Ministro de Xi Jinping visita el Kremlin

Cercanía de China con Rusia escala tensiones; niega entregarle armas

Potencia acusa difamación de Occidente y rechaza uso de armamento nuclear al proponer pacificación; confirma cumbre Beijing-Moscú; Biden regresa de Europa y ratifica defensa de “cada centímetro de la OTAN”

El ministro de Exteriores chino (izq.), Wang Yi, saluda al presidente de Rusia, Vladimir Putin, ayer.
El ministro de Exteriores chino (izq.), Wang Yi, saluda al presidente de Rusia, Vladimir Putin, ayer.Foto: AP
Por:
  • La Razón Online

El acercamiento de China con Rusia a días del primer año de la guerra en Ucrania subió la tensión por el riesgo de que esa potencia le suministre armas al invasor, lo que tiene en alerta a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Pese a advertencias internacionales como las del líder defensor, Volodimir Zelenski, Beijing se mantuvo firme al enviar a una delegación a Moscú y sostener que no aceptará ninguna presión.

Desde la capital rusa, minimizó la postura de Occidente de un presunto lazo euroasiático militar, al garantizar su neutralidad en este escenario, que no hay planes de armar al ejército que lleva 364 días bombardeando a Ucrania, donde ayer mató a dos civiles en Járkov, y aludir que hay más culpables que Rusia y Ucrania, al apuntar directamente al gobierno estadounidense y a la OTAN como mayor grupo con armas letales, único mensaje de Beijing sobre el conflicto, pues ha evitado pronunciarse contra el Kremlin.

Un día después de que Vladimir Putin pausara su participación en el tratado de desarme nuclear New START, el ministro de Exteriores chino, Wang Yi, presumió una relación “sin límites” tras reunirse con el líder del Kremlin y con su homólogo ruso, Sergéi Lavrov, quien reiteró que se unen “para defender nuestros intereses”, mientras otros países esperan una postura firme de China contra la guerra.

Yi corroboró, como adelantó el diario Wall Street Journal, que Xi Jinping viajará a Moscú en los “próximos meses” para una cumbre con Putin, quien un día antes alardeó del poder “invencible” de su ejército, al tiempo que se prepara para los ejercicios militares conjuntos con China y Sudáfrica, en ese último territorio.

Dicho encuentro, explicó, tiene como objetivo plantear una propuesta de paz, hecho que no ha logrado Occidente y por el que el líder comunista podría dar un discurso. Además, incluiría su total rechazo al empleo de armas de destrucción masiva sin abundar en la retirada de las tropas rusas, pero Zelenski la rechazó antes de conocerla al referir que no necesita más ofertas sino fortalecer su proyecto de 10 puntos.

El enviado de Xi Jinping conversa con su homólogo, Sergéi Lavrov.
El enviado de Xi Jinping conversa con su homólogo, Sergéi Lavrov.Foto: AP

En tanto, Putin correspondió a la visita al admitir que “desea” el diálogo, pues será un empujón a “nuestra relación bilateral” especialmente en temas comerciales ante las sanciones del enemigo que han golpeado fuertemente sus finanzas, lo que pareció un mensaje a Washington, pues ambos han tenidos roces con el gobierno de Joe Biden, quien esta semana hizo acto de presencia en Kiev por primera vez. En el caso de Moscú a causa de la guerra y con Beijing, por los recientes derribos de supuestos globos espías.

Ante la expectación mundial el enviado de Xi Jinping fue enfático contra las especulaciones al reiterar que no hay interés de dotar armas a los soldados rusos, como Occidente lo hace con Ucrania, y se lanzó contra la OTAN y EU, a los que acusó de difamar a Beijing en su visión de seguridad internacional.

Incluso, llamó a Occidente a dejar atrás esa mentalidad de Guerra Fría y de choque y mejor buscar alternativas para recuperar el pacto de desarme nuclear.

Dicho régimen consideró que hay vías para que EU solucione sus diferencias con Rusia sobre el único tratado de control de armas entre ambos; no sin antes, proponer que se investigue otro diferendo entre éstos por el supuesto daño deliberado de los gasoductos Nord Stream hace unos meses, en medio de las acusaciones contra Putin de usar sus recursos energéticos como arma de guerra.

Por separado, el Kremlin rebajó las alertas mundiales al referir que “congelar” dicho tratado no es lo mismo que usar ese armamento. Luego de las críticas, ratificó que, aunque podría redoblar su producción de ojivas, ello no implica una escalada nuclear.

A miles de kilómetros de Rusia, Biden se reunió con su homólogo polaco, Andrzej Duda, en donde el primero refrendó que la OTAN sigue firme al garantizar una férrea “defensa colectiva” como aliados de Volodimir Zelenski y envió un mensaje a Vladimir Putin al agregar, como ya aludieron otros gobiernos y organizaciones, que la decisión de suspender el New START fue “un gran error”.

Poco antes de abandonar el territorio polaco, mediante el que llegó a Ucrania, el mandatario estadounidense insistió que se mantendrán firmes en favor de la democracia y de la libertad, pues refrendó “defenderemos cada centímetro de la OTAN”. Y al igual que en su discurso previo explicó que en esta guerra no sólo está en juego Ucrania sino la libertad y la seguridad mundial.

Por separado, el secretario de la alianza estratégica, Jens Stoltenberg, dijo que el apoyo sigue, pues están preparados para las acciones de Putin, quien, comentó, está más preparado para mantener la guerra que para dar un paso en la ruta de la paz, postura que respaldaron los líderes de los Nueve de Bucarest. Además, otros aliados reiteraron su postura como bloque en favor de Zelenski, previo a la reunión del G-7 de esta misma semana.