Sábado 17.04.2021 - 11:28

Tiene el primer lugar a nivel nacional

Inseguridad en Zacatecas, peor que en Ecatepec

Encuesta del Inegi revela que 94.8% de habitantes de Fresnillo y Zacatecas capital dijeron no sentirse seguros; en el mexiquense es de 89.9%

8
Policías custodian el ayuntamiento de Fresnillo, ante una protesta feminista, en noviembre.Foto: Cuartoscuro
Por:
  • Frida Sánchez

Por años, Ecatepec de Morelos, uno de los municipios más poblados de México y de América Latina, ha reportado elevados índices de inseguridad; aunque esta realidad no ha cambiado del todo, al cierre de 2020 esta zona conurbada a la Ciudad de México ya se vio rebasada por Fresnillo, Zacatecas, que incluso ocupa el primer lugar a nivel nacional.

Así lo refleja la última entrega de la Encuesta de Seguridad Urbana (ENSU) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), que posiciona a Fresnillo como el municipio más inseguro de México en el año que se fue.

El estudio estadístico reveló que, para diciembre pasado, 94.8 por ciento de las personas mayores de 18 años que viven en Fresnillo dijo que no se siente seguro en su ciudad, 3.3 puntos porcentuales más que lo reportado en septiembre. Esa localidad dejó atrás a Ecatepec, que cerró el año con 89.9 por ciento en la percepción de inseguridad.

En un análisis caso por caso, Fresnillo, conocido centro económico, industrial, turístico y cultural de Zacatecas y el país, debido a su ubicación geográfica, encabezó las listas en las que la población se sintió insegura al realizar actividades cotidianas, como acudir a un cajero automático en la vía pública o a un banco —en esta última se posicionó como el segundo peor caso, sólo detrás del municipio de Coatzacoalcos, Veracruz—.

Pero en la demarcación no sólo se trata de percepciones, de la inseguridad también dan cuenta los delitos de alto impacto, que mantienen a la población en alerta constante, incluso al propio alcalde Samuel Monreal Ávila, quien este lunes reconoció que en materia de delincuencia, el municipio “está rebasado”, luego de que se registrara una intensa balacera que dejó al menos nueve personas sin vida el pasado 17 de enero.

De hecho, uno de los delitos que más aquejó la tranquilidad de los vecinos de ese municipio para el último trimestre del año fueron los disparos con arma de fuego en los alrededores de sus hogares. El 82.7 por ciento de los encuestados lo refirió así, con lo que la ciudad se ubicó, además, en el primer lugar, por encima de municipios históricamente conocidos por esos delitos: Iztapalapa y Chimalhuacán en el Valle de México. Asimismo, ocupó la primera posición entre las ciudades donde sus habitantes consideran que en los próximos meses la delincuencia se mantendrá sin cambios o incluso empeorará, con 90.7 por ciento.

El especialista en seguridad, Jorge Alberto Lara, explicó a La Razón que las circunstancias de inseguridad, incidencia delictiva y violencia que se viven en Zacatecas no sólo se han mantenido, a parte se observan nuevas modalidades, “como los delitos en contra del patrimonio de las personas a través de extorsiones o suplantación de identidad”.

A pesar de que las autoridades locales dijeron que la incidencia delictiva iba a ceder con la pandemia del Covid-19, dijo el experto, “lejos de disminuir vemos que persiste una circunstancia de incapacidad por parte de las autoridades”.

Lara Rivera aseguró que indiscutiblemente las unidades municipales tienen injerencia y obligaciones para con el clima de violencia que vive el territorio en cuestión; sin embargo, no se puede dejar afuera a los otros dos órdenes de gobierno ante los hechos, ya que se trata de una responsabilidad compartida.

“Constitucionalmente el municipio tiene facultad de la seguridad pública, de hecho la policía es correspondiente al municipio, pero también de la información que se genera en el propio municipio debe ser compartida y producto de análisis con la policía estatal”.

La Encuesta de Seguridad Urbana (ENSU) del Inegi también notó un aumento en la percepción de la inseguridad en la capital zacatecana en diciembre pasado, 7.2 por ciento más que en septiembre, la medición previa inmediata.