Febril pieza fílmica

Temporada de Huracanes, la decadencia social expuesta

Esta producción que llega a las plataformas digitales, no sólo le hace justicia a la apabullante novela de Fernanda Melchor que le da origen, sino que se convierte el punto más alto hasta ahora en la filmografía de Elisa Miller

Temporada de Huracanes, la decadencia social expuesta
Temporada de Huracanes, la decadencia social expuestaFoto: Especial.
Por:
  • Jesús Chavarría

Esta producción que llega casi de manera simultánea a los cines y a las plataformas digitales, no sólo le hace justicia a la apabullante novela de Fernanda Melchor que le da origen, sino que se convierte el punto más alto hasta ahora en la filmografía de Elisa Miller.

Contando con la complicidad de la galardonada cinefotógrafa María Secco —La Jaula de Oro (2013) —, la también responsable de películas como El placer es mío (2015) esta vez le da sentido más allá de la provocación a su visión desromantizada sobre la naturaleza humana y la sexualidad, para entregar un retrato en carne viva del infierno en la tierra que llegan a vivir los jóvenes de comunidades aisladas al interior de la República Mexicana. Esto a partir de la truculenta historia detrás del descubrimiento del cadáver de una bruja flotando en el canal cercano a la ranchería donde era figura influyente y respetada, lo cual deja al descubierto la podredumbre de dicho lugar consumido por la violencia, la prostitución y las supersticiones.

De inicio, la continuidad de la línea argumental parece extraviarse con las cuestiones legales alrededor del ya mencionado asesinato y debido a lo evasivo de los puntos de vista que busca representar, pero rápidamente la directora reajusta los objetivos aprovechando como reinicio las transiciones de la estructura dividida en episodios, y encuentra una narrativa sólida al darle fluidez al desarrollo emocional priorizando en el momento justo los rostros en primer plano, con los reflejos en los espejos sirviendo de ventana a los procesos internos de seres acorralados al borde de la perversidad, y los planos secuencia ligados a la percepción trastocada de los protagonistas entre atmósferas tan embriagadoras como desasosegantes.

Así las piezas van encajando hasta dar forma a un vitral de sucio e insano colorido sobre el trayecto de personajes cuyo único remanso son algunas pequeñas acciones de empatía condenadas a ceder ante la ignorancia, asfixiándose ante la miseria, la homofobia y la misoginia, en un choque con la realidad de que todo es irremediable. Se trata de Temporada de Huracanes, una febril pieza fílmica que además cuenta con un elenco solvente y comprometido integrado por actores relativamente nuevos en pantalla, y que tras su proyección en la edición 21 del Festival de Cine de Morelia llega a la cartelera de la Cineteca Nacional y ya está disponible en Netflix.

JVR