Lanzan “Mi nombre es Lucia Joyce”

Revelan en libro la compleja vida de la hija de James Joyce, autor de "Ulises"

La escritora mexicana Sofía G. Buzali cuenta cómo se intentó borrar de la historia a la hija de Joyce; recuerdos, obsesiones de una mujer que tuvo aislada durante 30 años en un manicomio 

hija de James Joyce
Lucia, hija de James Joyce, fue bailarina.Especial
Por:
  • Carlos Olivares Baró .

La escritora mexicana Sofía G. Buzali ha publicado varias novelas que abordan la vida de mujeres atrapadas en las espirales de la creación: “Leonora antes de Leonora” (2012) —basada en la vida de la pintora Leonora Carrington. Premio Concurso Internacional de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz— y “Marguerite, intensidad y dolor de una vida” (2014), asentada en episodios de la existencia de la escritora francesa Marguerite Duras.

Siguiendo la ruta de su interés por explorar capítulos de figuras femeninas que han tenido relación con el arte y la literatura da a conocer “Mi nombre es Lucia Joyce” (Editorial Dos Líneas, 2021): representación de los incidentes desolados de la hija del autor de la célebre novela “Ulises”. Afectada por la esquizofrenia, Lucia fue internada en un hospital psiquiátrico a los 22 años de edad: estuvo allí durante tres décadas en total olvido y ajena a los éxitos literarios de su famoso padre.

“Estudié un seminario sobre ‘Ulises’: ahondé en los elementos de esa emblemática y revolucionaria novela. Indague en la vida del escritor irlandés, descubrí que había tenido una hija, Lucia, de quien poco se sabía. Me inquieto ese detalle del ‘Joyce padre’ y me sumergí en una investigación cuidadosa. Leí las biografías de la familia, viajé a Dublín, Irlanda, para indagar de cerca sobre los hechos. De ahí nació la idea de escribir este libro sobre Lucia Joyce”, comentó a La Razón Sofía G. Buzali.

"Mi nombre es Lucia Joyce"
  • Autor: Sofía G. Buzali
  • Género: Novela
  • Editorial: Dos Líneas, 2021

¿Viaje e investigación catalizadores de la escritura? Me fui empapando de muchas cosas. Lucia fue bailarina profesional, estuvo 30 años en un hospicio de enfermos mentales, totalmente abandonada por su célebre padre. Y lo peor, Stephen Joyce, legatario del autor, resolvió suprimir, en complicidad con Beckett, a esta mujer de toda referencia con el famoso narrador. Eso, por supuesto exacerbó el deseo de escribir sobre ella.

¿Lucia Joyce, una hija incomoda? Fue una mujer adelantada a su tiempo, quería vivir sola, acto mal visto en esa época de los años 30. Olvidada y recriminada por la familia Joyce: toda la correspondencia con su progenitor fue quemada por el albacea del autor.

¿Conocía usted la novela “La hija de Joyce”, de Annabel Abbs, publicada en 2017? En realidad, lo que leí fue la única biografía que existe de Lucia, escrita por Carol Loeb Schloss, académica de la Universidad de Stanford. No quise leer nada más.

Portada del libro.Especial

¿Quién era en realidad Lucia Joyce? No era sólo la hija del famoso autor: era una muchacha inquieta, culta, conocedora del teatro; hablaba, además del inglés, alemán y francés. Escribió una novela. Mujer disidente limitada por su propia familia, que impide su desarrollo profesional como bailarina: le prohíben seguir bailando, la acusan de que era muy provocativa por la sensualidad de su cuerpo.

¿Le interesa a usted la vida de mujeres rebeldes que van en contra de los esquemas? He abordado la vida de Leonora Carrington y de Marguerite Duras y ahora a Lucia Joyce. Tres mujeres con la cualidad de autonomía y de valerse por ellas mismas: factor determinante en la lucha por igualdad del feminismo actual. 

AG