Respaldan alumnos de CCH cambiar estatutos

Respaldan alumnos de CCH cambiar estatutos
Por:

Estudiantes del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) Azcapotzalco se sumaron a la exigencia de colectivos feministas para modificar artículos del Estatuto General de la UNAM.

Luego de marchar del Parque de la Bombilla a Rectoría, los alumnos de bachillerato, algunos con el rostro cubierto, entregaron al coordinador de la Secretaría de Prevención, Atención y Seguridad Universitaria (SPASU), Jorge Ibarra, un nuevo pliego petitorio.

Te puede interesar: Grupos conservadores buscan generar conflicto en la UNAM, afirma AMLO

En el documento destacan la necesidad de cambiar los artículos 95, 98 y 99 para reconocer la violencia de género como una falta grave en la institución.

También exigieron información en la asignación de recursos al plantel, así como la recalendarización de actividades en los planteles que lleven más de dos semanas en paro y que no haya represalias contra quienes participaron de cualquier manera en el movimiento estudiantil.

Para la entrega del pliego petitorio, los jóvenes formaron una cadena humana para impedir que reporteros se acercaran al diálogo que tuvieron con las autoridades, además leyeron un pronunciamiento para exigir justicia por su compañero Jesús, quien falleció dentro del plantel y personal médico capacitado, luego de que personal no llegó a tiempo para salvar al estudiante.

Al término del encuentro que se realizó de manera pacífica, Jorge Ibarra aseguró que todas las peticiones de los alumnos son atendibles. Y señaló que va a trabajar conforme a los lineamientos que anunció el rector Enrique Graue, la Comisión de Equidad de Género y el Consejo Universitario.

Asimismo, el coordinador de la SPASU informó que aún hay planteles en paro;  hasta ayer ya sólo eran 10 luego de que estudiantes de la Prepa 6 entregaron las instalaciones.

La UNAM confirmó que después de casi dos semanas, hoy se retoman las clases en el plantel de Coyoacán en horario normal; sin embargo, no se reportó si hubo una revisión de las instalaciones por posibles daños por parte de quienes tomaron la escuela.