hay otras partes donde están volviendo a cerrar los negocios y eso puede pasar aquí, por ello no vamos a asistir a la FIL Guadalajara, no tenemos dinero, y esperamos conseguir los recursos mínimos necesarios para mantener los gastos operativos y para publicar, aunque sea un libro cada dos meses”, finalizó Quijas.

  • El dato: Para acompañar la iniciativa e incentivar las ventas, los sellos lanzarán en agosto una serie de conferencias y presentaciones virtuales de la mano de sus autores y las librerías.