Sigue el pleito desde 2017

Johnny Depp dice que su matrimonio se destruyó cuando vio excremento en la cama

El actor contó que Amber Heard aseguró que el autor del incidente fue uno de sus perros;  describió como volátil la relación entre él y su exesposa

Acusa Amber Heard a Johnny Depp de haberla golpeado
Amber Heard y Johnny DeppFoto: Archivo
Por:

Johnny Depp aseguró este viernes en una corte en Londres que las denuncias de abuso de su esposa lo hicieron pasar de “Cenicienta a Cuasimodo” ante la opinión pública. También dijo que su matrimonio quedó completamente destruido tras un incidente en el que aparecieron excrementos en su cama luego de una fiesta.

“Pensé que era un final curiosamente adecuado de la relación”, expresó.

Depp concluyó casi cuatro días de declaraciones en su caso de difamación contra un tabloide británico que lo acusó de abusar físicamente de Heard. El astro de Hollywood demanda a News Group Newspapers, editora de The Sun, y al editor ejecutivo del diario Dan Wootton, por un artículo de abril de 2018 en el que lo llamaron “marido golpeador”.

En el banquillo de testigos del Alto Tribunal, Depp ha descrito una relación volátil con Heard que solía caer en gritos y a veces se tornaba física. Pero ha negado rotundamente haberla golpeado y la acusó de compilar un dossier de argumentos falsos como “póliza de seguro”.

Depp, de 57 años, y Heard, de 34, se conocieron en el plató de la comedia de 2011 “The Rum Diary” (“Diario de un seductor”) y se casaron en Los Ángeles en febrero de 2015. Heard, una modelo y actriz, pidió el divorcio al año siguiente y obtuvo una orden de alejamiento contra Depp argumentando abuso doméstico. El divorcio se finalizó en 2017.

Depp dijo que uno de los detonantes de su separación fue cuando una encargada de limpieza encontró excrementos en una cama de su penthouse de Los Ángeles a la mañana siguiente del cumpleaños 30 de Heard, en abril de 2016. Heard alega que la pareja peleó después de la fiesta y que Depp le lanzó una botella mágnum de vino. Él lo niega.

Heard culpó a uno de sus terriers Yorkshire, Pistol y Boo, del incidente, pero Depp estaba convencido de que lo hizo una persona.

“No lo dejó un perro de tres o cuatro libras. Estaba convencido de que la propia señorita Heard o uno de sus secuaces estuvieron involucrados en dejar excrementos humanos en la cama”, dijo.

Declaró que después de eso se dio cuenta de que su matrimonio no tenía salvación.

“No quería tener nada que ver con ella”, dijo Depp.

La corte escuchó un mensaje de texto que Depp le envió a Heard tras su separación, en el que le mandó “todo mi amor y disculpas... Sólo te deseo lo mejor”.

“Eso es lo que sentía”, dijo el actor. “No pensé que debía haber veneno en ese momento, porque lo malo había pasado, que era la relación, y ahora sólo teníamos que terminarla”.

Para junio de 2016, sin embargo, Depp dijo que sintió “bastante resentimiento” al ser presentado públicamente como “un marido golpeador”.

Heard obtuvo una orden de alejamiento contra Depp en mayo de 2016 argumentando que éste la golpeó y le lanzó un celular durante una pelea, dejándole un moretón en la mejilla. Depp niega esa acusación.

“Pasé, si me permiten la analogía, de Cenicienta a Cuasimodo en 0,6 segundos y no tenía voz”, señaló.

Ese agosto, Depp escribió en un mensaje de texto a un socio que si Heard estaba “buscando una total humillación global... la va a conseguir”.

La defensa de The Sun se basa en las denuncias de Heard de 14 incidentes de violencia por parte de Depp entre 2013 y 2016, incluyendo en su isla privada en las Bahamas, una casa alquilada en Australia y un avión privado. El actor las niega todas rotundamente.

Al ser interrogado por la abogada de The Sun, Sasha Wass, Depp describió una relación complicada con Heard en una época en la que estaba tratando de dejar las drogas y el alcohol, pero a veces recaía.

Recordó que le dijo a Heard en varias ocasiones: “Oye, estamos en una escena de crimen por ocurrir”. Pero negó que fuera violento.

La abogada de The Sun argumentó que, durante una pelea en el penthouse de Los Ángeles en diciembre de 2015, Depp, en “un ataque de ira incontrolable”, destrozó el ropero de Heard, le lanzó un decantador, la abofeteó, le jaló el pelo y le dio un cabezazo, dejándole los dos ojos morados.

Depp alegó que Heard era la agresora, y que él sólo trató de refrenarla “para que dejara de sacudirme y golpearme”. Admitió que quizás le dio un cabezazo, pero sólo por accidente, y negó haberla lesionado.

Depp también rechazó la versión de Heard de que la sometió a un “calvario de tres días de ataques” en marzo de 2015 en Australia, donde interpretaba al capitán Jack Sparrow en la quinta entrega de “Pirates of the Caribbean” (“Piratas del Caribe”).

Aceptó que la pareja tuvo un altercado que terminó con destrozos en la casa, y con una cortada profunda en un dedo de Depp.

El actor acusa a Heard de amputarle la punta del dedo al lanzarle una botella de vodka. Ella niega que estuviera en el mismo cuarto cuando él sufrió la cortada.

Una breve sección de la audiencia del viernes, relacionada con denuncias de violencia sexual, se escuchó en privado luego que el juez aceptó una solicitud de los abogados de The Sun.

Casi al final de su testimonio, Depp respondió preguntas de su abogado, David Sherborne, sobre apuntes médicos de agosto de 2014 que se refieren al “historial de abuso de sustancias” de Heard, incluyendo una adicción a la cocaína. Las notas dicen que Heard sufría de ansiedad, inseguridades y celos y que tuvo “varios ataques de rabia e ira”.

El abogado le preguntó a Depp si la descripción se correspondía con su experiencia con Heard. “Sí”, afirmó el actor.