Avatar del Carlos Urdiales

Carlos Urdiales

Morena vacuna

SOBRE LA MARCHA

Carlos Urdiales
Carlos Urdiales
Por:
  • Carlos Urdiales

Benditas o malditas las redes sociales no perdonan, ligeras y efímeras, siempre dejan rastro, huella, cicatrices. El sábado por la tarde, desde la cuenta verificada de Morena (@PartidoMorenaMx) se tuiteó: “Ante la pandemia que ha golpeado fuertemente a las familias mexicanas, nosotras y nosotros seguimos trabajando para cuidar a México. Por eso distribuimos y aplicamos la vacuna contra el Covid-19 de manera gratuita. #MorenaEsIgualdad”. Fin.

Dos horas después el tuit fue borrado. Queda el registro, capturas de pantalla y la imagen de la ignominia. A través de su cuenta institucional, el partido en el poder afirmó distribuir y aplicar vacunas contra Covid-19. Verosímil mentira fortalecida por la presencia de guindas servidores de la Nación metidos a brigadistas de vacunación.

¿Morena vacuna? No. ¿Parece que lo hace? Sí. Y eso paga bien en las urnas. La dádiva, real o percibida, es una añeja perversión que resiste el destierro moralizante de líderes ausentes y escurridizos, como Mario Delgado.

En la Ciudad de México, ante la falla en el C5 de los altavoces de alerta sísmica, también durante el fin de semana, provocó el cese inmediato de dos funcionarios. La Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, supo y dijo que errores así no se pueden pasar por alto. E hizo bien.

¿Cómo procesa Morena un “error” tan cínico como presumir que ese partido político vacuna a mexicanas y mexicanos contra el Covid-19? Borrando el tuit y escondiendo la cabeza.

Posicionando otros temas, como impugnar los lineamientos del INE para evitar que la sobrerrepresentación legislativa que Morena disfruta, se enquiste como una maña legaloide que los nuevos-puros replican como ni siquiera los viejos-sucios hacían.

Nada sobre el tuit de las vacunas que Morena distribuye y aplica dijeron en Palacio Nacional (no es tema de la Presidencia de la República, ciertamente), pero tampoco en Ejército Nacional, sede alterna de Morena. Callaron como momias.

La noble falsedad de vacunar tampoco quiere ser desmentida, igual que sucede con la calumnia, algo queda. Lo mismo con las pensiones a adultos mayores por adelantado para evitar la veda electoral sin mermar el impacto social que tiene, en las franjas más necesitadas y desprotegidas, la idea de un gobierno-partido que reparte generosamente salud y bienestar.

La superioridad moral de quien gobierna no permea en su partido. Los encargados del changarro no pueden ni desean pasarse de honestos en la vendimia de sueños sobre mejores presentes y futuros. Igual que antes y como ha ocurrido por décadas, lucrar con la esperanza, reditúa.

Última y terminamos. Layda Sansores, candidata de Morena al gobierno de Campeche, subió en sus redes sociales: “leo ataques desesperados de quienes ven perdida la campaña, ahora intentan acusarme por unas sencillas sandalias que usé… Mienten y difaman diciendo que mi calzado cuesta 60 mil pesos… Intentan engañar a la gente, pero con una simple búsqueda por Internet se pueden dar cuenta que el precio en realidad es de apenas 25 mil pesos”. Menos mal. #MorenaEsIgualdad. En efecto.