Hay un muerto, un herido y 10 desaparecidos en Tlalnepantla

Chiquihuite se desgaja y sepulta 4 casas; por riesgo evacuan 130 más

Caen toneladas de piedra del cerro en la colonia Lázaro Cárdenas; vecinos oyen tronidos previo al deslave; días antes veían cascadas de agua; lluvias y el sismo pudieron causar el deslizamiento, dice Del Mazo; apoyan GN, Ejército, binomios caninos...; buscan estabilizar zona

1-1
La vista del desgajamiento del cerro y las viviendas sepultadas, ayer.Foto: Cuartoscuro
Por:
  • Eduardo Cabrera

Parecía un viernes normal para los habitantes de Lázaro Cárdenas, en Tlalnepantla, Estado de México. Nublado, pero al menos las lluvias habían dado un respiro. Cerca de las 2 de la tarde, la tierra vibró con un fuerte impacto que sacó a muchos de sus casas.

En la vivienda de Jimena Álvarez todos corrieron hacia la calle. Pensaron que era otro temblor, aunque se extrañaron de no haber escuchado la alarma. Al salir, el panorama fue devastador: el cerro del Chiquihuite se había desgajado y cubierto de tierra y escombros cuatro casas de al menos cuatro pisos.

“Estábamos viendo la televisión cuando sentimos que se movió el piso. Después escuchamos como una explosión y cuando salimos, vimos el cerro que se había venido abajo, se cayó encima de las casas. Cuando nos acercamos escuchamos los gritos de auxilio”, cuenta Jimena, quien vive en la colonia El Mirador, a dos cuadras de la calle Chimalhuacán, donde fue el derrumbe.

A unos metros, los gritos de auxilio se confundían con el estruendo de la gente que, como Jimena, estaban entre consternados y temerosos de que el cerro siguiera desgajándose.

Personal de emergencias labora en el lugar del desgajamiento, ayer.Foto: Cuartoscuro

“Últimamente con las lluvias han bajado cascadas. Hay días que baja el agua con una gran fuerza y esto del cerro es una de las consecuencias. Hace días ya habíamos visto chorros de agua que salían de lo alto del cerro y daban en los techos de las casas”, dijo Jimena a La Razón.

Para los habitantes de Lázaro Cárdenas y El Mirador es común que estas “cascadas” bajen del cerro, pero en esta ocasión es diferente, porque es mayor el agua y viene con mayor intensidad. Según los vecinos, hace cinco años una parte del cerro se abrió cinco metros, por ello, avisaron a las autoridades, quienes fueron a revisar, pero no hubo mayor respuesta.

Estábamos viendo la TV cuando sentimos que se movió el piso. Después escuchamos como una explosión y cuando salimos, vimos el cerro que se había venido abajo, se cayó encima de las casas. Cuando nos acercamos escuchamos los gritos de auxilio

Jimena Álvarez, Vecina de Lázaro Cárdenas

“La piedra que se cayó ahora es de esa parte que ya estaba abierta, nosotros lo advertimos, pero no se hizo caso. Ahora tenemos miedo”, afirma Jimena.

Al lugar llegaron cuerpos de rescate y binomios caninos que de inmediato comenzaron las labores de búsqueda y auxilio. Bomberos, soldados, rescatistas, paramédicos y el cuerpo de topos subieron a lo alto del cerro para comenzar los trabajos, pero la pendiente y el exceso de tierra y rocas dificultó su ascenso.

A un costado de la zona devastada, una vecina de la casa contigua al derrumbe veía entre lágrimas cómo su patrimonio se desvaneció en cuestión de unos minutos, luego de que su hogar se recargó en las piedras.

Distintos cuerpos de auxilio fueron desplegados en el Cerro del Chiquihuite para realizar labores de búsqueda y rescateFoto: Eduardo Cabrera Cruz

A lo lejos se escuchaba el grito de: “¡silencio!, y como un trágico recuerdo del sismo de 2017, los rescatistas y vecinos levantaron la mano en señal para callar a los presentes porque se escuchó un grito debajo de las rocas. Una mujer fue rescatada de los escombros y de inmediato fue traslada a un hospital, entre los aplausos de habitantes y rescatistas.

A un costado, una mujer suplicaba a gritos que encontraran a su familiar, por lo que el personal de auxilio la llevó a otro sitio para calmarla, mientras que otras personas preguntaban en qué podían ayudar. Pero la orden tajante llegó de un elemento de la Guardia Nacional: “váyanse por favor, necesitamos que se trasladen a otro sitio o albergue, no pueden estar aquí, vamos a meter maquinaria pesada y el cerro puede desgajarse más, aún hay mucho riesgo de que se deslave”.

