Martes 1.12.2020 - 05:42

No quieren perder privilegios de corporativismo

Sindicatos corporativos se resisten a cambios de Reforma Laboral: especialistas

El abogado Pablo Franco señala que en 90% de los contratos colectivos no hay participación de los trabajadores; acusa que persisten algunos que no cuentan con una base laboral

12
Presentación virtual del documento “La libertad y la democracia”, ayer.Foto: Especial
Por:

A más de un año y medio de aprobarse la reforma laboral aun persisten resistencias al cambio, principalmente de los sindicatos que no quieren perder su corporativismo, por lo que la democracia sindical es una obra en construcción, coincidieron en señalar expertos en materia laboral.

En el marco de la presentación del estudio “La libertad y la democracia. Principios y corazón de los sindicatos”, el autor Pablo Franco, abogado laborista y miembro del Observatorio Ciudadano para la Reforma Laboral, señaló que en la actualidad hay 90 por ciento de contratos colectivos de trabajo de protección patronal, donde no hay participación de los obreros.

“Y lo que más les preocupa, nos damos cuenta de que hubo una serie de juicios de amparo en contra de la reforma y atacan precisamente la obligación establecida en el nuevo artículo 371 BIS de llevar a cabo una serie de prácticas democráticas”, afirmó.

Denunció que hay organizaciones sindicales sin base trabajadora, salvo por la toma de nota como patente de corzo para cobrar grandes cantidades de cuotas sindicales a las empresas.

“Hoy el sindicato es una de las instituciones sociales con mayor desprestigio en nuestro país por su carácter corrupto y corruptor, que se encontraba permitida en la ley laboral”, sostuvo Pablo Franco.

Admitió que en estos cambios a la legislación, aún falta la perspectiva de género en las dirigencias de los sindicatos. “Ese machismo, que subyace no sólo en el ámbito laboral y social, resulta importante que lo asumamos. Hace falta muchísimo, es un pequeño paso (en la reforma laboral)”.

En tanto, Joyce Sadka, profesora investigadora del ITAM, aseveró que también hay problemas graves con la justicia laboral, ya que los derechos individuales no son cumplidos al trabajador porque el sistema es de poca calidad, con rezagos, procedimientos tardados y formalistas que terminan retrasando los juicios.

“El trabajador tiene poca capacidad de negociación porque ni sus derechos colectivos o individuales son respetados. Hay problemas graves con la justicia laboral, y por estos problemas fue la reforma profunda que se realizó”, añadió.

Por su parte, el magistrado laboral en retiro, Sergio Pallares y Lara, coincidió con Franco en el sentido de que aun prevalece el corporativismo sindical, lo cual, dijo, se terminará con la nueva reforma laboral aprobada el año pasado, misma que se encuentra en este momento en el papel y se requiere llevar a la práctica.

“Debemos estar optimistas ante la posibilidad de que abra nuevos caminos para el derecho del trabajo y el sindicalismo. La clave de todo es la participación de los trabajadores, quienes serán los que pongan el rumbo definitivo al cambio. Ahorita está una reforma de papel que tenemos que llevar a la realidad”.

Denunció que el corporativismo se afianzó con organizaciones obreras como la Confederación Revolucionaria de Obreros de México (CROM), la Confederación de Trabajadores de México (CTM), y la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), a partir de 1918.

“Las cúpulas sindicales, empresariales y gobierno con sus representantes, establecieron una especie de ‘Triángulo de las Bermudas’ donde los derechos de los trabajadores desaparecieron porque el corporativismo impuso sus reales, al ejercer un control sobre los trabajadores, establecer un coto de gran poder de las grandes centrales corporativas”, afirmó Pallares.