Avatar del Bibiana Belsasso

Bibiana Belsasso

Ahorcados en el 2021

BAJO SOSPECHA

Bibiana Belsasso
Bibiana Belsasso
Por:

Si ahora que vas a cargar el tanque de gasolina de tu coche sientes que tienes que ponerle más dinero para llenarlo, si vas a la tiendita de la esquina y todo te parece más caro, si el recibo de luz de tu casa llegó más alto que el mismo bimestre del año anterior, si vas al supermercado y no te alcanza para lo mismo, no es percepción: el aumento a la mayoría de los productos de primera necesidad es inminente. Y es que este enero se registró la mayor carestía para un primer mes del año desde 2017.

La gasolina, el gas y los alimentos están por las nubes. Basta con ir al mercado para darnos cuenta de que el dinero ya no rinde como antes.

A principios de año, el Presidente Andrés Manuel López Obrador decía que “hoy día la gasolina, y mañana y pasado y en todo enero y hacia adelante, está más barata que cuando llegamos al Gobierno".

Resaltaba que desde que tomó posesión, la inflación se ha mantenido a menos del 4% anual; además, "no ha habido aumento de impuestos, ni incremento en los precios de los combustibles".

La realidad es otra: los mexicanos hemos sufrido en carne propia “el gasolinazo” de las últimas semanas, y es que no necesariamente debemos tener un automóvil para resentir este aumento, lo puede ver reflejado cada que va al supermercado o a la tienda de la esquina, todo está más caro.

Veamos el comportamiento de la gasolina en las últimas semanas. De diciembre de 2020 al 9 de febrero, tomando en cuenta el promedio nacional, el precio de la Magna aumentó 1.17 pesos por litro, es decir, un incremento de 9.45%; pero si observamos sólo el caso de la CDMX, el incremento llega hasta el 11 por ciento.

El aumento en la gasolina tipo Premium en este mismo periodo de tiempo fue de 1.64 pesos por litro, mientras que el diésel registró un incremento de 1.34 pesos por litro.

Es por eso que la Secretaría de Hacienda tuvo que reactivar el estímulo fiscal al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), para que no siguiera disparándose el precio.

El subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio González, explicó a través de Twitter que “el estímulo del IEPS tiene un diseño contracíclico que estabiliza el precio de los combustibles y evita incrementos abruptos por alzas en precios internacionales del petróleo, referencias de combustibles y tipo de cambio: en tanto estas variables suban, el estímulo aumenta”.

Es por eso que se tuvo que recurrir a este estímulo fiscal por primera vez desde la primera semana de marzo de 2020. La razón: el repunte en el precio de la Mezcla Mexicana durante este 2021 que, incluso, ya supera los precios previos a la pandemia.

Pero este apoyo es sólo para la gasolina Magna; la Secretaría de Hacienda no aplicó estímulo fiscal a la Premium y diésel, por lo que los consumidores continuarán pagando completas las cuotas del IEPS vigente.

Pero pongamos un ejemplo claro, lo que usted y yo vivimos cada día. Si llenó el tanque de su vehículo el último día del año pasado, hablando de un tanque de 40 litros, tuvo que pagar 716.40 pesos; pero si lo llena ahora, tendrá que desembolsar 784.40 pesos, es decir, 68 pesos más (precios promedio).

Pero la cosa se pone peor si vive en la Ciudad de México. Si el 31 de diciembre llenó su tanque con 732.40 pesos, para el 9 de febrero tuvo que pagar 814 pesos. A eso súmele lo que nos roban varias estaciones de gasolina.

La crisis se siente

Locatarios del mercado Baltazar Leyva, en Chilpancingo, referían a finales de enero una baja de 80% en sus ventas. Diferentes productos de la canasta básica, como la carne de pollo y res, frijol, arroz y sopa han tenido importantes incrementos.Foto: Cuartoscuro

Y la cosa se pone peor debido a la inflación, que ha registrado la mayor subida en un mes de enero desde 2017. De acuerdo con el Inegi, los precios se incrementaron 0.86% con respecto a diciembre.

El alza se debe principalmente a los energéticos, cuyo costo ha aumentado 5.23% en este inicio de año, mientras que la variación anual de la inflación se sitúa en 3.54%, ligeramente por encima de lo proyectado por los analistas, pero dentro del rango de variabilidad que estima el Banco de México.

Pero vayamos al mercado. Según el Índice Nacional de Precios al Consumidor, la papa subió este mes en 18.84%; los plátanos 12.25%; o ¿usted fuma?, se lo pregunto porque los cigarros aumentaron 2.75%. Hasta cocinar y bañarnos sale más caro, ya que el gas LP registró un incremento de 9 por ciento.

Y si usted vive en el Estado de México, Sinaloa, Hidalgo, Baja California y Michoacán, le tengo malas noticias, porque fue en estas entidades donde se registró un mayor aumento de costos.

Seguro usted escuchó hace unos días a López Obrador decir que no había una crisis de consumo: “enero estuvo mucho mejor en cuanto a consumo interno, esto lo mido por lo que venden tiendas departamentales, de autoservicio, vendieron 125 mil millones de pesos… en enero de 2020 vendieron 115 mil millones de pesos, aumento en 10 mil millones de pesos, las ventas, en estas tiendas, no tenemos una crisis de consumo”.

Bueno, pues esto no quiere decir que los mexicanos tengamos más dinero para gastar, lo que pasa es que los mexicanos gastaron en alimentos lo que antes gastaban en entretenimiento o restaurantes.

De acuerdo con un reporte elaborado por el Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA), los precios promedio de la canasta básica en la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, registraron un incremento anual de 6.1% durante enero de 2021.

La que registró el mayor aumento de precios fue Monterrey, con 7%; seguida de Guadalajara, con 6.4%, y la CDMX, con 5.2 por ciento.

Entre los productos de origen animal, el mayor aumento lo registró el tocino, con 6.5%, la carne de pollo, 5.6%, y la carne de res y jamón 4.2%.

Respecto a granos, el frijol presentó un aumento de 41.7% a tasa anual, y es que el precio de este producto se ha mostrado al alza como consecuencia de una menor producción en el ciclo productivo primavera-verano, lo que ha provocado una baja en los inventarios para cubrir la demanda nacional.

De acuerdo con el reporte, otros granos y productos que también han presentado importantes incrementos son la pasta para sopa (31.4%), café (17.2%), arroz (11.6%), chiles en lata (7.1%), pan de caja (5.9%) y aceites (5.4%).

Y ante la falta de trabajo y el aumento de precios en todos lados, la gente tiene que conseguir dinero donde pueda. En todo 2020, los retiros de desempleo sumaron 20 mil millones de pesos, correspondientes a solicitudes de 1.7 millones de trabajadores.

Y es así como tenemos que hacerle frente a la vida, con muchos despidos, bajas de sueldo, con temor a enfermarnos de Covid, y gastando los pocos ahorros que se tienen para la vejez, pero lo que los mexicanos no perdemos es la fe, y aun viendo estos datos duros y corroborándolos cada vez que nos enfrentamos a hacer un pago, veremos la forma de salir adelante.