Distintos cuerpos de auxilio fueron desplegados en el Cerro del Chiquihuite para realizar labores de búsqueda y rescateFoto: Cuartoscuro

Un elemento de Protección Civil de Tlalnepantla secundó: “sí, es necesario evacuar, el lugar está muy débil, las lluvias y el sismo pudieron causar esto; el cerro está totalmente agrietado, y no solo corren peligro ustedes, sino todas las colonias que están debajo del cerro”.

A pesar de las advertencias, muchos no quisieron abandonar sus hogares por el temor de rapiña, pues, aseguran, es una zona con mucha delincuencia.

Para María Jimena Flores era mejor arriesgarse a quedarse, que irse y perder sus pertenencias: “no nos vamos a salir, porque la zona es de alto nivel delictivo, hay mucho robo y no queremos que nos quiten lo poquito que tenemos”.

Cerro del ChiquihuiteFoto: Cuartoscuro

El padre de María Jimena la secundó: “tememos que la Guardia Nacional y los militares se vayan a ir en la noche y dejen sola la colonia y se metan las personas a robar”.

Pero el Ejército ya empezaba a acordonar la zona para evitar la entrada de curiosos que entorpecieran las labores de búsqueda, y un elemento de Protección Civil, con un altavoz, casi rogó a los vecinos que se dirigieran a los albergues.

En las calles aledañas, algunos comenzaron a salir de sus casas con sus mochilas al hombro, en la que portaban ropa o algún documento. Una mujer de la tercera edad, que no puede caminar, fue trasladada en camilla a una zona segura.

En esta tragedia, como ha sucedido en los sismos, la solidaridad de la gente se hizo presente. En autos particulares, varias personas llegaron con cajas de tortas, agua y refrescos para regalarlos a quienes participaban en las labores de rescate.

“Cómase una tortita”, “tómese un refresco”, “esto es para usted”, “gracias por ayudarnos”, se les escuchó decir.

Cerro del ChiquihuiteFotos y videos: Eduardo Cabrera

Otros, con picos y palas, se acercaron a ayudar en el retiro de los escombros en sitios donde podían, para no obstaculizar el trabajo de los expertos.

Los vecinos de esta zona recordarán este septiembre como la tragedia que los enlutó. Mientras la mayoría pasó la peor madrugada de sus vidas, esta mañana se reanudaron las labores para localizar a los 10 desaparecidos.

  • El dato: Por la noche se confirmó que en total 130 viviendas debieron ser evacuadas ante el riesgo de que se presenten nuevos derrumbes.

Confirman un muerto y 10 desaparecidos por derrumbe

Al menos una persona falleció y 10 desaparecieron luego de que una ladera del cerro El Chiquihuite, en el municipio de Tlalnepantla, Estado de México, se desgajó y derrumbó cuatro casas ubicadas en sus faldas, en la tercera sección de la colonia Lázaro Cárdenas.

Los desaparecidos son seis adultos y cuatro menores de edad. Por la tarde-noche se logró el rescate de una mujer, que fue trasladada a un hospital.

El derrumbe se produjo aproximadamente a las 14:00 horas de ayer, luego de que una roca de al menos cinco toneladas de peso cayera sobre las casas que se encuentran en la parte alta de la colina.

El gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, aclaró que es temprano para señalar las razones del incidente, luego de que circularon versiones de que pudo ser provocado por las intensas lluvias de días pasados, así como por el sismo de 7.1 grados en la escala de Richter que se produjo el 7 de septiembre.

El gobernador Del Mazo, en la zona siniestrada, ayer.Foto: Especial

Entrevistado en el lugar, aseguró que los trabajos de búsqueda y rescate continuarán, ya que pueden encontrarse más personas bajo los escombros: “es temprano para decirlo pero es probable que tanto el sismo como las lluvias tan intensas que hemos tenido en días y semanas, hayan afectado y por ello el deslave”.

Comentó que son 80 viviendas las que van a requerir desalojar para proteger a sus habitantes y prevenir cualquier tipo de incidente, además de que se está realizando un censo de personas. Añadió que tres albergues fueron habilitados para que acudan las familias y prevenir un riesgo mayor. Éstos son El Puerto, la Iglesia del Sagrado Corazón y El Caracol, dónde se habilitaron colchonetas y alimentos.

Al lugar llegaron elementos de la Cruz Roja, ERUM, Ejército, Protección Civil del Estado de México, Ciudad de México y Tlalnepantla, cuerpos de seguridad estatal y Guardia Nacional, así como elementos del Grupo Topos, especialistas en rescate de personas, y binomios caninos.

El alcalde de Tlalnepantla, Raciel Pérez Cruz, aseguró que se requiere de un dictamen técnico para determinar las causas del derrumbe, aunque aclaró que el cerro del Chiquihuite está contemplado en el Atlas de Riesgo de la entidad.