Hector Badillo

Rusia contra la OTAN, aumenta la tensión

DESDE EUROPA

*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.La Razón de México
Por:
  • Hector Badillo

La tensión entre Rusia y los países que conforman la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) crece a medida que el gobierno de Vladimir Putin despliega decenas de miles de soldados y armamento a la frontera con Ucrania.

Estas acciones bélicas de ambas partes, que tienen a todo el mundo preocupado y expectante, tienen muchas vertientes, pero el principal conflicto se centra en que el gobierno de Putin se opone a que Ucrania forme parte de la alianza de Occidente de la OTAN ya que, según Moscú, es un peligro que pone en riesgo la seguridad nacional de Rusia y fortalece la alianza militar entre Estados Unidos y Europa. 

Putin ha dicho en conferencias de prensa que algo similar a lo que pretende la OTAN en Ucrania sería como si Rusia colocara armamento nuclear en la frontera de México con Estados Unidos.

Ucrania por su lado ha pedido que la OTAN defina si esa nación formará parte de la alianza internacional, lo cual sigue aumentando las presiones en la escalada militar entre ambas partes. Ante este panorama bélico que hasta ahora se sigue acrecentando por todos los involucrados, el secretario general de la OTAN ha advertido que si el gobierno ruso decide atacar Ucrania “habrá consecuencias graves”, y esas afirmaciones han resonado hasta el Kremlin, en donde Putin tiene lista su tabla de control de misiles.

El presidente francés, Emmanuel Macron, y su homólogo ruso Vladimir Putin hicieron una llamada para buscar disminuir las tensiones del conflicto con Ucrania, pero ningún lado acepta ceder en su postura y pocos o nulos fueron los avances de esa conversación; sin embargo, los dos gobiernos aseguraron que seguirán buscando una solución pacífica a través del diálogo.

A pesar de este vago acercamiento, la OTAN ya planea con los ministros de Defensa una reunión en Bruselas para la próxima semana, en donde se analizarán estrategias para tratar de contener la escalada de tensiones ante las diferentes posturas dentro de la misma alianza. Así lo confirmó Alemania al decir que la intención de Putin es dividir al bloque europeo.

Aunque se habla de que existen discrepancias entre los aliados europeos, Estados Unidos refrenda su compromiso con Europa del abastecimiento energético ante la posible presión que pudiera ejercer Rusia con el gasoducto Nord Stream 2 que conecta a Rusia con Alemania. También el país del norte de América envió un mensaje a Rusia al afirmar que sus tropas están listas, en caso de ser necesarias, para defender la frontera de Ucrania ante un posible ataque de los rusos y que, según la inteligencia estadounidense, podría ocurrir en febrero de este año.

Desde Ucrania, el presidente Volodimir Zelenski ha pedido mesura en la cobertura de este conflicto. Sin embargo, ante las imágenes rusas de su poderío militar, Ucrania también presume su armamento y asegura que están preparados para defender su territorio de cualquier invasión. Como ya es costumbre en nuestra época, las campañas de desinformación que circulan en redes sociales e Internet calientan el ambiente hostil.

En los discursos, todos los involucrados aseguran que no habrá guerra y que esperan resolver este conflicto por medio del diálogo; sin embargo, las acciones y declaraciones, tanto de Occidente como de Rusia muestran un panorama preocupante que podría terminar en un conflicto internacional a gran escala. Difícilmente Rusia cambiará su postura respecto a la anexión de Ucrania a la OTAN y esta alianza internacional llena de intereses tiene muchas cabezas que piensan de maneras distinta, mientras que Estados Unidos vive un momento donde el presidente busca mayor aceptación y un combate militar sería la excusa perfecta para reactivar su industria armamentista y mejorar la economía al tiempo que ganaría adeptos.