Discusión del presupuesto, definitoria

Alfaro cuestiona centralismo y polarización; pide a AMLO rectificar

El gobernador de Jalisco advierte escenario catastrófico con golpe de 9 mmdp en PEF a su estado; se afecta seguridad, educación, infraestructura, dice a La Razón; Señala que confrontar entre buenos y malos puede afectar la estabilidad democrática y la gobernabilidad; espera del Presidente que no cese transformación

Enrique Alfaro
[MISSING]binding.image.descriptionFoto: Cuartoscuro
Por:

El Gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, se escucha vehemente al otro lado de la línea cuando, tras dejar clara su inconformidad por el proyecto de Presupuesto de Egresos en el que se prevé le quiten nueve mil millones de pesos a su entidad, reprueba también el ambiente de confrontación cuyos alientos remite al Gobierno federal.

“Plantear una realidad política de buenos y malos en México es un grave error y puede traer consecuencias muy serias a la estabilidad democrática, y a la gobernabilidad del propio país”, advierte.

En entrevista con La Razón, afirma, sin embargo, que espera del Ejecutivo “capacidad de rectificación”, sobre todo en un momento de emergencia como el que atraviesa actualmente el país. En ese sentido, anticipa que las próximas semanas —durante la discusión del Presupuesto— serán decisivas y definitorias para el propósito de “reconstruir este ambiente tan deteriorado en lo político”.

“El Presidente es muy inteligente y sin duda uno de los políticos más formados, más completos del país, un líder social que está impulsando una transformación que yo sí creo que era inaplazable en México, pero creo que está haciéndolo por el camino equivocado".

“Sí espero del Presidente capacidad de rectificación; un alto en el camino para tratar de replantear muchas cosas. Que corrija la apuesta que está tomando a través de la polarización”, acota.

En la charla telefónica, quien ha optado por moverse políticamente por caminos alternos a los marcados por la 4T, es crítico sobre el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación —en el que se plantea restarle fondos para campo, mantenimiento carretero, medicinas para niños con cáncer y sueldos de maestros—; califica su diseño como “una manera de regresar a lo peor del centralismo mexicano, que no le conviene a la patria”.

Señala que el proyecto de gasto debe ser una palanca fundamental para la reactivación económica, y resultado de una estrategia compartida con los estados.

En la conversación Alfaro enfatiza el éxito de su estrategia contra la pandemia del Covid-19 —motivo de diferendos— que contrasta con la federal, y da cuenta de que actualmente Jalisco ya está reactivado al 90 por ciento.

Por haber parado actividades a tiempo, haber tomado medidas preventivas que algunos consideraron exageradas, como el hacer obligatorio el uso del cubrebocas, apostar por hacer más pruebas, se nos ha dado la razón con el paso del tiempo

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell ha señalado que en el caso de Jalisco existe una meseta. Es decir, que todavía no hay un descenso constante de los casos. Hemos mantenido una condición de estabilidad con tendencia a la baja ya desde hace algunas semanas. Jalisco ha ido enfrentando la emergencia sanitaria con definiciones tomadas desde lo local. Para nosotros la posición que ha asumido el Gobierno federal en sus relaciones con las entidades federativas ha sido muy desafortunada. No hay, en ese sentido, ninguna definición que se tome desde el ámbito federal que marque la agenda que las autoridades sanitarias estamos atendiendo aquí en el estado. Estamos en un momento en el cual, aunque la tendencia es ligeramente a la baja, debemos mantener todas las precauciones, no podemos bajar la guardia. De parte de la Federación lo que hemos visto es un ánimo de mandar señales de que en Jalisco las cosas están más difíciles de lo que en realidad están, pero es un asunto que nos tiene sin cuidado.

Gráfico

EL TIEMPO NOS DIO LA RAZÓN

En ese punto el Gobernador de Jalisco compara las cifras de su entidad con las de la Ciudad de México. Mientras la tasa de contagios en todo lo que va de la emergencia sanitaria por cada 100 mil habitantes es de 1,378 casos en la capital, en su entidad es de 315, refiere. En cuanto a tasa de mortalidad, apunta que la CDMX está en 133 mientras Jalisco se ubica en 38.

“Por haber parado actividades a tiempo, haber tomado medidas preventivas que algunos consideraron exageradas, como el hacer obligatorio el uso del cubrebocas, apostar por hacer más pruebas, se nos ha dado la razón con el paso del tiempo”, asegura.

