Tras análisis en Innsbruck

FGR confirma que restos hallados en barranca son de Jhosivani Guerrero, normalista de Ayotzinapa

Al menos 180 fragmentos fueron localizados el año pasado en la barranca denominada “La Carnicería”, ubicada en el municipio de Cocula, Guerrero

La identificación del normalista de Ayotzinapa fue obtenida de una vértebra lumbar.
La identificación del normalista de Ayotzinapa fue obtenida de una vértebra lumbar.Foto: Especial.
Por:
  • Jorge Chaparro

El titular de la Unidad Especial de Investigación y Litigación del caso Ayotzinapa, Omar Gómez Trejo, confirmó que la Universidad de Innsbruck, Austria, logró identificar dos fragmentos de hueso uno corresponde al alumno de la escuela normal rural Isidro Burgos, Jhosivani Guerrero de la Cruz y el otro coincide con otro alumno identificado en 2020 Christian Alfonso Rodríguez Telumbre.

Gómez Trejo dijo que esos huesos, junto con otros 180 fragmentos fueron localizados el año pasado en la barranca denominada “La Carnicería” ubicada en el municipio de Cocula, Guerrero.

Especialistas de la Fiscalía General de la República (FGR) y del Equipo Argentino de Antropología Forense seleccionaron 16 restos que podrían ser susceptibles de ser sometidos a un examen de ADN nuclear, que resulta más preciso que el ADN mitocondrial.

Los restos fueron embalados y enviados a Austria, el propio Omar Gómez, el 19 de febrero acudió personalmente a la Universidad de Innsbruck para entregar las piezas al encargado de realizar las pruebas.

El laboratorio de genética informó en marzo pasado, que solo seis de los restos óseos eran viables para practicar los estudios correspondientes. El ocho de junio el laboratorio confirmó que dos de esos restos coincidían con las pruebas de ADN tomadas a familiares, el primero de ellos fue un hueso perteneciente al talón de Aquiles de Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, de inmediato se comunicó con sus padres fueron para notificarles el hallazgo.

La segunda identificación fue obtenida de una vértebra lumbar, este hueso no presenta ninguna exposición alta a fuego, y sólo se muestran estragos provocados por la erosión del aire, la lluvia y el medio ambiente; este hueso perteneció al estudiante normalista Jhosivani Guerrero de la Cruz, al comprobarse “una concordancia con sus padres, con don Margarito y doña Martina, así como sus tres hermanos”, dijo Omar Gómez.

Añadió que los estudios de ADN nuclear son más precisos que la identificación de ADN mitocondrial, pues permiten una identificación del 99.999 por ciento.

“Aclaro esto porque como pueden recordar el 16 de septiembre de2015, la entonces PGR informó la identificación de este mismo estudiante normalista con un análisis de ADN mitocondrial, el cual no reflejaba certeza y con un resultado únicamente del 17 por ciento de coincidencia, que es muy bajo, a pesar de que se hicieron las recomendaciones y aún así las autoridades salieron a dar ese resultado”, explicó el funcionario de la FGR.