Las 2 caras de la moneda del trabajo a distancia

'Home Office', ayuda para unos, pérdida para otros

Laborar desde casa ha sido un sueño para muchos; comercios que se beneficiaban de oficinistas, no opinan lo mismo

HOME OFFICE
Según la Asociación de Internet, 85% de los mexicanos avalan el Home Office.Especial
Por:

Con las medidas de aislamiento durante la pandemia del Covid-19 para evitar contagios, la reconfiguración de los espacios laborales se trastocó, se está transformando y el trabajo a distancia está ganando terreno en todo el mundo. Y lo que parecía sólo un escenario de ciencia ficción, hoy cientos de compañía están adaptándose a este nuevo modelo. Sin embargo, no todo es color de rosa. 

El Home Office, como todo, tiene dos lados de la moneda: las firmas irán adoptando y mejorando las condiciones especiales para hacerlo funcionar, mientras que los trabajadores también encontrarán mejores prácticas para instalar en sus hogares su propio lugar de trabajo.

Por otra parte, ¿qué tanto pegará el Home Office a las economías de arrendatarios de oficinas o del tortero que dependía de los trabajadores que salían a comprar en puestos algo para comer?

¿LLEGÓ PARA QUEDARSE?

Medio año después de que se diera el primer caso en México, millones de ciudadanos, lo más afortunados, siguen trabajando en casa. En gran parte de la población que puede aplicar el Home Office, la idea sigue entusiasmando.

Para Cynthia Prieto, maestra de inglés, ha sido la mejor opción y una alternativa para mejorar.

"Incrementa la productividad, ya que no llegamos al trabajo fastidiados por tanto tráfico, podemos desayunar mejor, más balanceado y ello mejora la concentración", detalló a este rotativo la profesora, quien ahora imparte sus clases en línea en una empresa de la Ciudad de México.

Tiene ventajas para ambas partes, no tengo gastos económicamente y no invierto tiempo en el traslado, tengo la comodidad de mi casa

Andrea Gómez, ingeniera civil

Andrea Gómez, ingeniera civil de profesión, consideró: "excelente, cumplo un horario y tengo la responsabilidad de estar al pendiente dentro de ese tiempo, en mi caso se cumple el objetivo de entrega y tiene ventajas para ambas partes, no tengo gastos económicamente y no invierto tiempo en el traslado, tengo la comodidad de mi casa y los servicios básicos a mi disposición como baño, agua, etcétera".

Sin embargo, aún hay población que a seis meses del Home Office sigue sin adaptarse.

En plena videollamada laboral, Viridiana Rodríguez, subdirectora de recursos humanos en una empresa de construcción ubicada en la Ciudad de México escucha un grito, pide permiso a sus jefes para ver lo que está pasando en el otro cuarto. Al abrir la puerta encuentra peleando a José y Carlos, sus hijos de 8 y 11 años, tiene cinco minutos para solucionar el conflicto porque dejar sin más la junta le podría generar un sanción por parte del trabajo.

A 900 kilómetros de ahí, Karina Santiz, de Chiapas, atiende la llamada de unos inversionistas; es administradora de una galería de arte que sigue haciendo ventas por Internet. Un día antes tuvo que partirse en dos pues comenzaron las clases a distancia, y mientras trabajaba tenía que cuidar al pequeño Adrián, de siete años.

Trabajadores quieren seguir en Home OfficeEspecial

TRABAJAR A DISTANCIA, PERO CON DERECHOS

La reconfiguración laboral del trabajo a distancia toma auge y el modelo ha llevado a legisladores a buscar formas de instaurar el Home Office de manera permanente. En la Cámara de Diputados hay ocho iniciativas que buscan regularlo, además de una reforma que se aprobó en la Cámara de Senadores el año pasado, pero que se metió a la congeladora cuando fue turnada a la cámara baja.

Todas ellas, prevén modificar el artículo 311 de la Ley Federal del Trabajo, para promover el empleo a distancia.

En medio de la pandemia por Covid-19, que recomienda quedarse en casa de ser posible, los legisladores buscan meter el acelerador. En gran parte de la población, la idea es vista con buenos ojos.

