Jueves 28.05.2020 - 06:14

Espana, clave en casos emblematicos contra corrupcion en Mexico

España, clave en casos emblemáticos contra corrupción en México
Por:

En lo que va del sexenio de López Obrador, instancias judiciales de España han colaborado con las autoridades de México en al menos tres casos emblemáticos contra las corrupción en México.

Así lo demuestran las detenciones de Alonso Ancira y Emilio Lozoya Austin, el primero detenido en una de las Islas Baleares de España en el Mediterráneo, a solicitud de las autoridades mexicanas y con fines de extradición.

Caso similar al del otrora prófugo ex director de Pemex, quien fue aprehendido por elementos de la Policía española la mañana de este miércoles 12 de febrero en Málaga, mediante una ficha roja que giró la Interpol, con fines de extradición a México.

Quizá te interese: Protegido por la mafia, Lozoya vive en Rusia: García Soto

Otro caso significativo es el de Juan Collado, conocido como el abogado del poder por su cercanía a los más altos círculos económicos y políticos en México, a quien la justicia de Andorra embargó más de 84 millones de dólares acusado de asociación delictuosa y lavado de dinero.

El negocio entre Altos Hornos de México y Pemex

El director de Altos Hornos de México fue arrestado por agentes de Interpol, tras su vinculación con pagos ilegales de la compañía brasileña Odebrecht al exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya.

Su arresto se dio un día después de que la Unidad de Inteligencia financiera (UIF), a cargo de Santiago Nieto, congelara las cuentas de Lozoya y de Altos Hornos.

Ancira también está vinculado con la presunta venta irregular en 2013 de la empresa Agro Nitrogenados a Pemex, cuando la petrolera era dirigida por Lozoya Austin.

En 2014, Pemex anunció que había comprado a Altos Hornos de México “Agro Nitrogenados”, una empresa de fertilizantes que tenía más de diez años sin operar, definida por especialistas como “chatarra”, y cuya compra le costó a la petrolera 475 millones de dólares, los cuales pagó Pemex estando bajo la dirección de Emilio Lozoya.

Collado, abogado de Deschamps y EPN

Juan Collado, abogado del expresidente Peña Nieto y del líder petrolero Romero Deschamps, fue detenido por agentes de la FGR en un restaurante de Lomas de Chapultepec, en la CDMX, acusado de delincuencia organizada y lavado de dinero.

De acuerdo con la Fiscalía General de la República (FGR), el litigante, que tramitó el divorcio de Enrique Peña Nieto de su exesposa Angélica Rivera, tenía una orden de aprehensión por su probable responsabilidad en delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Además de las investigaciones que se le siguen en México, la justicia de Andorra ordenó embargar más de 84 millones de dólares al abogado mexicano Juan Ramón Collado, por los delitos de asociación delictuosa y blanqueo de capitales.

Tres meses después de su detención en la Ciudad de México, razón por la que está preso en el Reclusorio Norte, la Fiscalía de España reactivó una investigación que inició en marzo de 2015, que derivó en el congelamiento de una cuenta de la Banca Privada d’Andorra (BPA) por presunto blanqueo de capital.

Quizá te interese: Hermana de Lozoya impugna negación de amparo para evitar ser detenida

Esta investigación se encontraba archivada luego de que autoridades mexicanas, en el sexenio de Enrique Peña Nieto, remitieran a la magistrada Canòlic Mingorance un expediente en el que se argumentó el no ejercicio de acción penal, al no comprobar que el dinero fuera de origen ilícito.

Sin embargo, el principado de Andorra activó una alarma después de que el jurista transfiriera seis días antes de su aprehensión 11.6 millones de dólares a una cuenta en Madrid.

La jueza Maria Àngels Moreno emitió una petición de auxilio judicial a México, para solicitar información sobre la causa que se sigue contra el abogado y su presunta vinculación a proceso.

Asimismo, como parte de las investigaciones se detalló que Collado movió 120 millones de dólares a través de 24 cuentas en el BPA entre 2006 y 2015, cuando el principado era considerado un paraíso fiscal.

jmg