Culpan de cadena de errores a Pete Arredondo

Ven “fracaso” de Policía en Uvalde; pudo abatir al tirador en 3 minutos

Steve McCraw, director de Seguridad del Estado de Texas, expone la falta de capacitación ante una agresión activa; recrimina que no se aprendió nada de masacres en el país; se protegió más a policías que a niños, acusa

El director de la policía estatal, Steve McCraw, muestra a senadores evidencia del operativo en Uvalde.
El director de la policía estatal, Steve McCraw, muestra a senadores evidencia del operativo en Uvalde.Foto: AP
Por:
  • Stephanie Reyes

El director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Steve McCraw, aseveró que la Policía de Uvalde pudo abatir a Salvador Ramos en sólo tres minutos y evitar la masacre, pero aguardaron una hora, 14 minutos y ocho segundos, según el registro, lo que evidenció un “vil fracaso” en un tiroteo que dejó 21 muertos.

En una audiencia ante el Senado, el coronel de la entidad ratificó que las decisiones de ese día fueron una cadena de errores, lo que refleja un mal manejo de la voz de mando, en este caso el jefe policial del distrito escolar, Pete Arredondo.

Según datos oficiales de lo ocurrido el pasado 24 de mayo en Texas, en sólo unos minutos ya había 11 oficiales en la escena en la que se reportó a un joven armado. Ellos debieron entrar para neutralizar al agresor o al menos distraerlo, pero contrario a lo que amerita una emergencia esperaron innecesariamente, pese a portar fusiles y escudos.

A cuatro semanas de la tragedia que enlutó a la zona fronteriza, McCraw explicó que, según el minuto a minuto de la matanza basado en testimonios y grabaciones de cámaras de seguridad y otras, los primeros en responder al ataque estaban armados para ingresar y así lo hicieron. Sin embargo, fueron bloqueados en uno de los pasillos por el comandante a cargo y permanecieron ahí por casi una hora, perdiendo valioso tiempo para actuar y salvar a los 19 niños y dos maestras que perdieron la vida.

Lo único que frenó a un cuerpo de oficiales para entrar a los salones 111 y 112 fue el comandante en la escena (Pete Arredondo)

Steve McCraw, Director del Departamento de Seguridad Pública de Texas

Su tardanza, indicó, va en contra de la instrucción principal en estas agresiones, misma que se realiza desde la matanza de Columbine en 1999, que es perseguir y detener al tirador, con lo que expuso la falta de capacitación de quienes se encontraban afuera de la escuela.

Con esa evidencia, refirió que la respuesta en la primaria de Uvalde representa “la antítesis de todo lo que hemos aprendido”, en una nación fuertemente golpeada por tiroteos masivos, muestra de ello es que desde Uvalde ya suman 66 ataques en el país con casi un centenar de víctimas fatales, según el registro de la organización Gun Violence Archive.

Ante esta situación, el director recriminó la actuación de Arredondo, a quien responsabilizó de los errores que derivaron en la muerte de 21 personas en un salón de cuarto año. Insistió, como aquella semana, que hubo equivocaciones, desde esperar por escudos especiales, pues presuntamente tardaron 20 minutos en llevar equipo balístico, y hasta una llave para la puerta que presumiblemente estuvo abierta todo el tiempo.

En ese tema precisó que ni siquiera hay registros de que los grupos de seguridad intentaran revisar si se podía entrar o no por ese lugar, ya que después del atentado se determinó que el acceso en cuestión no puede ser cerrado por dentro, por lo que no se necesita una llave y, en casos graves como éste, en ocasiones las ventanas son mejores accesos.

Gráfico
Gráfico

McCraw sostuvo que Arredondo le dio más importancia a la protección de sus policías que de los niños masacrados con un rifle AR-15, cuando ni siquiera debería haber dudas, pues era claro que los oficiales tenían armas y chalecos antibalas cuando se escuchaban disparos, mientras que los alumnos estaban indefensos.

Asimismo, el líder de este operativo esperó por radios de comunicación y el equipo SWAT; pero ante la tardanza, mientras los padres les exigían entrar, un equipo táctico de la Patrulla Fronteriza ingresó y abatió a Ramos, luego de que recibieran información de que varios niños llamaron al 911 para reportar a un joven armado en su salón y que había matado a sus compañeros, pues varios yacían en el suelo entre sangre.

Hasta ese punto, una hora y cuarto después, entraron otros oficiales, quienes encontraron los cuerpos de las 21 víctimas, mientras sus familias se ofrecieron a ingresar desarmadas para rescatar a sus hijos.

Su declaración forma parte de un informe que prevé integrar y revelar en julio la Fiscalía, mientras sigue la presión de las familias para que rindan cuentas y se admita que se cometieron errores, por lo que este lunes demandaron la renuncia de Arredondo, pues consideran crítico que una persona que no puede responder a escenarios de este tipo siga al frente de la Policía.

En tanto, él sostiene que según su evaluación era necesario esperar por equipo, rifles, llaves y un francotirador, pues consideró que se trataba de un hombre atrincherado, no de un tiroteo activo.

Asimismo, se reveló que ayer también rindió declaración a puerta cerrada para hablar sobre por qué procedió de esa forma, ante los reclamos de la tardanza policial; pues estos hechos también están en la mira del Departamento de Justicia.

En tanto, otro sector de las familias, afectados y hasta activistas exigen al igual que legisladores y el presidente Joe Biden medidas más estrictas en la regulación de las armas y que menores no tengan acceso a éstas para así impedir que otro Uvalde se repita, mientras en la nación persisten los ataques armados.

  • El dato: Diarios como Texas Tribune aseguraron que para armar el minuto a minuto las autoridades incluyeron videos de las cámaras corporales de policías en el lugar de los hechos.

avc