Para el diputado del Partido Encuentro Social, Manuel Baldenebro, presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, hay más evidencia sobre la viabilidad del trabajo a distancia, además de muchas propuestas: "tomaremos en cuenta todas ellas, así como las de los trabajadores, las de los patrones, para poder hacer una legislación más acorde a todo lo que estamos viviendo, y lo haremos este mismo año ya que la pandemia nos obliga a apurar el paso".

La iniciativa más reciente es la del legislador panista, Ricardo Flores Suárez, que establece: "trabajo a domicilio es el que se ejecuta habitualmente para un patrón, en el domicilio del trabajador o en un local libremente elegido por él, sin vigilancia ni dirección inmediata de quien proporciona el trabajo".

Contempla derechos y obligaciones tanto para los patrones como para los empleados, entre los que destacan que la empresa hará constar por escrito el monto del salario y fechas de pago; así como dotar a sus empleados de todas las herramientas de trabajo que se requieran.

Por su parte, los empleados estarán obligados a poner el mayor cuidado en la guarda y conservación de los equipos de tecnologías de la información y comunicación que reciban del patrón; así como elaborar el producto del teletrabajo de acuerdo con la calidad convenida.

"Tenemos que evolucionar con esta nueva normalidad, y creo que ésta es una muy buena herramienta para respetar el quedarse en casa, pero siempre con el respaldo de la ley, tener un marco legal para dar seguridad laboral tanto a los empleados, como al empleador", declaró a este diario Flores Suárez, quien también es integrante de la Comisión de Trabajo y Previsión Social.

PERO TAMBIÉN HAY RIESGOS

Si bien, trabajar desde casa puede mejorar el equilibrio entre la vida laboral y personal, reducir el tiempo de desplazamiento al lugar de trabajo, y aumentar la productividad, también puede dar lugar a problemas tanto de salud, como conflictos laborales entre empleados y patrones, advirtieron los expertos.

No salir, no socializar, afecta mucho a nivel de ansiedad, puede generar cuadros de depresión

Maricela Campos, psicoterapeuta

"Quizá lo más recomendable sería combinar el trabajar desde casa con sí acudir de manera presencial algunos días, porque no salir, no socializar, afecta mucho a nivel de ansiedad, puede generar cuadros de depresión como ya se vio durante la cuarentena, entonces, habrá que resolver también este asuntos de los efectos psicológicos que conlleva el encierro", expresó Maricela Campos, maestra en psicoterapia psicoanalítica.

Pero no solo eso, Jesús Ortiz Cruz, médico especialista en medicina del trabajo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), señaló que los diputados y senadores deberán hacer una reforma sumamente estricta, cuando de accidentes laborales se trate.

"El artículo 17 de la Ley Federal del Trabajo dice que el patrón es el obligado de proporcionar las condiciones de seguridad y de salud para que el trabajador preste su servicio, pero si el empleado mantiene esta responsabilidad dentro de su casa, será muy difícil garantizar que no se caiga, no se pegue, no se electrocute, no pase ningún accidente o enfermedad de trabajo", explicó.

Dicho hueco, advirtió, podría vulnerar los derechos del patrón o los del empleado.

"En una oficina el patrón puede manejar el ambiente laboral, es decir medir la luz de las pantallas de las computadoras, regular el volumen de la diadema, poner una silla ergonómica, pero si los pones a trabajar en su domicilio difícilmente van a comprar una silla ergonómica de 12 mil pesos, lo más seguro es que van a tener la silla que todos tenemos en la casa, lo que puede derivar en lumbalgia, cervicalgia, y que en el sentido estricto, derivaría en un accidente laboral en perjuicio para el empleador".

"Otro ejemplo; si llegas con un una fractura al seguro, podrás decir que te caíste de la silla mientras trabajabas, pero la empresa no tendría certeza de que te haya pasado cayéndote de esa silla o que te haya pasado la noche anterior durante una fiesta, entonces es un tema que debe regularse con mucho cuidado", concluyó el doctor.

Eduardo Chavarría, dueño de un call center, pidió a los diputados trabajar en una ley “con reglas claras”, que definan las responsabilidades del patrón y del empleado.

