Pide crear el clima para la inversión

Lamenta ABM falta de acuerdos para superar crisis económica

El presidente de la ABM señaló que el sector público y privado deben trabajar juntos para salir de la crisis económica; preocupa la velocidad de la recuperación

Estamos preparados para hacer frente a lo que venga: ABM sobre Covid-19
Luis Niño de Rivera, presidente de la ABM, señaló que los dos grandes motores de la actividad económica son el consumo y la inversión fija brutaFoto: Cuartoscuro.
Por:
  • La Razón Online

El presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Luis Niño de Rivera, lamentó que hasta ahora no se haya concretado un acuerdo entre todos los sectores del país para darle celeridad a salir de la crisis económica que vive el país por el impacto de la pandemia de COVID-19.

Tras expresar su enorme preocupación sobre la forma en que se va a reactivar la economía, sostuvo que mientras no se lleve a cabo el plan de inversión en infraestructura prometido por el Gobierno federal, previsto para septiembre próximo, la inversión no tendrá un crecimiento significativo y, con consecuencia, tampoco el empleo ni el consumo.

En videoconferencia en el marco de la reunión del Comité de Asociados de la ABM, opinó que el sector público, el sector privado en el sector financiero e inversionistas particulares nacionales y extranjeros deben participar en la reactivación económica.

Todos tenemos que participar en la reactivación de la economía y hasta hoy no hemos visto ese acuerdo entre todas las partes para que trabajemos juntos en darle celeridad a salir de esta crisis económica severa que estamos viviendo

Luis Niño de Rivera, presidente de la ABM

Niño de Rivera apuntó que los temas que le preocupan a la banca en la situación económica actual que vive el país a consecuencia del confinamiento, tiene que ver con el ingreso las personas físicas con actividad empresarial y personas morales, tanto micro pequeñas y medianas como grandes empresas. 

“La gran preocupación es en qué nivel están los ingresos de cada uno de nuestros acreditados y a qué velocidad se van a poder recuperar los de aquellos que se han visto disminuidos. Esa es la principal preocupación porque evidentemente los ingresos son la fuente de pago de nuestros créditos”, expuso.

La banca, agregó, también tiene una enorme preocupación de cómo se va a reactivar la economía, al referir que los dos grandes motores de la actividad económica son el consumo y la inversión fija bruta, y un tercer motor son las exportaciones, pero esas “no van tan mal”.

Afirmó que el consumo se va reactivar de dos maneras; la primera es si hay crecimiento en el empleo, pero esto no ha ocurrido, y que se han perdido más de 1.1 millones de empleos formales y hay unos 25 millones de personas que están en desempleo, en subempleo o inactivas económicamente hablando, “eso nos preocupa mucho”.

En el caos de la inversión fija bruta, sostuvo que mientras no se lleve a cabo que es el plan de inversión en infraestructura, sobre el cual el Presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que será a principios de septiembre, no habrá un crecimiento significativo en inversión y, por consiguiente, tampoco en el empleo ni en el consumo.

Para reforzar la recuperación de la economía mexicana se debe dar un combate frontal a la corrupción, así como crear un entorno de confianza y certidumbre para que fluya la inversión, consideró la Asociación de Bancos de México (ABM).

El vicepresidente de la ABM, Raúl Martínez-Ostos, dijo que se debe crear un entorno apropiado para que la inversión fluya al aparato productivo, para lo cual se requiere un entorno de certidumbre y transparencia en lo cual “México ha estado rezagado durante un tiempo”.

Asimismo, apuntó, dar un combate frontal a la corrupción, con independencia de posiciones políticas, enfocado a que el gasto público se ejerza de manera ordena y haya claridad en las políticas públicas, son elementos fundamentales para que el país opere en un entorno de confianza y certidumbre en momentos tan difíciles como los que se viven actualmente por la pandemia de COVID-19.

Sin duda en la medida en la que podamos reforzar la transparencia, sentimos que se puede reforzar esa recuperación en la actividad económica en los siguientes años meses y décadas

Raúl Martínez-Ostos, vicepresidente de la ABM

Por otra parte, el presidente de la ABM destacó que el crédito bancario ha mantenido un crecimiento positivo este año de 2.9 por ciento nominal anual, impulsado sobre todo por el financiamiento a empresas y vivienda, aunque el crédito al consumo cayó 3.0 por ciento.

Niño de Rivera refirió que en julio ya se observa una recuperación en la facturación de tarjeta de débito, superior que en tarjeta de crédito, mostrando un comportamiento prudente del cuentahabiente.

Además, en los primeros seis meses del año la captación bancaria ha tenido un incremento de 750 mil millones de pesos, con un incremento anual de 13.8 por ciento anual nominal, “debido a la contingencia e incertidumbre, las personas han preferido ahorrar que endeudarse”.

Refirió que el programa de diferimiento de interés y capital que concluyó en julio pasado llegó a 9.2 millones de créditos por un monto de más de un billón de pesos de cartera de crédito, y adelantó que en septiembre próximo la banca dará a conocer un programa de infraestructura.

JVR