Martes 22.09.2020 - 12:06

Personal de salud denuncia persecución por levantar la voz

Al menos ocho trabajadores de la salud ya fueron despedidos de sus respectivos centros de trabajo

Ante ataques a personal de salud, GCDMX busca apoyar con su traslado
Por:

Integrantes de la Unión Nacional de Trabajadores por la Salud (UNTS), denunciaron que autoridades y sindicato han entablado una política de persecución hacia el personal médico desde el inicio de la emergencia sanitaria por COVID-19, porque han criticado falta de insumos, medicamentos y abandono de la protección hacia médicos y enfermeras.

Informó que al menos ocho trabajadores de la salud ya fueron despedidos de sus respectivos centros de trabajo, quitando todos sus derechos laborales.

Se trata de José Sergio Becerril oficial de estadística, con 210 días de suspensión de derechos sindicales; Rafael Soto Cruz, auxiliar de enfermería Cardiología hospital Siglo XXI, 365 días de suspensión de derechos sindicales; Cristian Javier Erosa, manejador de alimentos, despedido; Alfonso Almaraz Báez, oficial de estadística Monterrey, despedido; Flor Alejandra Sánchez Torres. Secretaria de Salud de Chiapas, despedida; Jaqueline Hernández Cundapi. Secretaría de Salud de Chiapas, despedida; Benjamín Muños Castañeda, vocero UNTS Jalisco, despedido y Armando Rosales Torres. Neurocirujano Zacatecas, despedido; todos del IMSS.

En entrevista con La Razón, Rafael Soto, enfermero del Hospital Siglo XXI dijo que el objetivo es quitar a todos los trabajadores que se han quejado de las condiciones desde el inicio de la pandemia, aparte de que el sindicato más que apoyarlos los quieren correr. “Es el sindicato quien esta en contubernio con las autoridades; tu ya no puedes alzar la voz porque de inmediato hay una reprimenda que te puede costar el trabajo”.

Señaló que no se ha cumplido la protección a personal médico en la emergencia sanitaria, pues muchos de ellos, ya tienen consecuencias por haber estado infectados por Covid-19; además, de no reconocer el riesgo que implica trabajar en malas condiciones.