Avatar del Bibiana Belsasso

Bibiana Belsasso

Irma se lo ganó a pulso

BAJO SOSPECHA

Bibiana Belsasso
Bibiana Belsasso
Por:
  • Bibiana Belsasso

Este lunes 21 de junio se dio a conocer el relevo en la Secretaría de la Función Pública (SFP): Irma Eréndira Sandoval Ballesteros dejó de estar al frente de esta dependencia, luego de que el Presidente Andrés Manuel López Obrador decidió hacer cambios en su gabinete.

El Presidente es un hombre muy transparente, claramente se ve cuando está molesto. Su lenguaje corporal ese día fue muy evidente cuando hizo el anuncio y dijo que el lugar de Sandoval será ocupado por Roberto Salcedo Aquino, un académico muy respetado, con más de 3 décadas en el servicio público.

Sabemos que el Presidente protege a los suyos y que la principal virtud que ve en sus funcionarios es la lealtad. Desde hace un par de meses se conoce su descontento con la familia Ackerman-Sandoval.

Todo el tema está en la elección de Guerrero. Desde el 2018, Irma Eréndira empezó a impulsar a su hermano, Pablo Amílcar, a buscar la candidatura para gobernar la entidad. Ambos hermanos vienen de un padre muy metido en la política guerrerense desde hace años y era el sueño de la familia.

Pablo Amílcar era, hasta octubre de 2020, el superdelegado de Morena en Guerrero, y hay varios videos en donde se entregan apoyos y piden porras para el entonces funcionario. Desde ahí empezaron los errores, haciendo proselitismo a favor de una persona con recursos públicos.

Sin embargo, la cúpula nacional de ese partido tenía en mente a otro aspirante: Félix Salgado Macedonio.

Desde ese momento, la pugna interna no se hizo esperar. A principios del 2021, el hermano de la todavía titular de la SFP solicitó al partido que se transparentara el proceso de designación del candidato, algo que fue negado y comenzó un proceso de impugnación, al cual renunció Pablo Amílcar justo cuando le ofrecieron una diputación federal.

Al mismo tiempo, se desató la guerra para hacer públicas las denuncias de acoso sexual contra Salgado Macedonio.

La denuncias existían desde hace años, nadie las revivió cuando Salgado buscó la senaduría, pero sí se hace un gran movimiento con el tema a raíz de que Pablo Amílcar no logra la candidatura.

No es un secreto, el propio John Ackerman, cuñado de Pablo Amílcar, salió en su defensa cuando se hizo pública la designación de Salgado Macedonio.

Por medio de sus redes sociales, el comunicador aseguró que se trataba de una imposición que marcaba el “quiebre histórico” en la Cuarta Transformación, es decir, en el proyecto que el actual Presidente viene impulsando desde la campaña presidencial.

Sí, el mismo que ha sido un férreo defensor del Presidente López Obrador y que incluso ha dicho que es un “científico”.

El mismo Ackerman dijo: “Mario Delgado estuvo a punto de anunciar la designación de Pablo Amílcar Sandoval como el abanderado, pero sorpresivamente y de última hora se echó para atrás frente a presiones de parte de sectores mafiosos incrustados en Morena, temerosos de perder sus privilegios y negocios”.

Relevo institucional

El lunes se anunció el relevo de Irma Eréndira Sandoval por Roberto Salcedo Aquino al frente de la Secretaría de la Función Pública.Foto: Cuartoscuro

Y es que el hermano de Irma Eréndira Sandoval siempre apostó a que él llevaba la delantera y la bendición presidencial.

De ahí no hubo forma que hicieran cambiar de opinión, ni al Presidente ni al partido sobre la candidatura. Aun cuando no se transparentaron algunos gastos de campaña y el INE retiró la candidatura a Félix Salgado, su hija queda y hoy es gobernadora electa.

Ahora, a su salida, en un video en redes sociales, Irma Eréndira Sandoval asegura irse contenta con su labor y satisfecha de contribuir a poner punto final a la corrupción.

