Reducción de tasas de interés aún no ha terminado: Jonathan Heath

Afirma que Banxico ha respondido con todos los instrumentos con lo que dispone para mitigar el impacto de la crisis

Jonathan-Heath
Por:

El Banco de México (Banxico) ha respondido con todos los instrumentos con lo que dispone para mitigar el impacto de la crisis por COVID-19 en el país. Un ejemplo de ello es el ciclo de reducciones en la tasa de interés de política monetaria, mismo que no ha terminado, afirmó Jonathan Heath, subgobernador del organismo monetario.

Durante la presentación de su seminario virtual “Economía y sociedad a partir de la pandemia”, el economista manifestó que al Banco Central le preocupaba el pobre desempeño económico del país previo a la pandemia, que se sumó a una inflación cercana al objetivo trazado y una desaceleración incómoda.

Por ello, explicó, se instrumentó un ciclo de reducción de tasas de interés, el cual, “de acuerdo a mi opinión, aún no ha terminado. No obstante, ante la pandemia, el Banco aceleró la transición monetaria hacia una postura expansiva, procediendo con cierta cautela ante el incremento inusitado en la aversión al riesgo mundial”.

Recordó que entre agosto del año pasado y febrero de este, se mantuvo un ritmo constante en la reducción de la tasa de política monetaria de 25 puntos base en cada decisión calendarizada. Sin embargo, cuando se declaró la existencia de la pandemia, se aceleró a 50 puntos base ante el súbito deterioro de las perspectivas económicas para el país.

Con estas decisiones, Banxico pasó de una postura monetaria restrictiva expresada con una tasa de política monetaria de 8.25 por ciento hasta agosto pasado, a una expansiva de 325 puntos base menos para situarla en 5.0 por ciento en junio de 2020.

“El objetivo de estas reducciones es dar, hasta donde sea posible, un estímulo a la economía, ya que los efectos negativos sobre la actividad económica y el empleo han cobrado máxima prioridad. Subrayo, que es mi opinión personal, que el ciclo todavía no termina, por lo que buscaremos llevar la postura monetaria a un nivel expansivo acorde a la situación económica actual”, destacó.

Abundó en que el camino no es fácil, ya que hay limitaciones en la política monetaria, como la baja inclusión financiera, un sector informal grande y la elevada concentración bancaria, las cuales reducen la efectividad de una baja de la tasa de interés.

kl