EU-Canadá-México

Joe Biden realizó sus primeras dos llamadas al exterior para dirigirse a AMLO y Trudeau

Biden habló con AMLO y Trudeau sobre sus respectivos desacuerdos con las decisiones administrativas que recientemente había tomado el gobierno Estados Unidos 

joe-biden
El presidente Joe Biden, en su primer día en la Oficina Oval como mandatario de EU.Foto: Reuters

El presidente Joe Biden destinó sus primeras llamadas a líderes extranjeros al primer ministro canadiense Justin Trudeau y al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

La llamada de Biden a Trudeau se produjo después de que el primer ministro canadiense expresara públicamente su decepción por la decisión del presidente de EU de emitir una orden para detener la construcción del oleoducto Keystone XL, el cual se proyectaba que transportaría unos 800 mil barriles de petróleo al día desde Alberta, Canadá, hasta la costa del Golfo de Texas.

En conversación privada, Biden le dijo a Trudeau que al emitir la orden estaba cumpliendo con un compromiso de campaña de detener la construcción del oleoducto, dijo un alto funcionario del gobierno canadiense a AP, que solicitó el anonimato. 

Por otro lado, Biden habló con AMLO el viernes, días después de que este acusara a la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos de fabricar cargos de tráfico de drogas contra el ex secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos.

México exigió el regreso de general Cienfuegos, luego de que fuera arrestado en Los Ángeles en octubre, amenazando con restringir a los agentes estadounidenses en México si no lo devolvían. Los fiscales estadounidenses acordaron retirar los cargos y devolver a Cienfuegos a México.

Pero México aprobó una ley que restringe a los agentes extranjeros y les quita la inmunidad de todos modos, y luego publicó el expediente del caso estadounidense contra Cienfuegos, a quien los fiscales mexicanos rápidamente exoneraron de cualquier cargo.

AMLO dijo en un comunicado que la conversación con Biden fue "amistosa y respetuosa". Los dos hablaron sobre inmigración y COVID-19, entre otros temas.

Trudeau dijo a los periodistas antes de la llamada del viernes que no permitiría que sus diferencias con Biden sobre el proyecto se convirtieran en una fuente de tensión en la relación entre Estados Unidos y Canadá.

“No siempre será una alineación perfecta con Estados Unidos”, dijo Trudeau. “Ese es el caso de cualquier presidente, pero estamos en una situación en la que estamos mucho más alineados con los valores y el enfoque. Tengo muchas ganas de trabajar con el presidente Biden ".

“Dejar el permiso del oleoducto Keystone XL en su lugar no sería consistente con los imperativos económicos y climáticos de mi Administración”, dijo la orden ejecutiva de Biden.

El proyecto del oleoducto Keystone XL, se propuso en 2008 y  se ha convertido en un emblema de las tensiones entre el desarrollo económico y la reducción de las emisiones de combustibles fósiles que están causando el cambio climático. La administración Obama lo rechazó, pero el presidente Donald Trump lo revivió y fue un firme partidario. 

Biden y Trudeau también discutieron las perspectivas de que Canadá reciba la vacuna COVID-19 desde las instalaciones del gigante farmacéutico Pfizer en Kalamazoo, Michigan, según un segundo alto funcionario del gobierno canadiense, quien habló para AP bajo condición de anonimato para describir una conversación privada.

De hecho, el primer ministro de Ontario, Doug Ford, ha pedido públicamente a Biden que comparta un millón de dosis hechas en las instalaciones de Pfizer en Michigan.

Los dos líderes también hablaron ampliamente sobre cuestiones comerciales, de defensa y climáticas.