Sostiene que fue esa misma estrategia la que ha permitido tener una reactivación ya del 90 por ciento de la actividad económica, aunque también aclara que tendrá que ir con cuidado en cada decisión para reactivar el 10 por ciento que falta.

“Jalisco tiene ya cuatro meses en el proceso de reactivación económica. Si tú revisas los datos del empleo formal, en el mes de agosto la Ciudad de México todavía perdió cinco mil 465 empleos. Jalisco ya generó en ese mismo mes 15 mil 861 y nos convertimos en la segunda entidad que más está generando a nivel nacional”, dijo.

Explicó que su sistema hospitalario nunca rebasó el 40 por ciento de ocupación —“incluso ahora es de 21 por ciento”—. En cuanto a pruebas, aclaró que en su entidad se optó por la aplicación de un modelo mixto de pruebas PCR y pruebas rápidas denominado Radar Jalisco.

“Un modelo de búsqueda y seguimiento epidemiológico y no un modelo pausado y aleatorio como el Modelo Centinela, que fue el que desarrolló el Gobierno federal”, manifestó.

“Claro que hay diferencias en cómo hemos enfrentado la emergencia, y aunque las comparaciones en este asunto son muy complicadas y son a veces difíciles, los números demuestran que en Jalisco se ha hecho lo correcto”.

El Presidente es muy inteligente y sin duda uno de los políticos más formados, más completos del país, un líder social que está impulsando una transformación que yo sí creo que era inaplazable en México, pero creo que está haciéndolo por el camino equivocado

¿Qué le señalaría a la estrategia federal para el tema de la reactivación? El Gobierno federal nunca tuvo la capacidad de articular una estrategia de escala nacional en materia de salud pública. Y esa falta de comunicación y voluntad para construir una estrategia, que también tomara en cuenta las opiniones desde lo local, fue sin duda, o es, parte de lo que explica por qué algunos pudieron hacer mucho más que otros.

Yo esperaría que en la reactivación económica se corrigiera esa actitud. Que la Federación tuviera la voluntad para construir una estrategia compartida, que hiciera, de entrada, del presupuesto federal una de las palancas fundamentales para la reactivación, porque me parece que el diseño que se hizo del (proyecto de) Presupuesto no tiene nada que ver con esa idea.

Habría que intentar, una vez más, invitar a la Federación a que la estrategia para que nuestra economía pueda construirse en un ánimo de acuerdo y de coordinación, no en un ambiente de confrontación. Los estados que estamos llevando sobre nuestros hombros una carga importante de la reactivación económica, lo único que pedimos es el mínimo de apoyo y solidaridad de la Federación para poder cumplir mejor con nuestra tarea.

Se refiere al presupuesto para los estados, que trae una merma. ¿Cuál es la petición precisa de Jalisco?, ¿que se respete el que tuvo el año anterior o implica una reformulación general del Presupuesto? Es un poco de las dos cosas. Nosotros lo que planteamos es que el modelo de redistribución de los recursos de la nación y el diseño del modelo del Acuerdo Fiscal están rebasados por la realidad, pero entendemos que ése es un asunto que se tiene que abordar en el mediano plazo.

Se necesita la Convención Nacional y un nuevo pacto fiscal, pero eso tendrá que ser el año próximo.

El segundo planteamiento tiene que ver con lo inmediato, con el Presupuesto de Egresos del próximo año. Ahí lo que estamos proponiendo es un asunto muy sencillo: el presupuesto federal crece en términos reales 0.3 por ciento y los estados estaremos recibiendo, según la iniciativa que envió el Presidente, 5.5% menos que el año pasado. ¿Por qué si el presupuesto crece, —aunque sea poquito, pero crece— a los estados nos están quitando recursos?

Lo que nosotros estamos diciendo es que se tiene que garantizar, mediante un mecanismo de compensación, que los estados puedan recibir cuando menos lo mismo que este año.

PROBLEMAS MUY SERIOS

De acuerdo con Alfaro, este año Jalisco tuvo a causa del Covid-19 un desajuste presupuestal de tres mil 500 millones de pesos, y el año próximo estarían quitándole unos nueve mil millones en términos reales. “Nos van a meter en un problema muy serio”, advierte.

En ese sentido, reprueba que el Gobierno federal construya un discurso “con el que lo que se busca es llevar la discusión hacia otro lado, diciendo que los gobiernos tenemos que ahorrar y que tenemos que ser austeros para que el dinero se ajuste. Eso lo damos por sentado, eso lo hemos hecho desde un principio en este gobierno”.

