Congreso recibió la propuesta

Así es la iniciativa de AMLO para reformar la Ley de la Industria Eléctrica

La energía eólica, solar y de ciclo combinado no tendrán preferencia; la prioridad para el sistema eléctrico será lo generado en la plantas hidroeléctricas

“Vamos a defender la industria eléctrica nacional
Torres de distribución de energía eléctrica.Archivo
Por:

La iniciativa presidencial, que AMLO envió este lunes al Congreso de la Unión con carácter de preferente para reformar la Ley de la Industria Eléctrica, describe en qué orden será alimentado el sistema eléctrico nacional.

En primer lugar, se subirá a la red de distribución la energía producida en las hidroeléctricas; en segundo, lo generado en otras plantas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE); en tercero, la energía eólica o solar de particulares y al final, la energía de ciclo combinado de empresas privadas.

La propuesta de AMLO que fue recibida en la Cámara de Diputados señala que para lograrlo se debe reformar la Ley de la Industria Eléctrica. 

López Obrador tiene el derecho de enviar una iniciativa preferente que le otorga la Constitución al inicio de cada periodo ordinario de sesiones y que obliga a la Cámara de Diputados, por ser la cámara de origen, a discutirla y votarla en el Pleno de en un plazo máximo de 31 días naturales.

De acuerdo a Andrés Manuel López Obrador, la política energética actual forma parte del régimen neoliberal que privó en México por más de tres décadas, y que impuso un proceso de privatización para debilitar y transferir empresas públicas a particulares “y despojar a los mexicanos de la riqueza petrolera y de la industria eléctrica nacional”.

“En el gobierno anterior se otorgó plena cobertura legal a esta política con la llamada Reforma Energética, consistente en modificaciones constitucionales y legales a base de sobornos entregados a legisladores mediante el engaño mediático a la población”, señala la exposición de motivos del dictamen.

Agrega que la promesa con dicha reforma, fue la llegada masiva de inversiones extranjeras, pero que en realidad se tradujo en negocios lucrativos para empresas particulares y políticos corruptos.

“La Comisión Federal de Electricidad (CFE) quedó fracturada, casi en ruinas, endeudada, obligada a otorgar toda clase de subsidios a sus supuestos competidores, por tanto, con capacidad productiva disminuida y sometida a una regulación que privilegia a los particulares”, se expone en el texto.

Orden de prioridad en Ley de la Industria Eléctrica

Por esos motivos, la minuta propone la modificación del mecanismo del despacho de las centrales eléctricas para quedar en prioridad, de la siguiente forma:

1. Energía Producida por las Hidroeléctricas. “Las hidroeléctricas serán despachadas en primer término, de acuerdo a los volúmenes de agua definidos por el Comité Técnico de Operaciones Hidráulicas”

2. Energía Generada en otras plantas de la CFE. “En segundo término, se despacharán las Centrales Eléctricas de CFE, tales como la nuclear, las geotérmicas, los ciclos combinados y las termoeléctricas. Posteriormente, se despacharán las Centrales Ciclos Combinados de Productores Independientes de Energía amparadas por contratos suscritos en los términos de la abrogada Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica”.

3. Energía eólica o solar de particulares. “En tercer término, se despacharán las centrales eléctricas eólicas y solares de particulares”.

4. Ciclos Combinados de empresas privadas. “En cuarto término, se despacharán las centrales eléctricas de ciclos combinados propiedad de particulares y el resto de los generadores de otras tecnologías.

Exposición de motivos de AMLO

La iniciativa, insiste AMLO en su exposición de motivos, tiene como propósito garantizar la confiabilidad y un sistema tarifario de precios, que únicamente serán actualizados en razón de la inflación.

De igual forma, “con la iniciativa se logrará terminar con la simulación de precios en un mercado que favorece la especulación, el dumping y los subsidios otorgados a participantes privados por la CFE, así como con años de saqueo y con el reconocimiento de los costos totales de generación, lo que permitirá una competencia en condiciones de equidad entre los participantes de mercado”.

El dictamen también contempla eliminar la obligatoriedad de comprar por subastas para el Suministrador de Servicios Básicos, mecanismo implementado con la reforma energética del 20 de diciembre de 2013, en el que se establece que si por alguna circunstancia, se requiere de energía adicional, el Suministrador de Servicios Básicos debería adquirirla en un Mercado Eléctrico Mayorista especulativo, donde resulta más caro.

“Por lo tanto, eliminar la obligatoriedad de cobertura de energía y capacidad a través de subastas es necesario, ya que el deber de realizar las subastas de largo plazo impide al Suministrador de Servicios Básicos contar con coberturas de energía y capacidad en grandes volúmenes y suficientes, debido a que la energía que en mayor proporción puede ser contratada es a través de energías intermitentes limpias eólicas y fotovoltaicas". 

"Lo anterior, se observa con el resultado de las tres subastas de largo plazo que se han llevado a cabo a la fecha, en las que la gran parte de las ofertas ganadoras han sido de este tipo de tecnologías”, establece el dictamen.

El Ejecutivo considera que, por lo antes expuesto, “las subastas son una perversa maquinación ideada con el único propósito de garantizar la rentabilidad de las inversiones de los generadores privados en detrimento de la CFE, ya que los contratos correspondientes tienen una vigencia de veinte años, los precios no están sujetos a las variaciones del mercado, se relega la generación proveniente de las centrales eléctricas de la CFE y, por si ello fuera poco, se aprovecha de la infraestructura de CFE, además de que se les otorga una prioridad en el despacho”.