Hector Badillo

Multimillonarios proponen pagar más impuestos

DESDE EUROPA

Hector Badillo*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Hector Badillo
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Héctor Badillo

Mientras que la mayoría de los poseedores de grandes fortunas hacen hasta lo posible, incluidos actos de corrupción, para evitar pagar impuestos, un grupo de multimillonarios autodenominado “orgullosos de pagar más” propone que los Gobiernos les cobren más impuestos a los que más ganan, para así combatir la desigualdad social.

En una carta firmada por multimillonarios de Alemania, Australia, Brasil, Dinamarca, Estados Unidos, Francia, Irlanda, Italia, Países Bajos y Reino Unido —por supuesto ningún mexicano—, se lanza una pregunta que desde hace tres años sigue sin respuesta: ¿Cuándo van a cobrar más impuestos a las grandes fortunas?

Los firmantes, entre los que se encuentran la documentalista Abigail Disney, heredera de la fortuna Disney, y la ambientalista Blanche Rockefeller, heredera de la fortuna Rockefeller, se dicen preocupados por el incremento de la desigualdad social, la cual puede provocar consecuencias catastróficas en un futuro cercano.

Básicamente, en esta misiva dirigida a los jefes de Estado y de Gobierno reunidos en el Foro Económico Mundial en Davos, los multimillonarios exigen que se les suban los impuestos a los más ricos del mundo, ya que esto no afectará su estilo de vida ni su poder adquisitivo y mucho menos le haría daño al crecimiento económico nacional.

Este movimiento, que surgió hace unos años bajo el lema “orgullosos de pagar más”, se crea en un momento en el que los ricos son cada vez más ricos y la brecha con los pobres ha aumentado tras la pandemia de Covid-19. Los datos son devastadores. Según el último Reporte Mundial de Desigualdad más de la tercera parte de los bienes privados acumulados desde los años 90 pertenece al uno por ciento de la población mundial.

Estos magnates quieren pagar más impuestos porque los Gobiernos no han actuado para incrementar los pagos a las grandes fortunas.

Una de las razones es que no es un movimiento realmente convocado por los multimillonarios que controlan las políticas sobre este tema. Según algunos analistas, dicha propuesta responde por la cara de vergüenza que tienen las personas nacidas en la opulencia y son conscientes de que no necesitan esas grandes fortunas heredadas para vivir bien.

Como se sabe, muchas fortunas son controladas por grandes corporativos que sólo buscan mayores incentivos para invertir y con ello generan empleos; por lo tanto, los Gobiernos están atrapados por un sistema que le da prioridad a las empresas poderosas y dueños millonarios.

Otro problema al que se enfrenta esta iniciativa, es que, si un país comienza a cobrar mayores impuestos a los más ricos, las personas con recursos ilimitados sólo tienen que cambiar su residencia o la de su empresa hasta encontrar un Gobierno que les ofrezca mayores beneficios.

La realidad es que la evasión fiscal es el deporte favorito de los multimillonarios que acomodan a su antojo las políticas públicas para pagar menos impuestos y crean empresas fantasmas para eludir leyes fiscales. Una realidad que no sólo pasa en México, sino en todos los rincones del mundo donde hay megafortunas acumuladas, muchas de las cuales son producto de corrupción o actividades ilícitas.