“Lo que tenemos que decirle al Presidente es que los recursos que nos están quitando nada tienen que ver con el gasto corriente o con los ‘lujos del gobierno’. Los recursos que nos están quitando son para el campo, para mantenimiento carretero, para comprar medicinas para niños con cáncer, para poder pagarle su sueldo a los maestros”, enfatiza.

“Si no entendemos de qué estamos hablando, el debate puede perderse en discursos políticos. Lejos de un ánimo de confrontación lo que queremos es que Jalisco reciba lo mínimo indispensable para cumplir con nuestra responsabilidad”, señala.

Este debate que los gobernadores están planteando es un tanto cuesta arriba, porque el poder presidencial y el del partido mayoritario en el Congreso pudiera no respaldarlos en este caso. Sí, lo es. Y habrá que ver la posición de los diputados, particularmente de Morena. Tendrían que tomar una definición: si están ahí representando a la gente, a sus estados, a su población o están representando la agenda de un partido político. Pero es un asunto que lejos de convertirse en un ejercicio de medición de fuerzas debería ser una oportunidad de reconstruir la comunicación y el diálogo republicano, que debería imperar en este país.

Yo no estoy tratando de ganarle al Presidente, ni creo que ningún gobernador esté tratando de ganarle al Presidente una votación en el Congreso. Lo que estamos tratando es decirle al Presidente es que ese diseño presupuestal es una manera de regresar a lo peor del centralismo mexicano, que eso no le conviene a la patria.

La situación actual… Nosotros entendemos que estamos ante un escenario de limitaciones presupuestales, pero no podemos comprender cómo en el presupuesto se elimina el Fortaseg (Programa de Fortalecimiento para la Seguridad), que es el fondo para fortalecer a las policías municipales que tantas necesidades tienen. No puedo entender cómo en el presupuesto se elimina el Fondo Metropolitano, que era una herramienta fundamental para hacer la infraestructura necesaria para fortalecer la competitividad de las grandes metrópolis del país. No puedo entender cómo en el presupuesto eliminan las escuelas de tiempo completo, que es una apuesta muy importante en materia educativa. No puedo entender cómo se elimina un fideicomiso como el Fonden que concentraba los recursos para las emergencias y los desastres naturales. Es un sinsentido que nosotros esperamos que se pueda corregir y no lo hacemos, insisto, con un ánimo de confrontación ni de medición de fuerzas, pero sí en un ejercicio crítico de nuestra parte para llamar la atención y decirle al Presidente que esa propuesta de presupuesto no le sirve al país.

Es un grave error el ambiente de confrontación generado con la Iniciativa Privada (...) Empresarios abusivos, corruptos y ladrones claro que los había, y los hay, pero no son la mayoría de los empresarios mexicanos

Algunas opciones que se manejan parecen tener un tono político, por ejemplo que las obras principales que lleva a cabo el Gobierno federal pudiesen ser canceladas o retrasadas. Centrarnos en eso sería un error. Lo que podríamos plantear sería un ajuste en términos de los montos asignados a algunos proyectos prioritarios del Gobierno federal. Se vale que el Gobierno federal defienda sus proyectos, pero también que hay otros proyectos que son importantes para otras entidades y que no están considerados en el Presupuesto.

Hay muchos mecanismos que se podrían utilizar para poder generar uno de compensación como en su momento ha sido el FEIEF (Fondo de Estabilización de los Ingresos para las Entidades Federativas), particularmente este año, que si bien tuvimos este año una caída de la recaudación y, por lo tanto en la bolsa participable, la propia Federación tuvo un mecanismo que nos permitió equilibrar el desajuste. Justamente es lo que estamos pidiendo.

¿Cómo se podría conformar? Nosotros le estamos preparando al Secretario de Hacienda un planteamiento técnico que nos permita soportar nuestra petición, sin necesariamente entrar a un terreno de debate político de si cancelar o no cancelar proyectos importantes para el Presidente, pero sí creemos que puede haber un ajuste general del Presupuesto que le permita a los estados no tener menos recursos de los que tuvimos este año.

