Avatar del Bibiana Belsasso

Bibiana Belsasso

“El enojo en EU lo vimos explotar en el Capitolio”

BAJO SOSPECHA

Bibiana Belsasso
Bibiana Belsasso
Por:
  • Bibiana Belsasso

La toma del Capitolio en Washington D.C. es un hecho sin precedentes en Estados Unidos, que será, sin duda, un parteaguas en el futuro de ese país. Para hablar del tema, entrevistamos a la periodista e internacionalista Ana Paula Ordorica.

BB: Ana Paula, lo que vimos con las manifestaciones del pasado miércoles, ¿podríamos decir que se está latinoamericanizando Estados Unidos?

APO: Mira, yo creo que lo que vimos ayer es shockeante para EU, pero no es una sorpresa.

Me parece que Estados Unidos tiene muchos problemas desde hace tiempo, raciales, de disparidad en el ingreso, que Donald Trump puso el dedo en ésos y los está mostrando. Ahora lo grave de esto es el proceso mediante el cual está saliendo todo esta pus, digamos, dentro del sistema político estadounidense.

Trump desde ese día que bajó por la escalinata en 2015 avisando que iba a lanzar su candidatura a la Presidencia hablando de estos problemas de una manera que para el público estadounidense ha sido muy fácil escuchar, de abrazar y de querer implementar y quejarse y exigir que se den cambios, ¿no?

BB: Barack Obama en sus memorias dice que al mismo tiempo que triunfa en esta elección de 2008, empieza a palpar que hay un racismo latente y muy peligroso en Estados Unidos.

APO: A ver, lo que vimos en el Capitolio es la muestra más clara de ese racismo, porque en el verano estuvimos viendo las marchas de Black Lives Matter y cómo trataban las fuerzas de seguridad a esos manifestantes versus lo que vimos ayer, los dejaron entrar al Capitolio, ése debería ser el edificio más seguro de todo Estados Unidos.

BB: ¿La policía está con Trump?

APO: Antier eran manifestantes blancos, sobre todo, no quiero decir que no hubiese afroamericanos o latinos, que también hay, a mí me ha tocado ir a rallies de Trump y hay muchos latinos, muchos afroamericanos, pero en su mayoría son blancos que se sienten defraudados por su gobierno, porque lo que ha pasado en Estados Unidos es que el ingreso per cápita lo han mantenido, pero con ese mismo ingreso ya no puedes comprar lo mismo que antes, los jóvenes de hoy no tienen una mejor vida, económicamente hablando, de la que tuvieron sus padres y sus abuelos. Este enojo que ha estado hirviendo dentro de la sociedad estadounidense, pues lo vimos explotar ayer en el Capitolio.

Lo que vimos en el Capitolio es la muestra más clara de racismo, en el verano estuvimos viendo las marchas de Black Lives Matter y cómo trataban las fuerzas de seguridad a esos manifestantes versus lo que vimos ayer, los dejaron entrar al Capitolio

BB: ¿Éste es el principio de cómo se van a manejar los próximos cuatro años?

APO: Siento que Joe Biden está en una situación en la que no se encontraban los demócratas desde hace 10 años, tienen el Ejecutivo y el Legislativo, una mayoría estrecha, pero mayoría al fin, tienen el voto de Kamala Harris, la vicepresidenta, para desempatar.

Biden tiene una situación positiva en que podría basar su agenda, pero tiene el reto de la extrema izquierda de su partido, que a partir de muchas cosas, pero a partir de lo que ocurrió en el Capitolio van a sentirse con la autoridad de exigirle a Joe Biden y a Kamala Harris que avance la agenda progresista ultraizquierda de ellos, te estoy hablando Alexandria Ocasio-Cortez y de ese grupo que se le conoce como The Squad que quieren pedir un Green New Deal, que quieren pedir ayudas económicas extremadamente costosas para un Estados Unidos que de por sí ya tiene un déficit como ningún otro país en el mundo, o sea, si fuera Grecia el FMI ya estaría metido pidiéndole medidas de austeridad draconianas.

Entonces, a lo que voy es, creo que el problema que va a tener Biden no nada más son esos manifestantes también es lo que le va a pedir la extrema izquierda de su partido.

La conductora, en la edición 2017 del foro del IMEF.Foto: Especial

BB: ¿Trump ha perdido el poder de comunicación sin redes sociales?

APO: Lo que es increíble es que por un lado los dueños de estas plataformas, Mark Zuckerberg y Jack Dorsey, o los CEO, le quitan este poder, pero Donald Trump sigue teniendo el poder de utilizar los códigos nucleares, de declararle la guerra a Irán, o sea, esas cosas sí son serias. Entonces, sí creo que vamos a ver dos semanas complicadas.

BB: ¿Destituirlo?

APO: Lo podrían aplicar, pero no creo que ocurra, para aplicar la Enmienda 25 tiene que estar de acuerdo la mitad del gabinete y el vicepresidente, y lo que queda en el gabinete de Trump son leales al presidente; entonces no veo cómo vayan a poder cambiar de opinión, quienes no están de acuerdo con Trump o ya renunciaron o están por renunciar. Yo creo que no van a invocarla y que ni pierdan el tiempo los demócratas con eso ahorita, que armen su agenda para a partir del 20 de enero empezar a tratar de sanar a Estados Unidos.

Donald Trump quiere salir como una víctima de un fraude, no quiere salir como un perdedor de la Casa Blanca y entonces nunca va a conceder que perdió esta elección y por lo mismo nunca va a llevar a cabo las acciones institucionales que exige una transición ordenada.

BB: ¿Qué hará Trump al dejar la Casa Blanca?

APO: A las 12:00 horas del 20 de enero Marine One, el helicóptero, tiene que llevar a Trump y a su familia a donde él diga, nadie sabe a dónde porque en Mar-a-Lago los residentes de West Palm Beach están en desacuerdo con que viva de manera permanente y existe un documento que firmó el propio Trump en 1993 cuando tenía problemas financieros, en el que el condado salió al rescate de Mar-a-Lago y le hicieron firmar un documento en donde decían: “Rescatamos este campo de golf como un edificio de campo de golf y de vacación, nadie puede vivir aquí, nadie puede dormir siete noches consecutivas en una misma habitación y nadie puede pasar más de veintiún noches al año en este lugar”, entonces en Mar-a-Lago no quieren a Trump. No sabemos a dónde se va a ir, en Nueva York tampoco lo quieren, pero se tiene que ir, a partir de las 12:01 del 20 de enero Trump sería un invasor adentro de la Casa Blanca.