Domingo 18.04.2021 - 12:46

Se adapta a la nueva normalidad

Juan y la muerte ofrece a la cosmogonía purépecha

La puesta profundiza en las etapas del duelo ante la pérdida de un ser querido; se inspira en un cuento tarasco; funciones hasta el 25 de abril en el Foro Shakespeare

18-1
Imagen de una escena del montaje, en el Foro Shakespeare.Foto: Cortesía de la producción
Por:
  • Adriana Góchez .

La pandemia de Covid-19 mantiene a las personas en un estado de alerta, porque tienen más presente la enfermedad y la muerte, algo que también experimenta el personaje principal de Juan y la muerte, una puesta en escena que adentra al público a la cosmogonía purépecha y la manera en que se despide a los difuntos.

“Juan vive un poco como nosotros, con la muerte todo el tiempo acechándolo, su mamá está enferma, prácticamente los médicos le han dicho que está desahuciada. Es algo que nos está pasando, más allá de conocer a alguien que se haya contagiado de coronavirus o que nosotros lo padeciéramos, el recordatorio de muerte está todo el día, en los medios de comunicación o al salir a la calle y ver a todos con cubrebocas, al no poder tocar a las personas o ni siquiera salir a la calle”, señaló a La Razón, el escritor y director del montaje César Chagolla.

Durante la puesta escénica, Juan, el protagonista de la historia, atraviesa por distintas etapas del duelo, que van desde la negación, el enojo y la tristeza, hasta la culpa y la aceptación.

Juan y la muerte, obra con la que el Foro Shakespeare sube el telón, está basada en un cuento tradicional. El personaje principal, durante un paseo por el lago de Pátzcuaro, el cual se cree que es la puerta al inframundo, se encuentra a la muerte que viene por su mamá enferma y la encierra en un frasco para evitar que fallezca, lo cual traerá daños irreversibles.

Nos sentimos privilegiados de volver, porque no todos pueden hacerlo por cuestiones económicas. Es difícil mantener un teatro donde sólo se admite un aforo de 30 por ciento

César Chagolla, Escritor y director

“Decidimos echarnos un clavado en la cosmogonía purépecha, nos pusimos a estudiar a los dioses que tenían, en particular el de la muerte, que se representaba por animales que vivían abajo de la tierra porque es ahí donde se ubicaba el inframundo. Se pensaba que al adentrarse en el lago se estaba con muertos y se volvía a convivir con ellos”, detalló Chagolla.

A diferencia de los purépechas, quienes consideraban que todos los animales que vivían bajo la superficie terrestre representaban a los dioses de la muerte, principalmente el topo, en la puesta en escena ésta se simboliza con una especie endémica del lago de Pátzcuaro, el achoque.

Juan y la muerte ofrece dos posibilidades para acompañar este proceso de duelo: la primera es que retoma todo este aspecto tradicional de la muerte purépecha que se ve, más allá de algo doloroso que está acompañado por sufrimiento, como lo entendía nuestros antepasados, que ésta era parte de la vida, una filosofía distinta. Los purépechas sabían que el ser querido iba a otro plano, pero no desaparecía, tenían la tranquilidad de que al menos una vez al año iban a volver a convivir con esa esencia”, destacó.

  • El dato: Juan y la muerte cuenta con las actuaciones de Erandeni Durán, Ivonne Márquez, Luis Miguel Moreno y Jorge Viñas.

La obra, que se estrenó en 2019, para volver tuvo que adaptarse a la nueva normalidad, en algunas escenas los actores portan caretas, se colocan gel antibacterial si llegan a tener algún tipo de contacto y se guarda sana distancia. Al inicio, se quitaron los momentos en que los personajes se abrazaban o cuando se besaban.

“Al inicio anulamos los abrazos y hemos empezado a negociar con los actores, con las mayores medidas de seguridad, que son las pruebas PCR, poco a poco hemos ido incluyendo el contacto físico; en lugar de darse un beso se lo mandan. Hacer evidente esto también es necesario, refleja lo que sucede ahora”, dijo.

Juan y la muerte
  • Cuándo: Hasta el 25 de abril
  • Dónde: Foro Shakespeare
  • Horarios: domingos, a las 11:00 y 13:00 horas
  • Localidades: $250 adultos y $125 niños