¿Cuál es su punto de vista respecto a la relación que se ha dado entre el Gobierno y la IP? Es un grave error el ambiente de confrontación generado con la Iniciativa Privada y en general el ambiente de confrontación que se está generando en el país. Empresarios abusivos, corruptos y ladrones claro que los había, y los hay, pero no son la mayoría de los empresarios mexicanos. Con el sector privado en este momento lo que debería de haber es un cierre de filas haciendo cada quien la parte que le corresponde. No es un buen mensaje el de la confrontación, y menos en un escenario de crisis sanitaria, económica y política como la que vive hoy desafortunadamente nuestro país. En el caso de Jalisco lo que hemos hecho es justo lo contrario.

En el tema del conflicto por el agua en Chihuahua, la Alianza Federalista ha tenido planteamientos de solidaridad, ¿prevén realizar intervenciones mayores ahí? No creo que sea pertinente, porque es un tema en el que el respeto a la dinámica y a las circunstancias que vive un estado libre y soberano como es Chihuahua debe mantenerse. Lo que nosotros hemos expresado como alianza es nuestra solidaridad particularmente en el tema que tiene que ver con la seguridad. Porque con la decisión de retirar a las fuerzas federales de la mesa estatal de seguridad se está mandando un terrible mensaje: se está mezclando la agenda política con una agenda que debe de estar blindada de esos temas.

¿Cuál es la condición que percibe en el país a partir del señalamiento sobre la confrontación y la polarización? Las posiciones radicales nunca terminan en nada bueno. Los extremos siempre son malos y esta idea de plantear una realidad política de buenos y malos en México es un grave error. Y puede traer consecuencias muy serias a la estabilidad democrática y a la gobernabilidad del propio país. Creo que cuando el Presidente es el que está alentando esa idea se está cometiendo un error. Nosotros en el caso de Jalisco hemos tratado de construir un escenario completamente distinto y lo hemos logrado en la medida en que, aunque puede haber diferencias políticas con distintos actores, hay una idea compartida del rumbo que está llevando el estado. Inexplicablemente el Gobierno federal ha optado por otro camino. Teniendo la oportunidad de ser el Presidente mismo el que convocara a un gran acuerdo y a un gran esfuerzo de diálogo y de construcción de consensos, cuando tanto lo necesita la nación. El camino de la polarización y la confrontación no es el que le conviene en este momento a nuestro país.

  • El dato: En abril, el gobierno estatal estableció el uso obligatorio del cubrebocas en la calle, como medida para frenar los contagios de Covid-19.

Usted conoce bien al Presidente ¿cree que vaya a cambiar la forma de llevar a cabo su ejercicio de Gobierno? El Presidente es muy inteligente y sin duda uno de los políticos más formados, más completos del país, un líder social que está impulsando una transformación que yo sí creo que era inaplazable en México, pero creo que está haciéndolo por el camino equivocado. Lo que esperaría del Presidente, que es un hombre tenaz, lo conozco bien, es la capacidad de reflexionar y entender cuando las cosas no se están haciendo bien. Sí espero del Presidente capacidad de rectificación: un alto en el camino para tratar de replantear muchas cosas. Por supuesto que espero que no cese en su esfuerzo por impulsar esa transformación del sistema político mexicano, pero que corrija la apuesta que está tomando a través de la polarización. Yo seguiré pensando que un político como él debería tener la capacidad de aceptar las cosas que no funcionan y corregir el camino, más en una situación de emergencia como en la que estamos.

Estamos entrando en un proceso electoral en donde no suele ser el acuerdo lo que más ocurre sino la confrontación. Es difícil. Porque entre más se aproximen las fechas del proceso electoral más complicado se vuelve el diálogo por razones naturales. Me parece que estamos en un momento decisivo. Las siguientes semanas van a ser definitorias para poder construir un espacio de diálogo y entendimiento entre todos los mexicanos. Yo creo que la discusión del Presupuesto va a ser una oportunidad importante para replantear el camino. Si no se aprovecha esa oportunidad, creo que se van a generar condiciones para que las diferencias se profundicen, se hagan más complejas y sería una terrible noticia para México. Entre más pasa el tiempo, más difícil es poder reconstruir este ambiente tan deteriorado en lo político que limita también nuestra capacidad de reacción en los temas prioritarios para la nación, en lo particular la reactivación de nuestra economía.

Enrique Alfaro Ramírez
  • Formación: Licenciado en Ingeniería Civil por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) y maestro en Desarrollo Urbano por el Colegio de México.
  • Trayectoria: Diputado local, presidente municipal de Tlajomulco de Zúñiga y de Guadalajara; gobernador de Jalisco desde diciembre de 2018.