Seguridad nuclear advierte creciente amenaza

Zaporiyia en peligro; está “fuera de control”

Rafael Grossi, director de la Agencia Internacional de Energía Atómica, condena violación a protocolos; acusa a fuerzas rusas de bloquear inspección e insiste en permitir evaluación

Ocupantes rusos, en pleno combate con defensores ucranianos para tomar el control de la mayor planta nuclear en la región en marzo pasado.
Ocupantes rusos, en pleno combate con defensores ucranianos para tomar el control de la mayor planta nuclear en la región en marzo pasado.Foto: Especial
Por:
  • La Razón Online

Tras casi cinco meses bajo el control de Rusia, la planta nuclear de Zaporiyia, en Ucrania, se encuentra en una condición “extremadamente grave y peligrosa”, aseveró el líder en seguridad nuclear de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Rafael Grossi.

Al evaluar la situación de la mayor instalación nuclear en Europa, el director de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA, por sus siglas en inglés) advirtió en declaraciones a Associated Press que prácticamente desde que Rusia declaró la guerra se violaron todos los protocolos, entre ellos siete pilares indispensables, y principios de seguridad llevando a la central a un escenario “fuera de control”, que ponen en duda las condiciones de seguridad en el mundo.

El también diplomático argentino recordó que los ocupantes han impedido el paso de quienes operaban la central y de especialistas internacionales en temas energéticos, pese a los múltiples llamados, incluso del gobierno de Volodimir Zelenski, para revisar las instalaciones ubicadas a poco más de 300 kilómetros de la frontera con el invasor.

Y aseveró que mientras sigan estos bloqueos para inspeccionar la planta, persistirá el creciente riesgo, una de las mayores amenazas en el mundo al recalcar que “todo principio de seguridad nuclear ha sido violado”.

Todo principio de seguridad nuclear ha sido violado (…)
Lo que está en juego es extremadamente serio, extremadamente grave y peligroso

Rafael Grossi, Director de la Agencia Internacional de Energía Atómica

Según sus datos, no hay garantías de que se respete la integridad de esa zona, debido a múltiples bombardeos en o cerca de la base desde que se desató la guerra el pasado 24 de febrero, con miras del régimen ruso a afianzar su control en la nación invadida.

Por ello, el líder urgió nuevamente a quienes operan este complejo a permitir el ingreso de un grupo especializado para estabilizar la situación y evitar un accidente nuclear, al desmentir que el bloqueo sea de las Naciones Unidas, como afirmaron líderes del gobierno de Vladimir Putin.

Según el organismo en la materia, desde que las fuerzas del Kremlin rebajaron de nivel a los ucranianos de la base la información ha sido “aislada” y “defectuosa”, presionando a las tropas del país vecino a facilitar datos confiables sobre el monitoreo o garantizar el acceso a dicha planta, pues los informes que reciben a cuentagotas no se pueden corroborar, pues los empleados laboran bajo el mando de los rusos.

El jefe en la materia agregó que la cadena de suministro de equipo y piezas ha sido obstaculizada por la guerra, por lo que se corre el riesgo de que no cuenten con el material y la capacitación óptima para mantener en operaciones la central, en la que almacenan grandes cantidades de material nuclear, haciendo de la zona un espacio volátil y la situación podría empeorar.

Gráfico
Gráfico

Desde marzo pasado, cuando Rusia aseveró que tomó posesión del lugar, el organismo ha hecho énfasis en monitorear los niveles de radiación, al indicar que se requiere una revisión más exhaustiva para determinar si hay no un riesgo real.

De lo contrario, explicó, la situación escalará hasta volverse un tema “extremadamente peligroso”, lo que recuerda el accidente de la planta de Chernobyl, también en Ucrania, en los 80.

Grossi agregó que, pese a la renuencia de las fuerzas de Putin, contrario a lo que sucede en Zaporiyia, en Chernobyl sí han realizado mediciones, una evaluación de seguridad y hasta reparaciones, al precisar que han asistido de manera personal a la instalación, que según Estados Unidos es usada como base militar por los invasores.

En medio de las acusaciones contra los rusos por frenar el paso de especialistas, líderes invasores desmintieron al organismo en temas nucleares al señalar que tales visitas no han ocurrido por culpa de la ONU, atribuyendo la falta de acuerdo a autoridades internacionales.

Previo a las declaraciones de Grossi, prorrusos señalaron que son Ucrania y EU los que quieren evitar que se conozca información de las condiciones en que está la central. Y exhortó a la AIEA a ver lo que sucede en ésta, al señalar que son las fuerzas de Zelenski las que atacan las instalaciones con artillería y drones, elevando el riesgo de una situación catastrófica.