Jueves 15.04.2021 - 06:27

Avatar del Bibiana Belsasso

Bibiana Belsasso

Un detenido por Ley Olimpia

BAJO SOSPECHA

Bibiana Belsasso
Bibiana Belsasso
Por:
  • Bibiana Belsasso

Tiene 24 años y es la primera persona procesada bajo la Ley Olimpia, publicada el 22 de enero de 2020. Alexis Rafael “N” fue vinculado a proceso por los delitos de extorsión simple y contra la intimidad sexual.

Alexis engañó a una joven a través de mensajería instantánea. Se hizo pasar por una amiga y le propuso la venta de fotografías íntimas.

Para engancharla, él y su cómplice, que permanece prófugo, enviaron a la víctima fotos íntimas de la supuesta amiga para que se atreviera a enviar material, incluso videos.

Luego, la víctima recibió llamadas de un supuesto licenciado, quien le ofreció retirar de redes sociales las imágenes íntimas a cambio de un depósito bancario.

La joven levantó la denuncia. Tras realizar la investigación correspondiente, las autoridades capitalinas detectaron que la cuenta bancaria correspondía a una mujer que reside en Mérida y que los depósitos eran dirigidos a un hombre con apellidos similares a la titular de la cuenta.

Además, se encontró que este mismo sujeto fue señalado como posible acosador sexual en una denuncia hecha en Mérida, en 2018.

Por ello, la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México y la Fiscalía de Yucatán iniciaron un trabajo conjunto para localizar al sujeto y se obtuvo la orden de cateo y una orden de aprehensión. Fue detenido en Mérida y trasladado a la Ciudad de México.

El proceso contra Alexis dio sus primeros pasos, pero existen miles que permanecen archivados o no han iniciado. Sólo en Yucatán existen 23 casos que no han sido judicializados, pese a la puesta en marcha de la Ley Olimpia.

Esta ley trata de un conjunto de reformas encaminadas a reconocer la violencia digital y sancionar penalmente a las personas que divulguen videos, fotografías o cualquier otro material que violen la intimidad sexual y privacidad de las personas.

En Puebla, la llamada Ley Olimpia se tipificó apenas en el 2018. Un año después, la legislación, que adoptó su nombre se convirtió en una realidad en 16 estados, incluida la Ciudad de México, donde las penas son más severas y alcanzan hasta 16 años de cárcel.

En tres meses recibe sentencia

Alexis Rafael “N” fue detenido el viernes pasado en Mérida por policías de la Ciudad de México y elementos de la Fiscalía de Yucatán. Tras ser trasladado a la capital, un día después fue vinculado a proceso.Foto: Especial

Actualmente, la Ley Olimpia está en 28 entidades, contempla penas de 3 a 6 años de prisión para los agresores. Las sanciones pueden aumentar hasta en una mitad cuando el delito sea cometido por el cónyuge o pareja, por cualquier persona con la que la víctima tenga o haya tenido una relación sentimental, afectiva o de confianza, o por un servidor público en ejercicio de sus funciones.

Además, obliga a las páginas de Internet a bloquear los contenidos y avisar de manera inmediata a los usuarios cuando incurran en violaciones.

Pero esta ley no está establecida en Chihuahua, Sonora, Nayarit y Campeche, en este último el decreto aún permanece sin publicarse en el Diario Oficial del estado, pese a que existe un punto de acuerdo para solicitar al Ejecutivo su publicación. Hay que trabajar este tema en esos estados ya.

Y es que aun con la Ley Olimpia, y aunque es un avance, todavía es muy difícil poder sancionar a quien distribuya imágenes íntimas. Y lo peor del caso es que la distribución de estas imágenes se ha incrementado durante la pandemia entre 50 y 70 por ciento, ya que se utiliza este recurso para actividades laborales, escolares y sociales, y con ello aumentó el riesgo.

La policía cibernética de la Ciudad de México indicó que de los 452 menores de 18 años que fueron víctimas de violencia digital el año pasado, 298 fueron niñas, es decir, 65 por ciento.

Y es que en redes sociales en México, existen por lo menos 70 sitios en donde trafican imágenes de mujeres desnudas, sin su consentimiento, los llamados “packs”, que no han sido sancionados.

Los contactos se realizan de manera pública a través de Twitter o Facebook, donde se coloca un número celular para que los interesados sean integrados a los foros o chats en WhatsApp, Telegram u otra red.

La finalidad no es sólo ver fotos de mujeres desconocidas, sino publicar imágenes de las que ellos mismos han tomado o robado de teléfonos de amigas o conocidas.

La ONU advierte que, en nuestro país, el ciberacoso afecta 9.4 millones de mujeres, 40.3 por ciento son insinuaciones sexuales, y 32.8 por ciento es contenido sexual no solicitado.

Las más atacadas en los espacios digitales, tienen edades de entre los 18 a 30 años de edad.

Está muy bien que haya un primer procesado, pero la realidad es que son miles las personas que han publicado contenido privado en las redes y que no han sido ni siquiera sancionados. Es un tema pendiente que tenemos como sociedad y que debemos exigirles a las autoridades.

Para una persona que ha sido víctima de que sus imágenes privadas se hagan virales, las consecuencias pueden ser gravísimas.  Muchos, porque las víctimas pueden ser mujeres u hombres, pueden sufrir ansiedad, realizarse lesiones corporales, falta de apetito, nervios crónicos y sentimiento de culpa. Las víctimas son orilladas al abandono del espacio digital, lo cual también afecta entornos y relaciones, y en algunis casos pueden incluso quitarse la vida.

La Ley Olimpia ha sido un muy buen primer paso, pero aún falta un largo camino por recorrer, primero porque no existe un único código penal, pero sobre todo porque son muchos los que cometen estos delitos y no son sancionados.