• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
unam, universidad, alumnas, paro, facultad, ffyl, vigilancia

En la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) no existe procedimiento para forzar a los académicos señalados como presuntos agresores sexuales a pedir licencias mientras son investigados, señaló Bertha Guadalupe Rodríguez Sámano, secretaria general de la Asociación Autónoma del Personal Académico de esa casa de estudios (AAPAUNAM).

Esto, luego de que Eduardo López Betancourt, presidente del Tribunal Universitario de la Universidad Nacional Autónoma de México, exhortara a los académicos a darse de baja como una medida para destrabar los conflictos que mantienen en paro a tres planteles de la universidad desde noviembre del año pasado.

Te puede interesar: Sigue en paro la FFyL pese a que acceden a demandas

En este sentido, la dirigente del organismo representativo de los académicos universitarios, destacó que se tiene que seguir el procedimiento legal para que todas aquellos señalamientos en contra de algún académico tengan una denuncia formal ante las instancias jurídicas correspondientes, de tal manera que se pueda aplicar el proceso como se establece en la legislación universitaria —en el contrato colectivo del trabajo—, y se le puedan otorgar a esos académicos las medidas precautorias “para salvaguardar su seguridad jurídica”. 

“Tú no puedes obligar a un académico a que se retire cuando no hay una denuncia. Hay que cuidar la presunción de inocencia, el dicho en un tendedero, en un comentario anónimo; para que nosotros podamos actuar con el debido proceso y podamos salvaguardar los derechos del personal académico como sindicato, tiene que haber una denuncia formal para poder saber de qué se le acusa”, aseguró, en entrevista con La Razón

“Tú no puedes obligar a un académico a que se retire cuando no hay una denuncia. Hay que cuidar la presunción de inocencia, el dicho en un tendedero, en un comentario anónimo”

Bertha Rodríguez Sámano

Secretaria general de la AAPAUNAM

La representante académica señaló que para retirar a alguien de un cargo tienen que estar “perfectamente determinadas las razones”, pues hay una gama “enorme” dentro de los hechos que califican como violencia de género, por lo que consideró que la opinión de López Betancourt, publicada por La Razón en su edición de ayer, es “una sugerencia que queda al libre albedrío de cada una de las personas que se sientan afectadas”.

Pese a ello, aseveró que no se debe tolerar la violencia de ningún tipo dentro de la universidad, y señaló que desde todas las trincheras se labora para erradicar la modalidad por razones de género.

“Todos estamos en la misma consonancia: no debe haber violencia de género, estamos en contra de la violencia de género, es una situación en donde no hay controversia al respecto con los sindicatos”, dijo. 

Respecto al conflicto que mantiene en paro tres planteles, consideró que se necesita voluntad tanto de las autoridades como de las paristas para llegar a un equilibrio que resuelva las demandas.

“No se ha podido llegar a una serie de acuerdos, pero por párrafos, por párrafos en los cuales a veces los estudiantes no están de acuerdo, a veces las autoridades no lo están; hay que encontrar un equilibrio y la verdad es que no es sencillo”, mencionó, y destacó que la universidad hará lo necesario para recuperar el tiempo de clases perdido por las protestas.

“Está en riesgo de que se pierda el semestre, el señor rector (Enrique Graue) lo dijo; me parece que en la asamblea que tuvo con la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL) mencionó que hay tiempos jurídicos que no se pueden recuperar y eso es cierto. Que se recuperen los calendarios, hay maneras de hacerlo y seguramente la universidad, por el bien de la comunidad, hará lo conducente para evitar que el semestre se pierda; sin embargo, el tiempo no se recupera. Habría que terminar lo más pronto posible este conflicto”, señaló.