Estreno de Cinépolis Klic

“El día que el deporte se detuvo”: un documental sobre COVID y racismo

“El día que el deporte se detuvo” retrata la manera en que la pandemia de COVID y las protestas raciales paralizaron a las ligas en EU; la producción de HBO llega a Cinépolis Klic

tileburnedin
“El día que el deporte se detuvo”: un documental sobre COVID y racismoEspecial
Por:
  • Jesús Chavarría .

Jugadas capturadas en video, contrastadas con imágenes congeladas de las reacciones del público asistente, para mostrar la forma en que, al alcanzar la cumbre, el deporte es capaz de paralizar el mundo por unos gloriosos minutos. 

Es la elocuencia inicial del documental “El día que el deporte se detuvo”, de Antoine Fuqua —"Día de Entrenamiento" (2021)—, quien luego da forma a la incertidumbre vivida en aquel juego de Utah Jazz vs Oklahoma City Thunder, que marcaría la gran alerta para la NBA, dando pie a las desoladoras visiones de los estadios, arenas y recintos similares, que quedaran como una prueba de que hubo algo más que pudo detenerlo todo y por mucho más tiempo, el COVID.

Fotograma de “El día que el deporte se detuvo”Especial

El del director queda de manifiesto para ir enlazando con soltura los fragmentos de las crónicas televisivas sobre las circunstancias de la pandemia y su impacto en ligas y torneos como el de la ya mencionada NBA y la NFL, con los diversas declaraciones de jugadores —Chris Paul, Mooky Betts— al igual que de directivos y periodistas, todas realizadas en línea, además de testimonios de los días de confinamiento capturados con celulares y otros dispositivos; apretando el paso según las circunstancias de los mismos, yendo del nerviosismo disfrazado de humor que perneaba al principio, pasando por las técnicas a las que recurrieron para seguir entrenando, llegando a lo devastador de los momentos en que algunos de ellos enfrentaron las pérdidas.

Hasta ahí se trataba de un preciso y esclarecedor recuento del impacto que la pandemia tuvo en un ámbito definido por la intensidad física y la euforia emocional, para enfatizar con acierto la tragedia que enfrentó la humanidad en el último año.

Pero la propuesta se guarda un interesante giro extra, y es que de pronto se aboca en las repercusiones de tres terribles hechos que marcaron la historia y removieron mentes y conciencias aún estando en confinamiento. El asesinato —porque no pueden denominarse de otra forma— de George Floyd, Breonna Taylor y Jacob Blake.

Es entonces que muestra cómo los protocolos sanitarios pasaron a ser sólo parte del escenario que se convulsionó con los movimientos sociales, dejando que tomen el protagonismo las declaraciones de los deportistas, sobre todo de la NBA, quienes a pesar de haber retomado las actividades en las instalaciones de Disney World en Oralando —específicamente el ESPN Wide World of Sports Complex—, lugar que sirvió para crear lo que denominaron cómo una burbuja sanitaria, dejaron en claro que tal aislamiento no aplicaba también para sus ideas y su compromiso.

La liga volvió a detenerse y el Black Lives Matter estuvo en todas las voces, junto a frases contundentes como la del exjugador y entrenador Doc Rivers “Es increíble que sigamos amando este país, y no nos corresponda”.

Es cierto que este cambio de enfoque en el relato hace que la propuesta general se sienta fragmentada, pero la fuerza emocional se mantiene, y es innegable el valor del testimonio de la batalla contra ese otro mal que en tiempos de COVID, lamentablemente mantuvo su fuerza. “El Día que el Deporte se detuvo” se estrenó en HBO, y ahora está disponible en Cinepolis Klic.