Hace llamado para dejar atrás diferencias

Ni con las miradas se encuentran

Coinciden el fiscal y el gobernador de Morelos en inauguración de instalaciones de la Fiscalía; Uriel Carmona pide dejar atrás diferencias; éstas se pueden interpretar como ingobernabilidad, afirma

Coinciden el fiscal y el gobernador de Morelos en inauguración de instalaciones de la Fiscalía; Uriel Carmona pide dejar atrás diferencias.
Coinciden el fiscal y el gobernador de Morelos en inauguración de instalaciones de la Fiscalía; Uriel Carmona pide dejar atrás diferencias.Foto: Cuartoscuro
Por:
  • Yulia Bonilla

En medio de los desencuentros y acusaciones que se han lanzado mutuamente, el gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, y el fiscal estatal, Uriel Carmona Gándara, se reunieron ayer durante un evento convocado por la Fiscalía General de la entidad.

Blanco Bravo asistió como invitado a la inauguración de la sede de la Fiscalía de Investigación de Delitos de Alto Impacto (FIDAI), donde estuvo a lado del fiscal, a quien en días pasados acusó de entorpecer investigaciones de denuncias relacionadas con delincuencia organizada.

El encuentro entre ambos funcionarios, quienes por breves momentos apenas se miraron de frente, aunque nunca estrecharon los puños, fue frío, distante.

El martes, durante una gira de trabajo por el municipio de Jantetelco, el mandatario estatal reafirmó su falta de confianza en la Fiscalía estatal para manejar una investigación en su contra por presuntos nexos con el crimen organizado, razón por la cual un día antes acudió ante la Fiscalía General de la República (FGR) para interponer una denuncia contra quien resulte responsable por “una guerra sucia” en su contra.

Ahí, el gobernador aseguró que existen videos y pruebas sobre un presunto pacto que hicieron el exmandatario Graco Ramírez y el exsecretario de Seguridad Pública, Alberto Capella, con Santiago Mazari Hernández, El Carrete, líder del grupo criminal Los Rojos. El fiscal es identificado como personaje cercano a Graco Ramírez.

En respuesta, Uriel Carmona aseguró que las declaraciones del gobernador se deben a que en la dependencia bajo su cargo nadie pasa por encima de la ley, sin importar si es un “servidor público de cualquier nivel”; además, sostuvo que como “no estamos subordinados a ningún otro poder”, resultan “incómodos”.

Tras este intercambio de señalamientos, durante su intervención en el evento de ayer y frente al gobernador, el fiscal hizo un llamado a dejar atrás las diferencias para combatir la delincuencia e inseguridad.

“Hago un llamado a la unidad entre morelenses, entre seres humanos, para que nos unamos, vayamos en el mismo sentido contra la delincuencia y la inseguridad, que es nuestro enemigo en común. Si mandamos un mensaje de que entre autoridades somos adversarios, eso solamente puede interpretarse como ingobernabilidad y eso lo capitaliza la delincuencia. Unámonos, trabajemos juntos, seamos responsables, dejemos atrás nuestras diferencias”, dijo, sin hacer alusiones directas.

Durante la develación de la placa conmemorativa de las nuevas instalaciones de la FIDAI, así como en el resto del evento durante el cual permanecieron sentados uno junto al otro, su interacción fue distante, a diferencia de los saludos y abrazos que intercambiaron con los demás invitados, junto a quienes se tomaron varias fotografías.

Al evento también acudió el presidente de la Mesa Directiva del Congreso del estado, Francisco Erik Sánchez Zavala, legislador a cargo de exponer la demanda de 11 diputados de oposición para que las autoridades estatales y federales investiguen una fotografía que salió a la luz en días pasados, en la que Cuauhtémoc Blanco posa junto a tres líderes de grupos delictivos antagónicos.

RFH