"Tejen la historia de Michoacán"

Alfredo Ramírez Bedolla destaca labor de mujeres mazahuas con el telar de cintura

El gobernador Alfredo Ramírez Bedolla dijo que el telar de cintura es un instrumento que permite a las artesanas elaborar maravillosas piezas artísticas en las que se plasma la riqueza cultural de Michoacán

Alfredo Ramírez Bedolla destaca labor de mujeres mazahuas con el telar de cintura.
Alfredo Ramírez Bedolla destaca labor de mujeres mazahuas con el telar de cintura.Foto: Especial.
Por:
  • La Razón Online

Son mujeres mazahuas de la región Oriente de Michoacán, quienes a través del telar de cintura se dedican desde la época prehispánica a tejer indumentaria típica que le da identidad y arraigo a nuestras tradiciones, señaló el gobernador Alfredo Ramírez Bedolla.

El mandatario estatal puntualizó que el telar de cintura es un instrumento que permite a las artesanas elaborar maravillosas piezas artísticas en las que se plasma la riqueza cultural de las diversas regiones de la entidad, donde se practica esta técnica.

Un ejemplo de la preservación de nuestras raíces culturales es la labor que realizan Alberta y Nina, dos mujeres que desde niñas aprendieron este oficio en la comunidad Boca de la Cañada, ubicada en el municipio de Zitácuaro, el cual colinda con el Estado de México, refirió Ramírez Bedolla.

El telar de cintura se compone palos llamados enjulios, a donde se sujeta la urdimbre y la trama, hilos verticales y horizontales que respectivamente, definen el largo y ancho de cada tejido.

Posteriormente la parte superior se ata a alguna viga u objeto cercano, mientras que la parte inferior va a la cintura de la tejedora, quien con la ayuda de un palo llamado “machete” van apretando cada uno de los hilos, regularmente hechos de lana.

Es así que las mujeres mazahuas de los pueblos originarios de Michoacán, plasman su creatividad con diseños originales inspirados en plantas y animales de la región donde habitan, los cuales dan identidad a su tierra.

Este método prehispánico se empleaba para la fabricación de prendas típicas, con otros tipos de fibras, pero a la llegada de los españoles a México, también arribó el ganado ovino, de donde se extrae la lana para dar paso a diversas prendas de vestir, además de colchas, fundas para almohadas, caminos de mesa, capas para mujer, gabanes, guantes, entre muchos artículos más.

Al paso de los siglos, el tejido se ha vuelto un modo de vida principalmente para las mujeres, quienes venden sus piezas en diversos estados del país y del extranjero, con el apoyo de las instituciones del gobierno del estado, que este año ha brindado talleres, capacitación y asistencia técnica permanente a fin de especializar este oficio y fortalecer sus capacidades.

JVR