Junta de Gobierno de Banco de México

Ve Banxico incertidumbre y riesgos a la baja para economía

Rebrote de pandemia y nuevos confinamientos, entre los riesgos; el voto disiente por bajar a 4.0% la tasa de referencia fue del subgobernador Jonathan Heath 

Economía.
La economía enfrenta un duro momento por la contingencia sanitaria.Foto: Pixabay
Por:
  • La Razón Online

Persiste un entorno de incertidumbre y riesgos a la baja para la actividad económica, destacando los riesgos de un rebrote de la pandemia, de acuerdo con la mayoría de los miembros de la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico).

Algunos alertaron sobre la posibilidad de que se implementen nuevas medidas de distanciamiento, según la minuta de la decisión de política monetaria del 12 de 12 de noviembre pasado en la cual la mayoría decidió mantener la tasa de referencia en 4.25 por ciento y sólo el subgobernador Jonathan Heath, votó por disminuirla a 4.0 por ciento.

El documento refiere que todos comentaron que la información oportuna sugiere que después de una profunda contracción en el segundo trimestre, la actividad económica mostró una recuperación en el tercero.

La mayoría destacó que la estimación oportuna del Producto Interno Bruto (PIB) apunta a una expansión de 12 por ciento ajustada por estacionalidad en el tercer trimestre respecto al anterior, impulsada por la demanda externa y la reapertura de actividades.

Además, a mayoría destacó que el mercado laboral ha comenzado a recuperarse, si bien sigue mostrando un deterioro considerable, y resaltó la reducción en la tasa de participación laboral y los aumentos en la desocupación y subocupación.

De acuerdo con la minuta, la mayoría de los miembros de la Junta de Gobierno del Banxico señalan que la recuperación económica será gradual y prolongada.

Gráfico

Uno comentó que ante la debilidad en algunos componentes de la demanda agregada, es previsible que la recuperación comience a desacelerarse una vez que se disipen los efectos de la reapertura y otro opinó que la recuperación será difícil por lo que podría prolongarse hasta mediados de 2024.

Ante la contracción económica y los escenarios de recuperación previstos, la mayoría destacó que se anticipan amplias condiciones de holgura en el horizonte en que opera la política monetaria.

Respecto a la inflación, la mayoría mencionó que la inflación general anual aumentó entre septiembre y octubre y que se encuentra por encima de la meta de 3 por ciento.

La mayoría consideró que la inflación ha seguido resintiendo los efectos de la pandemia, que ha implicado choques de oferta y demanda, así como una depreciación cambiaria, y estimó que hay señales de estabilización en algunos rubros de la inflación

Entre los riesgos al alza para la inflación, algunos integrantes de la Junta de Gobierno resaltaron la posibilidad de episodios de depreciación cambiaria, algunos estimaron que pueden seguir registrándose presiones al alza derivadas de la pandemia.

En cuanto al entorno macrofinanciero, la mayoría de los miembros de la Junta de Gobierno del banco central señaló que los mercados financieros mostraron un comportamiento favorable.

La mayoría destacó que en este contexto el peso mexicano presentó volatilidad y una apreciación, las tasas de interés presentaron movimientos mixtos y acotados y el impacto de la pandemia continuó afectando al financiamiento a las empresas, destacando la contracción del crédito bancario.

Así, considerando las afectaciones en la inflación, la actividad económica y los mercados financieros, así como las previsiones de inflación y la conveniencia de consolidar una trayectoria decreciente para las inflaciones general y subyacente hacia la meta de 3 por ciento, la mayoría coincidió en mantener el objetivo para la tasa de referencia en 4.25 por ciento.

Todos coincidieron en que la decisión de mantener sin cambios la tasa de referencia constituye una pausa a fin de confirmar una trayectoria convergente de la inflación a la meta.

Sólo un miembro, Jonathan Heath, votó por disminuir el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un nivel de 4.00 por ciento.

En la explicación sobre su decisión disidente, Heath explicó que su voto fue por reducir la tasa en 25 puntos base para ubicarla en 4.0 por ciento y seguir el ciclo a la baja hasta donde sea posible.

El problema primordial que enfrentamos es la profunda caída en la actividad económica, su afectación hacia el mercado laboral y la expectativa de que la recuperación será débil, difícil y prolongada

Jonathan Heat, miembro de la Junta

Opinó que ante la magnitud del desplome económico, no se debe sobrerreaccionar porque la inflación se ubica temporalmente una décima de punto porcentual por arriba del rango de variabilidad de su objetivo.

“Ante la dificultad de instrumentar mayores estímulos fiscales, se necesita más de la política monetaria; se requiere una tasa todavía más baja para ayudar al proceso de recuperación. De no atenderse adecuadamente, la economía podría sufrir daños estructurales prácticamente irreparables”, alertó.

Para esto, agregó Heath, se requiere contar con el mayor apoyo posible, pasando de la actual postura monetaria modestamente expansiva a una altamente acomodaticia y que además señalicemos que permanecerá así por un largo tiempo.

“Incluso, la pausa no es admisible cuando se anticipa una baja sensible en la inflación en noviembre ante las bajas en los precios de los energéticos, frutas y verduras y por los descuentos en muchas mercancías en el Buen Fin

Jonathan Heat, miembro de la Junta

oat