Hay capacidad hospitalaria, pero no personal, dice gobernador

Por falta de manos Durango enrola a estudiantes sin título en hospitales

Señala Rosas Aispuro dificultad para atender aumento de pacientes Covid en su entidad hoy en rojo; hay personal de salud que no quiere trabajar; capacitan fast track a egresados de enfermería para ampliar capacidad; en Guanajuato y Tamaulipas pega migración de enfermos del sector privado

4
En Escobedo, Nuevo León, unas 200 personas acudieron, ayer, a realizarse una prueba serológica después de haber estado contagiados de Covid; ello, para determinar el nivel y porcentaje de inmunidad de la población por sectores.Foto: Cuartoscuro
Por:
  • Jorge Butrón

El incremento de hospitalizaciones a causa de Covid-19 ha provocado la carencia de personal médico y medicinas en Durango, por lo que se ha tenido que recurrir a contratar estudiantes sin título porque el personal de salud “no quiere trabajar”, afirmó el gobernador José Rosas Aispuro. En tanto, en Guanajuato y Tamaulipas, las autoridades reportan un aumento en el número de pacientes en hospitales públicos que acuden a éstos cuando ya no pueden pagar la atención en los privados.

En Durango, la falta de personal médico ha ocasionado un problema en la atención de pacientes Covid, ya que los profesionales de la salud no quieren atender a los enfermos con el virus o trabajar en los hospitales ya reconvertidos; por ello, se han visto en la necesidad de contratar a egresados de la carrera de enfermería sin título, pero con su carta de terminación de estudios, para hacerle frente a la demanda, dijo el mandatario Rosas Aispuro, en entrevista con La Razón.

“No hay quien quiera trabajar y eso ha sido muy difícil; por ello, buscamos cómo capacitar a jóvenes recién egresados en el área de enfermería. La parte de enfermería lo estamos haciendo con gente que ya tenga la carta de terminación de estudios y no necesariamente el título, ya que estamos haciendo un esfuerzo para ampliar la capacidad de atención”, subrayó.

El Ejecutivo estatal dijo que la medida está enfocada a que los jóvenes ayuden en labores de enfermería donde faltan “manos” para ayudar a los pacientes.

En Durango sí tenemos camas disponibles, ventiladores y monitores, lo que no tenemos es el suficiente personal para abrir más camas y con ello, atender más personas. No hay quien quiera trabajar y eso ha sido muy difícil; por ello, buscamos cómo capacitar a jóvenes recién egresados

José Rosas Aispuro, Gobernador de Durango

“En el caso de Durango si tenemos camas disponibles, ventiladores y monitores, lo que no tenemos es el suficiente personal para poder abrir más camas y con ello, atender más personas. Ese es nuestro reto ahora en la entidad y no es muy diferente lo que pasa con el resto del país, ya que tenemos déficit de personal de salud y andamos escasos. Yo tengo confianza de que podamos contratar y no hemos podido reclutar, pero ahí vamos y estamos viendo cuantos podremos necesitar”, destacó.

El mandatario aclaró que no hay medicamentos para pacientes intubados y para los que no necesariamente lo estén, pero que necesiten de medicinas contra diferentes dolencias.

En Guanajuato, el mayor problema es que los hospitales privados mandan a los pacientes cuando ya están muy graves, lo que aumenta la capacidad de los nosocomios del estado, aseguró Daniel Díaz, secretario de Salud estatal.

Otro de los escenarios que se prevén, es que, al no atender las medidas sanitarias, la gente comience a acudir a los hospitales cuando sus síntomas ya sean muy graves, lo que también generará un aumento en la capacidad hospitalaria del estado.

“Uno de los problemas que vamos a tener es que las personas van a comenzar a ir a los hospitales a medida que aumenten los contagios al temer síntomas por Covid-19; sin embargo, lo mejor que pueden hacer las personas es seguir las medidas preventivas y quedarse en sus casas, pues de lo contrario aumentará la capacidad”, destacó.

La secretaria de Salud en Tamaulipas, Gloria Molina, dijo que sufren el mismo problema que Guanajuato: traslado de pacientes de hospitales privados a públicos, pues al ya no contar con dinero, “se pasan a los hospitales públicos, lo que genera aumentos en hospitalizaciones”.

La funcionaria dijo a este diario que se tienen que fortalecer las medidas sanitarias de prevención entre la ciudadanía siguiendo las medidas sanitarias, antes de llegar a un escenario como el de julio pasado, cuando se tuvieron hasta 2 mil 400 contagios en una sola semana.

Gráfico

“En este momento si no hacemos nada para que continúe como está o disminuya, vamos a llegar a nuestro peor escenario, que fue en la semana 30 en julio, en donde tuvimos 980 pacientes hospitalizados y tuvimos en esa semana 2 mil 403 casos”, explicó.

Durante la quincena del 20 de noviembre al 4 de diciembre, el semáforo de riesgo Covid-19, contempló a Durango en semáforo rojo y su gobernador, José Rosas Aispuro, dice que permanecerá así mientras no bajen los contagios en la entidad; mientras que en Guanajuato el semáforo se mantiene en color naranja y en Tamaulipas en amarillo, aunque la ola de contagios en el norte podría cambiar la situación.

Rosas Aispuro y los secretarios de Guanajuato y Tamaulipas, coincidieron en que la saturación se ha dado porque se han incrementado los contagios y ahora se tiene mayor probabilidad que una persona requiera estar en un hospital, pues de cada 10 personas que se contagian, cuando menos tres van a requerir alguna atención, por ello es obvio el incremento la demanda en los hospitales.

“Debemos sumar esfuerzos y mantener la coordinación entre las entidades federativas y el Gobierno federal para trabajar en un mismo objetivo, que es tener capacidad para atender a cualquiera que requiera una hospitalización”, dijo el gobernador de Durango.

Además, se tiene como problema el sobrecosto de algunos medicamentos, pues en algunos casos, los analgésicos han aumentado de cien a mil pesos, lo que también genera impacto en las finanzas de las entidades.

  • El dato: Según la Secretaría de Salud, 8 entidades rebasan el 53% de ocupación de camas de hospitalización general y 5 estados superan el 54% de camas de hospitalilzación con ventilador.