Miércoles 25.11.2020 - 08:00

En ambos países los artistas no tienen apoyos

México y España, dos países que desdeñan la cultura en la pandemia

La gestora cultural Azucena Klett afirma que en ambas naciones los artistas están "en tierra de nadie"; resaltó la importancia de acudir a los teatros en su reapertura

cuartoscuro_739314_digital
Joaquín Cosío, durante la protesta de artistas realizada en eneroCuartoscuro
Por:

México y España se han caracterizado por desdeñar a la cultura en la pandemia de COVID-19 desde las instituciones gubernamentales. En ambos países los teatros fueron casi de los últimos espacios en abrir y se privilegió la reapertura de los restaurantes y espacios de ocio; los artistas no cuentan con apoyos para subsistir y la gran mayoría trabaja sin contratos.

“Creo que dentro del ámbito del ecosistema institucional, a nivel estatal, regional, de ayudas hay que impulsar desde el ámbito cultural todas las herramientas de apoyo para los creadores independientes porque la situación en España es de máxima emergencia, los artistas no tienen, como en el norte de Europa, un régimen de cotización especial”, señaló a La Razón la gestora cultural Azucena Klett, quien el jueves pasado participó en la charla “Espacio autogestivos de arte: ‘espacios otros’ y activismo”, como parte del foro Comunidades culturales en resistencia, organizado por Cultura UNAM.

“Los artistas están en tierra de nadie, cuando es posible se les contrata, cuando no trabajan como autónomos. Se dan de alta por días, a mucha gente la pandemia le pilló sin estar dada de alta en la seguridad social para acceder a la más mínima ayuda”, agregó.

En México, la realidad de los artistas no ha sido muy distinta a la de sus colegas en España, pues durante seis meses en diversas mesas, foros y hasta protestas han externado la falta de apoyos gubernamentales para enfrentar la pandemia de COVID-19. Los colectivos Asamblea por las Culturas, MOCCAM y #NoVivimosDelAplauso propusieron a la Secretaría de Cultura el programa “Contigo en la Confianza”, para beneficiar a creadores severamente afectados, pero el proyecto está en el tintero.

En cambio, la Secretaría de Cultura ha lanzado convocatorias como la de Espacios escénicos independientes en resiliencia que brindó 396 apoyos, y Teatro en casa, que otorgó 70.

Mientras que en España el Ministerio de Cultura ha atendido demandas del sector como la reducción del IVA cultural del 10 al 4 por ciento, por ejemplo.

“En el sur de Europa ha pasado algo muy parecido, que hay como todo un modelo de ocio urbano con esta perspectiva de ciudad muy hacia el consumo de alcohol; y sin embargo todo lo que tenía que ver con la cultura ha sido lo último en abrir y en identificarse cuáles son las condiciones en las que se podían abrir los espacios culturales”, lamentó Azucena Klett.

Por ello, señaló la importancia de quitar la idea de que ir al teatro representa un riesgo de contagio de coronavirus. “Esa proyección de que ir al teatro puede ser más peligroso que estar en una terraza consumiendo una cerveza es completamente irreal.

“Ir a un teatro con las medidas de seguridad es completamente seguro. Creo que es un momento importante para que se haga una apuesta por la cultura como un espacio incluso útil para salir de la crisis, por lo que ofrece a las personas, la capacidad de las personas de reimaginarse en otras circunstancias”, finalizó.