“Las personas que trabajan en casa lo hacen en lugares no adaptados para realizar estas labores como en el comedor, la sala, e incluso sus habitaciones, obviamente el patrón no tendría injerencia en esta situación y sí se le puede llegar a cargar una responsabilidad adicional por estas situaciones, entonces lo que yo pediría como empresario son reglas claras, definir bien todas las normas”, indicó.

UNA CARA POCO AMABLE PARA LA ECONOMÍA DE ARRENDATARIOS Y AMBULANTES

Uno de los riesgos de instaurar el Home Office permanentemente son la perdidas económicas que están teniendo diversos sectores que se beneficiaban de la vida godín, como los negocios de comida afuera de oficinas y hasta de empresas inmobiliarias dedicadas a la renta de departamentos.

Por las avenidas de la capital, los puestos de tortas, quesadillas o tacos de canasta, lucen vacíos, pues la mayoría de los empleados de oficina ya no están en las calles.

El local de Rodrigo, en la colonia Buenavista. La mayor parte de su clientela trabajaba en oficinas aledañas.Antonio López/La Razón

Rodrigo Gómez vende antojitos mexicanos en Insurgentes esquina con Héroes Ferrocarrileros, su negocio prosperó durante sietes años donde se hizo de clientes que trabajan tanto en las oficinas del Partido Revolucionario Institucional, que tiene a un lado, como lo de la delegación Cuauhtémoc, que está atrás de su local.

“Vendo tacos de canasta, chilaquiles, tortas, con este negocio me hice de mi casa, y ahora estoy al borde de la quiebra, pasé de ganar casi 50 mil pesos a la semana, a sacar solo para renta y servicios que son unos 25 mil pesos al mes, no hay ganancia, estoy sobreviviendo, pero si se da esto que dices de hacer el Home Office permanente, pues el negocio se va a morir, ya estamos agonizando”, contó a este diario mientras preparaba un agua de piña, pues tuvo que despedir a sus tres empleados.

De acuerdo estimaciones de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados, entre el 25 y 30 por ciento de los restaurantes en el país se irán a la quiebra tras la pandemia, lo que significa la pérdida de más de 400 mil empleos.

"Creemos que serán entre 150 y 170 mil establecimientos los que estarán cerrando sus puertas, es una pérdida terrible de la que el sector no se va a recuperar en, al menos, una década", dijo a La Razón, Germán González, vicepresidente de la Canirac.

Juan Carlos, es otro de los afectados. Tiene un puesto de desayunos sobre reforma casi esquina con Insurgentes. Afirma que el Home Office también afectó su negocio, y teme porque este modo de trabajar se implemente de manera permanente.

"Es que aquí hay muchas oficinas, desde temprano se me acababa todo, venía un montón de gente aquí a comprar que el sándwich, el yogurt, pero ahora pues no, mis ventas sí bajaron como en 70 por ciento", sostuvo.

Negocio de tortas de Manuel, afuera del Metro Revolución.Antonio López/La Razón

Afuera del Metro Revolución, Manuel Rodríguez tiene su negocio de tortas. Comentó que ya no salen tantos oficinistas del metro como antes, por lo que pasó de vender un promedio de 100 tortas diarias, a 15 o 20.

"No pues sí nos pasó a fregar gacho, yo apenas y estoy sacando para mal comer, y la esperanza que tengo es que todos regresen a sus trabajos, pero si se queda así como dice, de que ya sea ley que se queden a trabajar en sus casas, pues está cañón, voy a quebrar", lamentó.

En tanto, Magdalena Rodríguez, quien se dedica a rentar departamentos en la colonia Roma Sur, explicó que perdió a dos inquilinos, quienes le pagaban una renta mensual de 13 mil pesos cada uno.

"Aquí aguantaron los dos primeros meses de la pandemia, porque incluso les bajamos el precio de la renta a nueve mil pesos, pero se les venció el contrato y ya no renovaron, los demás siguen porque hay contrato. Pero sí me da miedo que siga esto de la pandemia y que se haga lo del Home Office porque justo rentan acá porque está cerca de sus trabajos, sino se me van a ir todos", relató.