Carencia pega a 95% de sus poblaciones

Alerta por brote en municipios pobres

Aunque aún registran pocos casos, la mínima propagación puede poner en evidencia su débil infraestructura de salud; de los 50 más vulnerables, 32 se ubican en Oaxaca

COVID-19
Oaxaqueños intercambian artesanías por despensa en la CDMX.Foto: Cuartoscuro
Por:

La combinación del virus del Covid-19 con la pobreza configura una de las peores crisis sociales en México, particularmente en los estados del Sur-Sureste, donde al menos 50 municipios, que ya registran contagios, tienen niveles de carencia por encima del 90 por ciento.

Oaxaca tiene 32 de estos 50 municipios en jaque; además de reportar al menos un caso conocido, más de 95 por ciento de su población vive en condiciones de pobreza. El municipio que encabeza la lista es Coicoyán de las Flores, con 99.4 por ciento de sus habitantes en situación de pobreza, seguido de Santiago Tlazoyaltepec con 99.2 por ciento, San Lorenzo Texmelúcan con 99.1, y San Pablo Tijaltepec y Santiago Amoltepec con 98.8 por ciento de sus habitantes en esta condición.

Así lo refleja el visor geoespacial del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), que mide el comportamiento de la pandemia en las localidades más vulnerables. 

Gráfico

Las condiciones de pobreza extrema van de 49.6 por ciento en el municipio de Abejones, donde ya suman dos casos positivos, a 63.8 por ciento en San Lucas Camotlán, donde se conoce un caso; en tanto que en Santiago Choapám, donde 61.3 por ciento vive en pobreza extrema, se han contabilizado ya 13 casos positivos. 

La jurisdicción sanitaria de Valles Centrales en Oaxaca es la más afectada por el Covid-19, al concentrar 65.2 por ciento de casos positivos acumulados en la entidad, que hasta el 12 de julio sumó 7 mil 736, de acuerdo con el reporte de la Secretaría de Salud local. En segundo lugar se encuentra la jurisdicción sanitaria de Tuxtepec, donde hasta ayer sumaron mil 121 casos confirmados.

El especialista en temas económicos, José Ignacio Martínez Cortés, explicó a La Razón que en la zona Sur-Sureste del país —específicamente en los estados de Oaxaca y Chiapas—, “donde se está dando el mayor caso de contagios o defunciones”, la inversión en infraestructura médica es menor que, por ejemplo, en el norte de México.

“A diferencia de las entidades del norte, la infraestructura es inferior en el sur; también hay que destacar la orografía que priva en Oaxaca y Chiapas. Lo pongo en este contexto: para pasar de Oaxaca capital a Huatulco, en la misma entidad, estamos hablando que las personas se llevan 12 horas, a diferencia del norte que tiene una orografía de planicie y mayor infraestructura”, explicó.

Gráfico

“Allí se ve la desigualdad que ha habido en inversión. También el tipo de trabajos. En el Centro-Norte es donde hay mayor desarrollo de la actividad industrial”. 

SIN PRESTACIONES

 El también coordinador del laboratorio de análisis en Comercio, Economía y Negocios de la UNAM explicó que al haberse denominado el concepto jurídico de “emergencia sanitaria” y no “contingencia sanitaria” ante la llegada de la pandemia a México, las empresas están obligadas a pagar de manera íntegra el salario a sus trabajadores, lo cual no ocurre en el Sur-Sureste “en el sentido de que son trabajadores jornaleros que trabajan en el campo sin ninguna prestación, o son comerciantes o trabajadores de la construcción”, explicó. 

“Principalmente en los estados de Oaxaca y Chiapas encontramos que hay más personas contaminadas con el Covid-19 o más personas que fallecieron por la enfermedad, y si a eso le aunamos la calidad de la infraestructura sanitaria, también es importante en el impacto del coronavirus”, aseveró. 

Martínez Cortés destacó que otro punto importante es la migración de los habitantes del sur hacia el centro o norte del país, debido a las condiciones laborales, lo que en algunos casos ha ocasionado la propagación de la infección. Tal fue el caso de la Central de Abasto en la Ciudad de México, cuyos negocios cerraron sus puertas luego de que se registrara un brote en mayo pasado. 

“Los diableros (de la Central de Abasto) son personas que provienen en su mayoría de Oaxaca y Chiapas, entonces se trasladan, van, vienen, se quedan aquí alrededor de la zona y encontramos que en un cuarto de cuatro por cuatro dormían hacinados alrededor de 50 personas, por eso se dio ese enorme brote. 

La persona trabajadora de Oaxaca se contamina (de Covid-19), no lo sabe, llega a Oaxaca y es ahí es donde tenemos ese resultado”, concluyó.

  • El dato: El ingreso diario trimestral en San Pedro Garza García (Nuevo León), considerado uno de los más ricos del país, es de mil 100 pesos; mientras que el de Tapachula (Chiapas) es de 10.88.