Decenas de personas heridas y otros más detenidos

Crece tensión por choques en Jerusalén

Israelíes lanzan consignas racistas en conmemoración; musulmanes acusan provocación y uso de fuerza excesiva

Nacionalistas israelíes y musulmanes chocan en la Ciudad Vieja, ayer.
Nacionalistas israelíes y musulmanes chocan en la Ciudad Vieja, ayer.Foto: AP
Por:
  • La Razón Online

Israelíes y palestinos cruzaron nuevamente consignas durante las protestas en conmemoración del Día de Jerusalén en la Ciudad Vieja, lo que desató violentos enfrentamientos en los que tuvo que intervenir la Policía.

En la movilización miles de nacionalistas, en su mayoría jóvenes judíos, corearon cánticos religiosos; sin embargo, en su avance por un barrio musulmán cambiaron éstos por gritos racistas como “muerte a los árabes” y “dejen que su aldea se incendie”, mientras ondeaban banderas de Israel como señal de que los otros están ocupando su territorio.

Dichas acciones fueron tomadas rápidamente como una provocación, lo que recuerda que este tipo de enfrentamientos detonaron hace casi un año la última guerra en la Franja de Gaza que se extendió por 11 días antes de alcanzar una tregua, que dejó miles de víctimas, en su mayoría palestinos.

Incluso se reportó que varios enfrentamientos ocurrieron antes de la marcha, por lo que policías intervinieron; no obstante, esto desató más furia entre palestinos, que aún exigen respuestas por el crimen de una periodista de origen palestino durante un operativo del ejército israelí. Otros más recordaron que durante este tipo de choques en las calles han fallecido 19 de los suyos en Cisjordania.

Asimismo, denunciaron el uso de fuerza excesiva en su contra, pues los uniformados los repelen con balas de goma y granadas de aturdimiento cuando los provocadores fueron sus pobladores que aprovechan su conmemoración para lanzarse contra quienes ven como invasores, pues es sabido que mientras unos recuerdan la festividad histórico otros celebran la toma de Jerusalén tras la Guerra de los Seis Días. Y compararon el nivel de agresiones, pues reconocen que ellos lanzan piedras contra la Policía, pero los israelíes atacan incluso sus mezquitas sin recibir un castigo.

Tras los choques se reportaron decenas de personas heridas y otros más detenidos por los disturbios.