La verdad es que Sandoval omitió lo polémica que llegó a ser su gestión. Persiguió, pero a los contrarios al régimen, y principalmente casos del pasado.

Exoneró a los suyos, por ejemplo a Manuel Bartlett, director de la Comisión Federal de Electricidad, la CFE, por el caso de las 23 casas propiedad de su pareja sentimental, Julia Elena Abdala Lemus, y su hijo León Manuel Bartlett.

Tampoco se inmutó cuando se descubrió que, en la declaración patrimonial de la pareja de Irma y John, entre 2004 y 2013, Sandoval y su marido supuestamente compraron cinco propiedades, que suman 9 millones 255 mil pesos. Sin embargo, los precios arrojan otros datos, pues son zonas de alta plusvalía.

El matrimonio presuntamente adquirió una casa en Coyoacán por la que pagó 4 millones de pesos, que actualmente está valuada en unos 20 millones. En tanto, un departamento de 126 metros cuadrados que tienen en Benito Juárez, actualmente vale 5 millones de pesos.

Cuando en la Ciudad de México gobernaba el hoy secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, ella recibió como regalo un terreno de 253 metros cuadrados al sur de la capital, que hoy está valuado en seis millones de pesos.

El costo total de las propiedades asciende hasta los 60 millones de pesos, según lo valuado en el mercado. Esta cifra es cinco veces mayor que lo que la funcionaria reportó en sus bienes inmuebles como parte del gabinete de López Obrador.

Tampoco tuvo repercusiones la millonaria beca que le fue otorgada a Ackerman.

Un artículo de Verónica Malo Guzmán, a principios de año, revela que, a través del Conacyt, el Gobierno federal pagó 5 millones 817 mil pesos al doctor John Ackerman para supuestamente realizar algunos estudios.

Esto es gravísimo, se han quitado las becas para médicos, científicos o profesionistas que quieren hacer un posgrado en el extranjero; tampoco hay dinero para la investigación o fideicomisos, pero sí hay recursos para Ackerman.

Algunos de los trabajos que realizó  Ackerman, esposo de Irma Eréndira Sandoval, ahora extitular de la SFP, se titulan: “Democracia, culturas políticas y redes socio-digitales en una era de transformación social”, y “Los usos políticos de la pandemia. Narrativas y desinformación en México”.

En este último, de acuerdo con Malo Guzmán, concluye que “en el marco de la disputa poselectoral en México... hubo grupos de interés políticos y económicos con el objetivo de desestabilizar la estrategia gubernamental” de combate a la pandemia, y que Hugo López-Gatell “fue blanco de ataques”, amén de una “narrativa opositora”.

En pocas palabras, dice Verónica, el Conacyt, al servicio de Ackerman, está pagando un estudio consistente en investigar a los opositores con el único fin de desarrollar material propagandístico para hablar mal de ellos.

¿Usted considera que estos estudios entran en el ramo de la investigación en ciencia o tecnología?

Y es que analizar las opiniones en las redes sociales adversas al Gobierno no es investigación; se trata de monitoreo a quien piensa diferente a la 4T. En otras palabras, es usar el dinero público para perseguir a la oposición, señala la columnista.

Ackerman respondió en ese entonces; dijo que es responsable técnico del proyecto Democracia, Culturas Políticas y Redes Socio-digitales en una era de Transformación Social, que en 2020 recibió más de 5 millones de pesos y que “no recibió los recursos, sino la institución a la que se encuentra adscrito, en este caso, la Coordinación de Humanidades en la UNAM”.

Además de todo esto, en las últimas semanas Ackerman arremetió contra el líder nacional de Morena. Acusó a Mario Delgado de llevar una conducción autoritaria y facciosa del partido, incluso comparó a Morena y sus encuestas para elegir candidatos a los tiempos en los que el PRI tenía el control a través del famoso dedazo.

Y luego se preguntan: ¿Por qué los cambios en la SFP? Los Ackerman Sandoval se lo ganaron a pulso.