Ve democracias en declive

HRW: Venezuela, Nicaragua y China, los más persecutores

Afirma que Venezuela, Nicaragua, China, Rusia y Bielorrusia lideran persecución de críticos; en su informe anual sostiene que privilegian interés personal ante el bienestar común

HRW: auge populista amenaza libertades
El director del organismo, Kenneth RothFoto: Especial
Por:
  • La Razón Online

Más de una decena de naciones concentran la persecución y represión de disidentes con gobernantes que priorizan intereses personales sobre el bienestar común y va al alza la tendencia autocrática, advirtió Human Rights Watch (HRW).

Al evaluar la situación de los derechos humanos, sostuvo que Venezuela, Nicaragua, China, Rusia y Bielorrusia acaparan la mira por su asedio contra críticos incluyendo medios de comunicación y rivales políticos como el caso de la segunda de la lista en donde el régimen de Daniel Ortega arrestó a siete aspirantes presidenciales y disidentes en cuatro meses para no arriesgar su reelección al cercar a quienes llama “enemigos”.

El director del organismo, Kenneth Roth, sostiene que éstos acaban con los contrapesos para evitar la competencia y el debate, y se afianzan al no rendir cuentas, cooptar a otros poderes, elevar la corrupción y censurar al periodismo independiente, jueces y activistas, a quienes les quitan recursos y reconocimiento.

Y advirtió que los líderes de hoy “no están a la altura del desafío” mundial, cuando la tiranía supera a la democracia.

En el Informe Mundial 2022 refiere que, pese a emergencias y problemas como la pandemia, la desigualdad y la pobreza, dichos gobiernos se fijan más en batallas partidistas y en ampliar sus gobiernos sin cambiar la situación nacional, lo que recuerda los casos del sandinista Ortega y sus homólogos Nicolás Maduro y Vladimir Putin, quienes llevan 14, ocho y nueve años, respectivamente, en el poder, hilando gobiernos consecutivos.

Gráfico

A esta lista se suman regímenes que abusan del cargo con el respaldo incluso de militares, mismos que han perpetrado golpes de Estado como en Birmania, y favorecido a líderes en Turquía, Tailandia, Egipto, Uganda, Sri Lanka y Bangladesh.

En el análisis individual reitera que Ortega es uno de los represores que actúa contra la libertad de expresión lo que detonó el exilio de más de 100 nicaragüenses, cercando la entrada al país a organismos internacionales por casi cuatro años.

Venezuela considera que es un sitio corrupto que intensificó su poder aprovechándose de la emergencia Covid ahondando la desigualdad y asedio a opositores al detonar la mayor crisis migratoria en América Latina.

Y ve similitudes de éstos con Rusia, en donde Putin ha afianzado un gobierno que aprieta por igual a críticos, medios y organizaciones que están en su contra, llegando incluso a la tortura y el envenenamiento, como el caso del principal disidente Alexei Navalny; mientras que considera que Xi Jinping convirtió a China en “una receta de errores” abusando de la pandemia para restringir a millones de personas y acrecentar la vigilancia. Se ha caracterizado como manipulador ante las críticas de gobiernos tras arrebatar libertades en Hong Kong, Xinjiang, el Tíbet y Taiwán. Además, es uno de los que ejerce presión contra las minorías como a la comunidad lésbico gay.

A esta lista de gobiernos de riesgo se suman autocracias como Brasil, Hungría y El Salvador, de las que dos enfrentan elecciones este mismo año.