La mitad del mundo, en confinamiento

La mitad del mundo, en confinamiento
Por:

Cerca de cuatro mil millones de personas, la mitad de la población del planeta, se encontraba el viernes bajo algún tipo de orden de confinamiento por el nuevo coronavirus, de acuerdo con el diario The New York Times.

En Estados Unidos, que tiene 327 millones de habitantes, alrededor de 90 por ciento de la población también estaba bajo mandatos estatales o locales de quedarse en casa, según la cadena CNN.

Te puede interesar: EU recomienda a ciudadanos usar cubrebocas para evitar propagación de COVID-19

España, con una población de 46 millones; Italia, con 60, Francia, con 66, y otros países europeos también tenían este tipo de órdenes. En América Latina, México, que tiene 129 millones de habitantes; Colombia, con 49 millones, y Argentina con 44 millones también las tenían.

Ninguna región del mundo la libra: Asia (India, Nepal, Sri Lanka...), Oriente Medio (Irak, Jordania, Líbano, Israel), África (Sudáfrica, Marruecos, Madagascar) y Oceanía (Nueva Zelanda).

Esas medidas, en forma de confinamientos obligatorios o recomendados, toques de queda o cuarentenas, afectan a más de 90 países o territorios. Del total, al menos dos mil 780 millones de habitantes en 49 países y territorios han sido llamados a confinarse de forma obligatoria.

La instauración del toque de queda en Tailandia (en vigor a partir del viernes) es la medida que permitió alcanzar el umbral del 50 por ciento de la humanidad.

En la mayoría de casos, las personas pueden salir de sus casas para ir a trabajar, comprar productos de primera necesidad o ir al médico.

El dato:  Rusia cerrará a partir de hoy restaurantes y la mayoría de las tiendas, aunque la población no esté obligada a mantenerse en casa.

Otros territorios (al menos 10, que concentran 600 millones de habitantes) llaman a sus ciudadanos a permanecer en sus casas, pero no los obligan a hacerlo. Es el caso de México, de los principales estados de Brasil, de Irán, de Alemania, de Uganda y de Canadá.

El confinamiento tiene un impacto psicológico aumentando la depresión, la ansiedad y otros problemas de salud mental, según la Cruz Roja. “Incluso en zonas de conflicto, podemos abrazarnos cuando tenemos miedo. Lo terrible de esto es la falta de contacto físico”, comentó un directivo.